Telesur ¡EN VIVO!




lunes, 25 de enero de 2021

¡LA TURBA NO GANÓ!

por The Saker, en The Vineyard of The Saker. Traducción de Comunidad Saker Latinoamérica


(este análisis fue escrito para The Unz Review)


¡La turba no ganó! Así celebró la supuestamente conservadora FoxNews la supuesta derrota de una supuesta turba. Ve por ti mismo:


FoxNews finalmente mostró su verdadera cara durante el robo de las elecciones cuando declaró que Trump había perdido las elecciones mucho antes de que se materializara cualquier evidencia en apoyo de esta tesis. Ahora está muy claro que, con algunas excepciones (en particular Tucker Carlson), FoxNews está muy en la misma línea que CNN y el resto de ellos. Entonces, ¿qué acaba de pasar y qué está pasando ahora?

A los estadounidenses se les ha lavado el cerebro para que llamen “socialistas” o incluso “marxistas” a las cosas que no les gustan o que no comprenden. La triste realidad es que la mayoría de los estadounidenses creen sinceramente que Alexandria Ocasio-Cortez o Bernie Sanders son “socialistas”, y cuando ven películas modernas ridículamente llenas de “minorías” y fanáticos de la fluidez de género, este es un caso de “marxismo cultural” (¡un término totalmente sin sentido, por cierto!). Todo esto es una absoluta tontería, ni el marxismo ni el socialismo tienen nada que ver con BLM, Antifa, Nancy Pelosi o Chuck Schumer (de hecho, ¡el marxismo le da mucha importancia a la ley y el orden reales!). No puedo tomarme el tiempo y el espacio aquí para discutir el marxismo, pero creo que hay una herramienta analítica que podemos tomar prestada del pensamiento marxista para tratar de dar sentido a lo que acaba de suceder en los Estados Unidos. Comencemos por hacer una pregunta simple:

Si “la turba” no ganó, ¿quién ganó?


Ciertamente no el concepto abstracto de “ley y orden”. Por un lado, ahora está muy claro que algunos policías dejaron deliberadamente que un subconjunto (bastante pequeño) de manifestantes no solo cruzara las líneas policiales, sino incluso ingresara dentro del propio edificio del Capitolio. Eso no es exactamente ley y orden, ¿verdad? Además, ahora también está claro que Ashli ​​Babbitt recibió un disparo muy deliberado de un policía (aparentemente negro) que luego las autoridades ocultaron rápidamente de la vista. Tampoco exactamente la ley y el orden.

El concepto abstracto de “democracia” tampoco ganó nada ese día. Se registró a muchos manifestantes diciendo que el edificio del Capitolio pertenecía al pueblo, no a las personas que trabajaban en él en nombre del pueblo. Ellos están en lo correcto. Pero incluso si aceptamos la noción de que quienes entraron al edificio estaban invadiendo, la represión masiva contra la libertad de expresión que siguió inmediatamente a los eventos en el Capitolio es una clara señal de que la “democracia” no ganó ese día. Más sobre eso más tarde.

Entonces, ¿quién ganó?

Bueno, mire quién está celebrando y quién ahora exige que se tomen medidas punitivas e incluso represivas contra los partidarios de Trump:

  • Los demócratas
  • El legado unido de la siomedia corporativa
  • Las agencias de sopa de letras y sus principales funcionarios
  • La mayoría de los líderes republicanos
  • El lobby de la guerra (incluidos muchos ex guerreros de la Guerra Fría)
  • Grandes cantidades de dinero (corporaciones de la industria militar -MIC-, petróleo, farmacéutica, cárceles y prisiones, etc.)
  • El lobby de Israel (especialmente la Liga Anti Difamación -ADL- ver aquí y aquí)
  • El lobby que odia a Rusia
  • Antifa/BLM/etc.
  • Los muchos fenómenos de la naturaleza que lideran varias “minorías”
  • Megacorporaciones de Big Tech a la Google y Amazon


La lista es más larga, por supuesto, e incluye prácticamente a todas las personas afectadas por el ahora famoso Síndrome de Trastorno de Trump (TDS).

Nuestra lista parece un cóctel de actores muy diferentes, pero ¿es ese realmente el caso?

Sostengo que si miramos de cerca esta lista de posibles “ganadores”, podemos ver rápidamente que estamos tratando con una única categoría social/grupo cuya “diversidad” es sólo aparente. Esto es lo que todos estos grupos tienen en común:

  1. Ellos son numéricamente pequeños, definitivamente una minoría.
  2. Ellos son muy ricos.
  3. Ellos están muy cerca de los verdaderos centros de poder.
  4. Ellos comparten la misma ideología narcisista (neocon) de auto-adoración.
  5. Ellos están impulsados ​​por la misma ideología de venganza basada en el odio.
  6. A ellos no les importa la gente de EE.UU.
  7. Ellos quieren desmantelar el orden constitucional de Estados Unidos.


Sobre la base de estas características comunes, creo que podemos hablar de una clase social unida por una ideología común.

Ahora, por supuesto, en la oligarquía plutocrática (que Estados Unidos en realidad es), la noción de “clase” ha sido declarada herética y ha sido reemplazada por políticas de identidad -la mejor manera para que una clase dominante a) se esconda detrás una falsa ilusión de pluralismo y b) dividir al pueblo y gobernarlo.

Ya he escrito sobre lo que considero una versión estadounidense de la Nomenklatura soviética, una clase dominante especial que era oficial en el sistema soviético (comparativamente mucho más honesto), pero que siempre está oculta a la vista por parte de los gobernantes de los Estados Unidos.

La palabra real que usamos no es tan importante: nomenklatura, clase, casta, establecimiento, poderes fácticos, estado profundo, etc. -todos ellos se aproximan a la realidad de una pequeña banda de autodeclaradas “élites” (a diferencia de los “deplorables”) gobernando con total impunidad y sin frenos y contrapesos que mitiguen su dictadura de facto. Algunas personas bien intencionadas comenzaron a hablar sobre el “1%”, lo cual no está mal, incluso si la cifra real es incluso menor que solo el uno por ciento. Otros usaron “Wall Street” (como en el movimiento “ocupar WS”), de nuevo, no es un mal intento de describir el problema. Cualesquiera que sean los términos que elija, lo cierto es que esta entidad tiene lo que Marx llamaría una “conciencia de clase” que produce una única “ideología de clase” caracterizada por un sentido extremadamente fuerte de “nosotros contra ellos“.

Por cierto, aunque no estoy de acuerdo con la noción de que la Nomenklatura de Estados Unidos sea ​​marxista o socialista de alguna manera, estoy muy de acuerdo en que estas “élites” están mostrando un celo ideológico muy similar al que típicamente exhiben los trotskistas o los nazis, especialmente cuando se enfrentan a los “deplorables” o, como dice FoxNews, la “turba” (la palabra polaca “bydło” -ganado- traduce con mucha precisión este desprecio por las masas).

De hecho, nos ven a todos como su “enemigo de clase”. Y son bastante certeros, por cierto.

Su ideología es mesiánica, racista, violenta y llena de odio, mientras que los miembros de esta Nomenklatura estadounidense se ven a sí mismos como la flor y nata, el “pueblo elegido”, cuyo “destino” es gobernar sobre la “turba” “oscura y primitiva”.

Este desprecio por la “turba” es algo que los autodenominados “liberales” siempre tratan de ocultar, pero que siempre sale a la luz, ya sea en Rusia de 1917 o en Estados Unidos de 2021. Por cierto, hay una lógica extraña en esto. Dice algo como esto: “somos claramente superiores a la plebe, pero estos plebeyos parecen rechazar esa noción, estos plebeyos son, por tanto, una ‘turba oscura’ que necesita absolutamente ser estrictamente gobernada por nosotros”. El supuesto subyacente es que los plebeyos son peligrosos, siempre pueden amotinarse y “amenazarnos”. De ahí la necesidad de un estado policial. QED (Quod Erat Demonstrandum. Nota del Traductor).


Todos recordamos cómo la pandilla de Clinton estaba súper segura de que Hillary derrotaría fácilmente a Trump. Y solo para asegurarse de que los “plebeyos” estadounidenses no hagan nada estúpido, el legado siomedia corporativo de los Estados Unidos se involucró en probablemente la operación de propaganda más histérica de ataque a los candidatos en la historia, solo para descubrir que los “deplorables” no votaron como a ellos se les dijo que votaran, sino por “Trump, el nuevo Hitler”.

¡Qué afrenta verdaderamente imperdonable de estos siervos contra los amos que Dios, o Destino Manifiesto, puso por encima de ellos!

Y al igual que sus colegas pseudoliberales del pasado, los liberales estadounidenses decidieron que este voto fue una bofetada en la cara lo cual, por supuesto, es bastante correcto (todavía creo que la mayoría de los votos por Trump no fueron votos por Trump, sino votos contra Hillary; fue, por así decirlo, un gigantesco “¡vete a la mierda!” de los siervos rebeldes contra sus amos). Y la conciencia de clase le dijo a la Nomenklatura de EE.UU. que se trataba de un pogromo contra los amos, una “Jacquerie” estadounidense, si tú quieres. Esta “revuelta de los siervos” tuvo que ser sofocada, inmediatamente, y así fue: Trump cedió ante los neoconservadores en menos de un mes (cuando traicionó al general Flynn) y desde entonces la Nomenklatura de Estados Unidos ha estado usando a Trump como un presidente desechable quién haría todas las locas tonterías imaginables para complacer a Israel, y quién luego sería desechado. ¡Y sin embargo, ahora está bastante claro que los “deplorables” estadounidenses votaron nuevamente por el candidato “equivocado”! De ahí la necesidad de un “robo de elecciones” (muy mal disimulado) seguido de una “prueba de lealtad” (es mejor ponerse del lado de nosotros, o si no…) que finalmente resultó en la situación que tenemos hoy.

¿Cuál es esa situación exactamente?

En pocas palabras, esta vez la Nomenklatura de los Estados Unidos realmente ha alcanzado el poder total. No solo controlan las tres ramas oficiales del gobierno, ahora también controlan completamente la cuarta, el “espacio de los medios”, cortesía de los gigantes tecnológicos de EE.UU. que ahora están silenciando abiertamente a cualquiera que no esté de acuerdo con la Sola y Única Verdad Oficial Representada por Los Medios de Propaganda. Esta es la primera vez en la historia reciente de Estados Unidos que una pequeña camarilla de “conocedores profundos” ha logrado un control tan total de todos los instrumentos reales del poder. La mala noticia es que saben que son una pequeña minoría y se dan cuenta de que necesitan actuar rápido para asegurar su control del poder. Pero para eso necesitaban un pretexto.

No es de sorprender que después de llevar a cabo con éxito la operación de bandera falsa del 11 de septiembre, la Nomenklatura de los Estados Unidos no tuvo ningún problema en realizar con éxito la bandera falsa del “Capitolio”.

Piénselo: la protesta legalmente organizada y programada de los partidarios de Trump se anunció al menos una semana antes de que tuviera lugar. ¿Qué tan difícil fue para los encargados de la seguridad asegurarse de que los manifestantes se quedaran en un lugar específico? Como mínimo, los responsables de la seguridad podrían haber hecho lo que finalmente hizo Lukashenko en Minsk: colocar fuerzas militares y policiales alrededor de todos los edificios y monumentos simbólicos importantes y decir “eres bienvenido a protestar, pero ni siquiera pienses en intentar apoderarte de cualquier propiedad del gobierno” (ese enfoque funcionó mucho mejor que golpear a los manifestantes, lo que Lukashenko había intentado inicialmente). Sin embargo, lo que vimos fue exactamente lo contrario: en DC los policías invitaron a los manifestantes a cruzar las líneas policiales. No solo eso, sino que incluso los manifestantes que entraron al Capitolio, aparentemente, no fueron lo suficientemente violentos, así que tenía que ser uno de los policías el que disparara a una mujer desarmada y claramente no peligrosa, proporcionando así la “víctima sacrificial” necesaria para justificar la histeria sobre la “violencia” y el “estado de derecho”.

Y lo peor es que funcionó, incluso Trump terminó condenando la “violencia” y denunciando a quienes, según Trump, no representaban al pueblo.

La dura verdad es mucho más simple: ¡los manifestantes de “basta de robo” no cometieron ninguna violencia real! Sí, rompieron algunos muebles, tuvieron algunas peleas con la policía (que inicialmente invitaban a la gente a entrar, solo para luego volverse violentamente contra ellos con porras, spray de pimienta y granadas de flash y aturdimiento). Algunos informes dicen que un policía fue alcanzado por un extintor. Si es cierto, ese sería un caso de asalto con un arma mortal (según la ley de los EE.UU., cualquier objeto que pueda usarse para matar puede considerarse un arma mortal cuando se usa para ese propósito). Pero teniendo en cuenta la histeria incesante sobre las armas, la NRA (Asociación Nacional del Rifle. Nota del Traductor) y las “milicias armadas”, claramente no se trataba de un asesinato planeado. Finalmente, algunas personas murieron, aparentemente por causas naturales, posiblemente agravadas por las personas que se pisoteaban unas a otras. En otras palabras, los partidarios de Trump no mataron a nadie deliberadamente, como mucho se les puede acusar de crear las circunstancias que resultaron en homicidio. Eso no fue un asesinato. Ni siquiera cerca. ¿Quieres ver cómo es un asesinato planeado? Solo mira las imágenes del asesinato de Ashli ​​Babbitt por algún tipo de funcionario armado. Ese es un asesinato real y fue cometido por un funcionario armado. Entonces, ¿qué lado es más culpable de violar las leyes y regulaciones?

Además, ningún valor moral puede respetarse a menos que se aplique universal e igualmente. Lo cual, considerando que el estado profundo de EE.UU. se ha involucrado en un año completo de violencia masiva desenfrenada contra cientos de ciudadanos estadounidenses inocentes, hace que sea increíblemente hipócrita que los liberales de EE.UU. denuncien a “la turba” ahora. Francamente, a mi modo de ver, todos los liberales estadounidenses deberían ahora “arrodillarse” ante los manifestantes pro-Trump y declarar que este fue un evento “mayormente pacífico” que, objetivamente hablando, lo fue.

No sucederá. Lo sé.

Lo que sucederá a continuación será una brutal represión de la libertad de expresión en todas sus formas. De hecho, y solo para usar una noción marxista, lo que sigue es la lucha de clases.

Todos hemos visto a Pelosi y al resto de ellos exigiendo que Trump sea destituido por Pence y el gabinete (25 Enmienda), o desatarán otro juicio político. Primero, si es acusado, Trump no podrá postularse en 2024 (lo que los liberales se dan cuenta plenamente que es un gran riesgo para ellos). Pero aún más importante, es humillarlo, hacerle pagar, demostrarle de una vez por todas “¡quién es el jefe!” Estas personas prosperan con la venganza y la victoria nunca es suficiente para apaciguarlos, simplemente odian a cualquiera que se atreva a oponerse a ellos y quieren hacer un ejemplo de todos y cada uno de los siervos que se atreven a desobedecerlos. Por eso siempre envían “mensajes”, por muy incipientes que sean: quieren intimidar a todos los deplorables del planeta para que se sometan totalmente.

Pero no se detendrán solo con Trump. ¡Oh no! También perseguirán a todos aquellos siervos que se atrevieron a desafiar esta Nomenklatura y que se opusieron al repudio total de la Constitución de los Estados Unidos. Por ejemplo, en un movimiento verdaderamente orwelliano, el Colegio de Abogados de Nueva York ahora quiere inhabilitar a Giuliani por actuar como abogado de Trump (no es una broma, marque aquí). Lo cual, considerando que Trump ya perdió a varios abogados por tales tácticas, no debería sorprender a nadie: aparentemente, en el “nuevo 2021 Funeral-USA”, algunos tienen más derecho a representación legal que otros.

Por cierto, no espere que la ACLU proteste: la igualdad de protección ante la ley no es un tema de interés para ellos.

Aquí hay algunas capturas de pantalla de su sitio web, así que compruébelo usted mismo.


Claramente, la prioridad para la gente de la ACLU es destruir a Trump y a cualquiera que se atreva a tomar su defensa.

Por un lado, esto es verdaderamente un desastre absoluto, porque cuando la Nomenklatura, gobernante de Estados Unidos, accede a abandonar cualquier pretensión pasada de objetividad, o incluso de decencia, las cosas definitivamente se pondrán feas. Por otro lado, sin embargo, esta inmensa “salida” de la Nomenklatura estadounidense es, por supuesto, insostenible (basta con mirar la historia, cada vez que esta gente pensaba que habían aplastado a la “plebe”, esta última terminaba levantándose y señalándole la puerta a sus supuestos “amos”; esto también sucederá aquí).

Por último, pero no menos importante, tengamos en mente otra cosa crucial: incluso si odias absolutamente a Trump, deberías darte cuenta de que no es solo “el voto” lo que fue robado, sino todo el orden constitucional de Estados Unidos. Si bien a menudo nos enfocamos en la SCOTUS (la Corte Suprema. Nota del Traductor), no debemos dejar de recordar los muchos tribunales inferiores que mostraron una ausencia total de coraje o dignidad y que cedieron a las histéricas demandas de la Nomenklatura de Estados Unidos. Es imposible tener un país bajo el estado de derecho cuando los tribunales eluden su obligación de respetar dicho estado de derecho y, en cambio, anteponen la conveniencia política a la letra y el espíritu de la ley.

Además, cuando conceptos como “legal” e “ilegal” pierden cualquier significado objetivo, ¿cómo puede *cualquier* acción ser considerada ilegal o punible?

Aquí está, solo como ejemplo, el juramento del cargo tomado por todos los jueces de la Corte Suprema: (énfasis agregado)

“Yo, [NOMBRE], juro (o afirmo) solemnemente que administraré justicia sin consideración a las personas, y que concederé los mismos derechos a los pobres y a los ricos , y que cumpliré y llevaré a cabo fiel e imparcialmente todas las obligaciones que me corresponden como [TÍTULO] según la Constitución y las leyes de los Estados Unidos. Entonces ayúdame Dios”.

Y esto es lo que jura cada miembro de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos: (énfasis agregado)

“Yo, (indique el nombre del alistado), juro (o afirmo) solemnemente que apoyaré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, nacionales y extranjeros; que mantendré verdadera fe y lealtad a los mismos; y que obedeceré las órdenes del Presidente de los Estados Unidos y las órdenes de los oficiales que me asignen, de acuerdo con los reglamentos y el Código Uniforme de Justicia Militar. (Entonces ayúdame Dios)”.

No hace falta ser un genio para darse cuenta de que SCOTUS está ahora en manos de una pequeña camarilla de personas que claramente son “enemigos internos” de la Constitución de los Estados Unidos.

Finalmente, esto es lo que dice el Preámbulo de la Declaración de Independencia: (énfasis agregado)

“Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que están dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, que entre estos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad. Que para asegurar estos derechos, los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus poderes justos del consentimiento de los gobernados, que siempre que cualquier forma de gobierno se vuelva destructiva de estos fines, es derecho del pueblo alterarla o abolirla, y para instituir un nuevo Gobierno, asentando sus fundamentos en tales principios y organizando sus poderes de tal forma que les parezca más probable que haga efectivas su Seguridad y Felicidad. La prudencia, de hecho, dictará que los gobiernos establecidos desde hace mucho tiempo no deben cambiarse por causas leves y pasajeras; y en consecuencia toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males son soportables, que a enderezarse aboliendo las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo Objeto, muestra un plan para reducirla al Despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, deshacerse de tal Gobierno y proporcionar nuevos Custodios para su seguridad futura…”.

No creo que haya necesidad de seguir golpeando a este caballo muerto y simplemente lo resumiré así:

El régimen que pronto reemplazará a la Administración Trump es un gobierno de ocupación ilegal, con fuertes lazos con intereses extranjeros (¡y no me refiero a China o Rusia aquí!), a los que todos los que sirvieron en el ejército de los EE.UU. han jurado oponerse; este es precisamente el tipo de régimen de ocupación que los Padres Fundadores previeron en su Declaración de Independencia. Además, el estado de derecho se ha derrumbado claramente, al menos a nivel federal, esto debería dar a los estados más libertad de movimiento para resistir los decretos de este nuevo régimen (al menos aquellos estados que todavía estén dispuestos y sean capaces de resistir, yo pienso en Texas y Florida aquí). Los líderes de esta Nomenklatura estadounidense comprenden esto, al menos en cierto nivel, y no debemos esperar de ellos ninguna decencia; tampoco debemos esperar misericordia. La venganza es lo que alimenta a esta ideología y gente llena de odio que detesta y teme al resto de la humanidad porque nadie está dispuesto a adorarlos como a nuestros “señores y amos”. Pero este es también el principio de su fin.

Conclusión: ¡ahora todos somos palestinos!


Es cierto que ninguna “turba” ganó en el Capitolio, a menos que nos refiramos al Congreso (deshonrado, odiado e inútil) como “la turba”. Y, por supuesto, tampoco “el pueblo” ni los manifestantes. El único ganador real en toda esta operación fue el estado profundo de EE.UU. y la Nomenklatura de EE.UU. pero no ganaron ninguna guerra, solo la batalla inicial de una guerra que será mucho más larga de lo que imaginan en su ignorancia.

Lo he dicho muchas veces, Trump realmente destruyó a Estados Unidos externamente, en términos de política mundial. Los demócratas han hecho lo mismo, solo que internamente. Por ejemplo, Trump es quien más arrogantemente ignoró el estado de derecho en los asuntos internacionales, pero fueron los demócratas quienes destruyeron el estado de derecho dentro de Estados Unidos. Fue Trump quien, con sus payasadas y amenazas narcisistas urbi et orbi, destruyó cualquier credibilidad que le quedaba a Estados Unidos como país (o incluso al Imperio anglosionista en su conjunto), pero fueron los demócratas quienes realmente decidieron sabotear el propio sistema político que les permitió tomar el poder en primer lugar.

Lo que sigue es el gobierno ilegal de un régimen ilegítimo que llegó al poder por la violencia (BLM, Antifa, bandera falsa del Capitolio). Esta será una gerontocracia al estilo soviético con testaferros seniles que pretenden estar en el poder (piense en Biden vs. Chernenko aquí). Mirando los viejos nombres de la era Obama que circulan ahora para futuros puestos en el Gabinete, podemos apostar a dos cosas: los nuevos gobernantes serán tan malvados como extremadamente incompetentes, principalmente debido a su crasa falta de educación (¡incluso parece que Nuland y Psaki están de vuelta!). El gobierno de Biden será similar al gobierno de Kerensky en la Rusia “democrática”: caos, violencia, montones de discursos y un caos social y económico total. La siguiente pregunta crucial, e incluso aterradora, ahora es: ¿qué reemplazará a esta versión estadounidense de un régimen de Kerensky?

Es demasiado pronto para responder a esta pregunta, pero al menos deberíamos empezar a pensar en ello, no sea que nos pillen completamente desprevenidos.

Pero hasta entonces, el “terrorismo doméstico”, una vez más, se convertirá en el hombre de la bolsa que se nos dirá que temamos. Y, como saben todos los niños y niñas buenos, la mejor manera de lidiar con una amenaza de “terrorismo doméstico” tan horrible es desmantelar la Primera y Segunda Enmienda de la Constitución. Tener corruptos tribunales canguro en todos los niveles, desde el nivel de reclamos menores hasta el Tribunal Supremo, será de gran ayuda en este esfuerzo. Por supuesto, habrá resistencia de los deplorables que aún aman a su país y su Constitución.

Pero no importa cuánto tiempo tome (podrían ser décadas) y cuán violenta se vuelva esta confrontación (¡y lo será, aunque solo sea porque el régimen necesita vitalmente más banderas falsas para sobrevivir!), lo que sucederá con este régimen de ocupación es lo que le sucedió a todos a lo largo de la historia (¿será esa la razón por la que ya no se enseña historia?).

Como escribió el poeta y bardo ruso, Vladimir Vissotski, “es imposible pisotear las almas con botas” (сапогами не вытоптать душу). Ahora todos somos palestinos. ¡Y nosotros, como ellos, ganaremos!


The Saker





 

 

¿ES EL FUTURO DE EE.UU. UNA GUERRA CIVIL? ¿SE CONVERTIRÁ EN UNA GUERRA MUNDIAL?

por Paul Craig Roberts. Traducción de Leonardo Del Grosso. En Instituto para la Economía Política y Striptease del Poder

He traducido repetidas veces a Paul Craig Roberts. Es un crítico feroz contra el anglosionismo. Lo hace desde el ángulo de un liberal consecuente (si es que eso es posible tratándose de esa ideología individualista) y desde el ángulo de un patriota estadounidense nacionalista no imperialista, todo lo cual significó, en las dos últimas décadas por los menos, denunciar constantemente las acciones y el diabólico modus operandi de mentiras y violencias del imperialismo estadounidense y del estado profundo, el poder detrás de las máscaras.

En lo que disiento es en que P.C.R., siendo tan acremente crítico, sin embargo realiza su crítica desde la perspectiva conservadora, anti-leninista. No es que P.C.R. no comprenda bien la importancia de la ofensiva (¿quién puede negar que la doctrina marxista-leninista se caracteriza por ser una ofensiva espada cortante contra la burguesía y el imperialismo?), pero no está de acuerdo en que los pobres, el pueblo desposeído, los trabajadores, o como se los quiera llamar, construyan un partido revolucionario para dar vuelta, literalmente, las reglas de funcionamiento de una sociedad capitalista, haciendo una revolución socialista. En este sentido, P.C.R. es agresivo contra la establishment yanki pero curiosamente no ofrece una estrategia política acorde al odio que demuestra contra los sujetos oligárquicos y plutocráticos que son quienes ejercen el poder y son, por otra parte y significativamente, producto natural del metabolismo de las relaciones de producción capitalistas, esas que P.C.R., con decisión defiende. En vez de luchar por la soberanía de la clase de los pobres, anda buscando un caudillo de los ricos que encabece al pueblo para un programa reformista, de capitalismo antioligárquico (si es que tal alquimia es posible). Y es allí donde entiendo que P.C.R. hace agua, desde mi punto de vista, aunque no por ello no supongo que la Historia bien puede generar ese caudillo (Trump es el que tiene más probabilidades de serlo hoy).

Y sin la existencia de un poder revolucionario, expresión de una doctrina genuinamente antiimperialista, los pueblos cambiarán de tiranos sin derrocar la tiranía.

Pero leamos a Roberts:

¿Es el futuro de EE.UU. una guerra civil? ¿Se convertirá en una guerra mundial?

Paul Craig Roberts

Como persona que creció en la gloriosa posguerra de la Segunda Gla evidencia real ya no cuentauerra Mundial, nunca se me ocurrió que en mis últimos años estaría pensando si Estados Unidos terminaría en una guerra civil o en un estado policial. Después de las elecciones presidenciales robadas, parece 50-50 tirando una moneda.



Existe abundante evidencia de un estado policial. Una característica de un estado policial son las explicaciones controladas y la supresión del disenso. Nosotros ciertamente tenemos eso en abundancia.

A los expertos no se les permiten foros en los que desafiar la posición oficial sobre Covid. 

Los maestros son suspendidos por ofender al usar pronombres de género.

Estrellas de la música son descartadas por sus estudios de grabación por asistir al mitin de Trump. Padres denunciados por sus propios hijos son despedidos de sus trabajos por asistir al mitin de Trump https://www.rt.com/usa/512048-capitol-riot-employees-fired/ . Antifa es libre de alborotar, saquear, intimidar y molestar, pero los partidarios de Trump son insurrectos.

Los blancos son racistas que usan palabras y conceptos llenos de odio, pero los que demonizan a los blancos están corrigiendo errores.

La supresión del disenso y el comportamiento controlador son características del estado policial. Para algunos podría ser menos claro por qué dictar el uso permisible del lenguaje es control del estado policial. Piensa en ello de esta manera. Si se puede controlar el uso de los pronombres, también se puede controlar el uso de todas las demás palabras. Como los conceptos involucran palabras, ellos también se pueden controlar. De esta manera, pensamientos y expresiones inconvenientes junto con descripciones precisas encuentran su camino hacia el Agujero de la Memoria (en la novela distópica “1984”, de George Orwell, el agujero de la memoria es un dispositivo para tirar y quemar los elementos materiales que tienen significados inconvenientes según la doctrina totalitaria del partido que domina y controla toda la sociedad y que escribe constantemente un relato artificial, independiente de los hechos que suceden objetivamente, constituyendo la Historia Oficial una ficción propagandística, único relato histórico permitido de ser leído. Nota del Traductor).

Con la Primera Enmienda (enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Dice así:  “El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto al establecimiento de una religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma; o restringir la libertad de expresión o de prensa; o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a solicitar al Gobierno la reparación de agravios”. Nota del Traductor) desaparecida, o restringida a la demonización de personas objetivo, como "los Deplorables de Trump", "supremacistas blancos", "racistas del sur", la Segunda Enmienda (enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Dice así: “Siendo necesaria una milicia bien regulada para la seguridad de un Estado libre, no se infrigirá el derecho del pueblo a poseer y portar armas”) no puede tener mucha vida. Como las armas están asociadas con los estados rojos, es decir, con los partidarios de Trump, prohibir las armas es una forma de criminalizar a la mitad roja de la población estadounidense que el establishment considera "deplorable". Aquellos que defiendan su derecho constitucional serán encarcelados y se convertirán en mano de obra barata para las corporaciones globales de Estados Unidos.

¿Podría todo esto conducir a una guerra civil o los estadounidenses están demasiado derrotados para resistir eficazmente? Eso no lo sabremos hasta que lo pongan a prueba.

¿Hay claras líneas del frente? Políticas de Identidad han dividido a la gente en todo el país. Los estados rojos son solo mayoritarios rojos. Es tentador ver las fronteras como el centro rojo (base de Trump) contra las costas azules (base demócrata) del noreste y el oeste, pero eso es engañoso. Georgia es un estado rojo con un gobernador y una legislatura rojos, pero había suficientes demócratas en el poder a nivel local para robar las elecciones presidenciales y de senadores de Estados Unidos.

Otro problema para los rojos es que las grandes ciudades -los centros de distribución- como Atlanta, Detroit, Chicago, Nueva York, Filadelfia, Seattle, Portland, San Francisco, Los Ángeles, están en manos azules al igual que los puertos y los aeropuertos internacionales. Efectivamente, esto corta a los rojos de los recursos externos.

¿Qué haría el ejército estadounidense? Claramente, el Estado Mayor Conjunto y el complejo militar/de seguridad son establishment y no trumpeters anti-establishment. Con los propios soldados constituyendo ahora una mezcla racial y de género, los soldados estarían tan divididos como el país. Aquellos que no están con el Establecimiento carecerían de apoyo de nivel superior.

¿Dónde están la juventud y los adultos más jóvenes? Están en ambos campamentos dependiendo de su educación. A muchos de los blancos que fueron a la universidad les han lavado el cerebro contra ellos mismos y consideran a los estadounidenses blancos como "racistas sistémicos" o "supremacistas blancos" y se sienten culpables. Aquellos que no fueron a la universidad en su mayor parte han experimentado en su contra el favoritismo dado a las personas de color y tienen resentimiento.

¿Y las armas? ¿Cómo pueden perder los rojos cuando las armas son un artículo del hogar y los azules nunca se ensuciarían por poseer una? La respuesta es que, a diferencia de la Guerra de Agresión del Norte en la década de 1860, hoy las armas en manos de los militares son devastadoras en comparación con las que están en manos del público. A diferencia del pasado, es imposible que una milicia ciudadana se oponga a las armas y chalecos antibalas que tiene el Ejército. Entonces, a menos que las fuerzas armadas se dividan, los rojos están en desventaja. Nunca crea que el Establecimiento no liberaría agentes químicos y biológicos contra las fuerzas rojas. O para el caso armas nucleares.

¿Y las comunicaciones? Sabemos a ciencia cierta que los monopolios tecnológicos están alineados con el Establishment contra la gente. Tanto es así que el presidente Trump, en el proceso de preparación para el enjuiciamiento, no pudo comunicarse con sus partidarios tanto en las redes sociales como en el correo electrónico.

El Establishment estadounidense le está haciendo al presidente Trump exactamente lo que le hizo al presidente ucraniano Yanukovych en la "Revolución Maidan" orquestada por Washington, llamada "la Revolución de la Dignidad" por los mentirosos en Wikipedia, y precisamente lo que le hizo a Chávez, Maduro, y le gustaría hacer con Putin.

Supongamos que ocurre una guerra civil estadounidense. ¿Cómo es probable que se desarrolle? Antes de investigar esto, primero considere cómo el Establecimiento podría prevenirlo llevando a los estados rojos en su defensa. Los partidarios de Trump son los únicos patriotas de la población estadounidense. Suelen llevar la bandera en la manga. En contraste, los habitantes del estado azul definen el partiotismo como reconocer los males de Estados Unidos y tomar represalias sobre los racistas/imperialistas blancos que cometieron los males. En los estados azules, los disturbios contra el "sistema racista" dan como resultado la eliminación de fondos para la policía. Si las milicias de Antifa y Black Lives Matter se lanzaran contra la región de Biden, los patriotas estatales rojos podrían ver "su país" bajo ataque. Es posible que los "Proud Boys" (“muchachos orgullosos”) salgan en defensa de Biden, no porque crean en Biden sino porque Estados Unidos está bajo ataque y él es "nuestro presidente". Alternativamente, un ataque de Antifa al régimen de Biden podría retratarse como un ataque antipatriótico contra Estados Unidos y usarse para desalentar la oposición del estado rojo al estado policial, al igual que la "Insurrección" ha dado lugar a que muchos partidarios de Trump declaren su oposición a la violencia. En otras palabras, es muy posible que el patriotismo de los “deplorables de Trump” divida a la oposición del estado rojo y conduzca a la derrota.

Suponiendo que el Establishment sea demasiado arrogante y seguro de sí mismo o demasiado estúpido para pensar en esta estratagema, ¿cómo se desarrollaría una guerra civil? El establishment haría todo lo posible por desacreditar el caso de los "rebeldes". Los verdaderos rebeldes, por supuesto, serían el Establishment que ha derrocado el orden constitucional, pero ningún medio de comunicación lo señalaría. Controlando los medios de comunicación, el Establishment, conociendo el patriotismo de sus oponentes, retrataría a los “rebeldes” como agentes extranjeros que buscan derrocar la democracia estadounidense.

La "amenaza extranjera" siempre capta la atención del patriota. Lo vemos ahora mismo con los partidarios de Trump cayendo en la desinformación de que Suiza e Italia están detrás de las elecciones robadas. Anteriormente, eran los servidores de Dominion en Alemania y Serbia los que lo hacían.

¿A quién atribuirá el Establishment la culpa de "la guerra contra Estados Unidos"? Hay tres candidatos: Irán, China y Rusia. ¿Cuál elegirá el Establecimiento?

Dar crédito a Irán transmite demasiado poder sobre Estados Unidos a un país relativamente pequeño. Culpar a Irán de nuestra guerra civil sería menospreciante.

Culpar a China no funcionará, porque Trump culpó a China de socavar económicamente a Estados Unidos y los partidarios de Trump son generalmente anti-China. Así que acusar a la oposición roja de ser agentes de China no funcionaría.

La culpa será de Rusia


Este es lo fácil. Rusia ha sido el sombrero negro desde el discurso del Telón de Acero de Churchill en 1946. Los estadounidenses están acostumbrados a este enemigo. La Guerra Fría reinó desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta el Colapso soviético en 1991. Muchos, incluidos generales estadounidenses retirados, sostienen que el colapso soviético fue una farsa para despistarnos en la conquista.

Cuando el Establishment decidió incriminar al presidente Trump, el Establishment eligió a Rusia como cómplice de Trump contra la democracia estadounidense. Russiagate, orquestado por la CIA y el FBI, aseguró durante tres años que Trump fuera acusado en los medios occidentales de estar confabulado con Rusia. A pesar de la falta de evidencia, un gran porcentaje de la población estadounidense y mundial estaba convencida de que Putin había puesto a Trump en el cargo manipulando de alguna manera el voto.

El lavado de cerebro fue tan exitoso que tres años de sanciones de Trump contra Rusia no pudieron hacer que los pueblos occidentales volvieran a la realidad objetiva.

Con Rusia como el histórico y orquestado enemigo, cualquier cosa que suceda en los Estados Unidos que pueda ser culpado en otro lugar, será culpa de Rusia. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el ex embajador de Estados Unidos en Rusia, Michael McFaul, y el ex asesor adjunto de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, ya han asociado la “insurrección de Trump” con Rusia. https://www.rt.com/russia/512071-capitol-violence-consequences-fear/ 

Supongamos que una guerra civil estadounidense se vuelve intensa. Supongamos que la propaganda del Establishment contra Rusia se convierte en la creencia reinante como casi siempre se vuelve la propaganda, ¿cómo puede el Establishment no acabar con la amenaza de insurrección mediante el ataque al país responsable? El Establishment quedaría atrapado en su propia propaganda. Las emociones huirían. Rusia escucharía amenazas que habría que tomar en serio.

Puede apostar a que el gobierno neoconservador de Biden incitará esto.   Excepcionalismo estadounidense. Hegemonía estadounidense. La quinta columna de Rusia, los integracionistas atlantistas, que desean absorberse en el degenerado y fallido mundo occidental, se harán eco de las acusaciones contra Rusia. Esto convertiría la situación en un incidente internacional grave, con Rusia como el villano amenazado.

¿Qué haría el Kremlin? ¿Aceptarían los líderes de Rusia otra humillación y una falsa acusación? ¿O la ira del pueblo ruso, acusado para siempre y nunca defendido por su propio gobierno, obligará al Kremlin a tomar conciencia de que Rusia podría ser atacada en cualquier momento?

Incluso si el Kremlin es reacio a reconocer la amenaza de guerra, ¿qué pasa si se recibe otra de las numerosas falsas advertencias de misiles balísticos intercontinentales entrantes?  A diferencia del pasado, ¿será creído esta vez?

Las elecciones robadas en Estados Unidos, el emergente Estado policial estadounidense, más cruel y mejor armado que cualquier otro en el pasado, podría resultar en un caos estadounidense que podría ser una grave amenaza para la Federación de Rusia.

Lo que Trump y sus partidarios, y quizás el Kremlin, no entienden, es que la evidencia real ya no cuenta. El Establecimiento inventa la evidencia que necesita para sus agendas. Considere lo fácil que fue para la Policía del Capitolio eliminar barreras y permitir que algunos de Antifa, mezclados con partidarios de Trump, ingresaran al Capitolio. Esto fue todo lo que se requirió para crear una “insurrección liderada por Trump” que puso fin a la presentación de pruebas de fraude electoral y convirtió la manifestación masiva de apoyo a Trump en un lastre. Trump ahora deja la presidencia como un "insurreccionalista" y está bien puesto en la mira para el continuado acoso y enjuiciamiento.

Como escribí anteriormente, las elecciones robadas y su aceptación en el exterior significan el fracaso de la democracia occidental. El colapso del mundo occidental y sus valores afectará al mundo entero.

jueves, 24 de diciembre de 2020

TRADUCCIÓN: EL ESTADO PROFUNDO GANA LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE 2020: R.I.P. DE EE.UU.

por The Saker. En Vineyard of The Saker. Traducción de Leonardo Del Grosso

Nota de LDG: si bien no comparto la visión del Saker sobre el marxismo (al que, erróneamente y entre otras cosas, supone un dogma), sus análisis de la situación en los Estados Unidos y en otros escenarios internacionales son sumamente sugerentes. He aquí su análisis de las recientes elecciones en EE.UU.


Bien, esta vez parece que se acabó. Mitch McConnell felicitó a Biden y Harris, lo que significó la rendición oficial del Partido Republicano (que, seamos honestos, nunca estuvo realmente listo para luchar por Trump). Vladimir Putin también envió sus felicitaciones de la siguiente manera: (declaración oficial rusa)

Felicitaciones a Joseph R. Biden por ganar las elecciones presidenciales de EE. UU.
Vladimir Putin envió un mensaje a Joseph R. Biden felicitándolo por su victoria en las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de América.
15 de diciembre de 2020
En su mensaje, Vladimir Putin deseó mucho éxito al presidente electo y expresó su confianza en que Rusia y los Estados Unidos, que tienen una responsabilidad especial por la seguridad y la estabilidad mundiales, pueden, a pesar de sus diferencias, contribuir de manera efectiva a resolver muchos problemas y enfrentar los desafíos que el mundo está enfrentando hoy.
El presidente de Rusia señaló que con esto en mente, la cooperación ruso-estadounidense, basada en los principios de igualdad y respeto mutuo, respondería a los intereses de ambas naciones y de toda la comunidad internacional.
“Por mi parte, estoy listo para la interacción y los contactos con ustedes”, subrayó el Jefe de Estado de Rusia.

Kremlin

Los periodistas rusos se dieron cuenta rápidamente de que, a diferencia de los mensajes de felicitación anteriores a Obama y Trump, este no expresaba ningún tipo de esperanza. Solo puedo estar de acuerdo. Francamente, los rusos han estado enviando señales sobre esto durante mucho tiempo, incluso Lavrov parece haber arrojado al “Occidente colectivo” al retrete de las prioridades políticas del Kremlin: los rusos claramente consideran a los líderes occidentales como colectivamente con muerte cerebral (la tontería alrededor de Navalnyi realmente no ayudó, por supuesto).

Lo que venga después será peligroso y feo. ¿Por qué?

Bueno, por un lado, la elección fue robada, incluso si SCOTUS (Suprema Corte de los Estados Unidos. Nota del Traductor) en esencia ha declarado que 1) los que impugnaron este resultado no tenían una razón válida para quejarse y 2) que a SCOTUS no le importa lo que dice la Constitución de los Estados Unidos. Esta traición total de siete de los nueve jueces de la Suprema Corte de Justicia selló el destino de Estados Unidos. El estado de derecho en este país ha terminado, muerto.

En segundo lugar, habrá resistencia a lo que muchos estadounidenses verán, correctamente, como un régimen ilegítimo que llegó al poder por medios criminales y una revolución de color de cuatro años.

En tercer lugar, al igual que cualquier otro régimen político, el poder del Ejecutivo estadounidense se basa en dos pilares fundamentales (solo uno de ellos no es suficiente):

  1. Un consenso social.
  2. El control exclusivo de los medios legales de violencia.

No solo habrá una gran proporción de la población que estará convencida de que la elección fue robada (qué hermoso, aunque peligroso, karma en el día a día: después de 4 años de demócratas diciendo “no mi presidente”, ellos mismos ahora escucharán el mismo mantra durante los próximos cuatro años), sino también creo que muchas personas en las fuerzas del orden sentirán que la Casa Blanca está en contra de ellos (correctamente) y se negarán a correr riesgos por esa Casa Blanca. Recuerde que incluso las unidades especiales de élite de la KGB se negaron dos veces (en 1991 y en 1993) a asaltar el Parlamento ruso. ¿Espera que sus homólogos estadounidenses actúen de manera diferente y se involucren en un posible baño de sangre en nombre de los dos payasos que odian a los policías en la Casa Blanca y que, todos sabemos, los apuñalarán por la espalda y los traicionarán?

Pregúntese: ¿obedecería las órdenes que salgan de esta Casa Blanca?

En cuarto lugar, amigos, ahora llega la era de la total, sin complejos y verdaderamente estratosférica, incompetencia. No, no me refiero solo a Biden (a pesar de que él es claramente senil) o Harris (una prostituta que llegó a la política “horizontalmente”), sino que me refiero al espectáculo de fenómenos que la próxima Administración parece tomar la manera de ser (¡¡¡Incluso Psaki va a volver!!!).

Por último, pero no menos importante, se trata de personas enojadas, frustradas, narcisistas y profundamente malvadas (tipo Peter Strzok). Sí, lo sé, eso también describe a personas como Bolton o Pompeo, pero al menos estos dos monstruos tenían personas comparativamente más cuerdas, como Mattis o incluso el propio Trump, para mantenerlos bajo control. Eso ya se acabó.

Lo realmente aterrador es que ahora que ganaron, la siomedia establecida de EE.UU. y las grandes corporaciones de Tecnologías de la Información (TI) ya no son solo aliados del Estado profundo y los demócratas, sino sus cómplices. Eso es crucial porque eso significa que ahora todos están vinculados con un pacto de supervivencia mutua.

Dado que los “Dems” ahora tienen el control total del nivel federal (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y medios de comunicación), la resistencia ahora se moverá “hacia abajo” al nivel estatal y local. Espere que esta lucha se vuelva muy fea rápidamente, ya que los demócratas altamente ideologizados ahora mostrarán su amor (totalmente falso) por los negros, homosexuales y feministas (¡esa es su vaga noción de “diversidad”!) mientras libran una cruzada contra la mayoría de la gente de EE.UU. y, especialmente, la Primera y Segunda Enmiendas (que, nos guste o no, fueron consideradas como las piedras angulares de la Constitución por los Padres Fundadores, ¡de ahí sus posiciones número 1 y 2!).

Y no nos engañemos: hay muchos monstruos e idiotas en el campo de Trump también, y es probable que hagan muchas cosas tontas y peligrosas que solo justificarán aún más que el régimen en DC tome medidas enérgicas contra todos los “deplorables” imaginables. Espere todo tipo de banderas falsas, ataques terroristas falsos y, lo más peligroso de todo, “víctimas sacrificiales” cuidadosamente preparadas, incluidas, posiblemente, personas en/cerca de la Casa Blanca.

Aún así, sería incorrecto e ingenuo pensar que todos los partidarios de Trump son solo “Trumptards” (sería algo así como tarados de Trump; fanáticos de Trump. Nota del Traductor): todavía hay MUCHOS estadounidenses verdaderamente patriotas que ven a Trump por lo que es (un narcisista cobarde y débil), pero que también entienden que lo que acaba de suceder no es el final de la “Amenaza Naranja” sino el final de los Estados Unidos como los conocíamos hasta ahora. De hecho, un análisis hegeliano de la historia sugeriría fuertemente que cualquier administración de Biden/Harris enfrentará desafíos y contradicciones tan grandes que desde el día en que Biden/Harris presten juramento oficialmente, todo irá cuesta abajo desde allí, y bastante rápido.

Millones de estadounidenses ahora tendrán que elegir entre el juramento del cargo que dieron y la obediencia a un régimen que sabrán que tiene CERO legitimidad. No los envidio (nunca tomé la ciudadanía estadounidense, así que nunca tuve que prestar ningún juramento).

Estamos a punto de entrar en un período de transición que probablemente durará más de una década, posiblemente dos. Paradójicamente, soy bastante optimista de que cualquier estado o régimen que eventualmente surja al final de este proceso será mucho mejor que cualquier otro en la memoria de esta generación, principalmente porque lo que surgirá es uno, o varios, estados sucesores, pero no un imperio. ¡Buen viaje! ¡Finalmente!

Pero temo los peligros del período de transición que estamos a punto de comenzar: la historia enseña que estos períodos de “transición” pueden ser peores que las guerras a gran escala.

Soy demasiado joven para recordar eso (tenía exactamente dos días de nacido), pero muchos estadounidenses muy sabios me han dicho que el asesinato del presidente Kennedy fue el primer gran golpe que recibió Estados Unidos. Creo que el siguiente golpe para Estados Unidos fueron las guerras de agresión totalmente ilegales e ilegítimas contra la nación serbia y contra Irak. Aunque estas guerras se nos presentaron como “victorias”, fueron todo lo contrario. Fundamentalmente, la total anarquía detrás de estas agresiones también marcó el comienzo del próximo golpe para los Estados Unidos, estoy hablando del 11 de septiembre, por supuesto. El robo de las elecciones de 2020 es, en mi opinión, el último y verdaderamente mortal golpe para este país (se podría decir que el “pollo de la ilegalidad” ha vuelto a casa a posarse).

Tenga en cuenta que los cuatro eventos enumerados anteriormente tienen una cosa en común: la mayoría de las personas, al menos las que todavía son capaces de pensar, se dan cuenta de que todos estaban cubiertos con mentiras, mentiras y más mentiras. De todas estas mentiras, la más fácil de demostrar sería, por supuesto, el 11-S, lo cual es paradójico ya que, a pesar del hecho de que las mentiras del 11-S fueron realmente desacreditadas “más allá de toda duda razonable” por datos científicos duros, fueron también completamente ignoradas por TODAS las élites políticas (¡incluidos, por supuesto, Giuliani y el propio Trump!). En otras palabras, el 11 de septiembre fue el “pegamento” que unió a todas las élites estadounidenses, incluso a los fingidos forasteros con pretensiones de “drenaje del pantano”.

Francamente, me entristece lo que estoy observando. Difícilmente se me puede llamar optimista por naturaleza, pero todavía tenía una esperanza residual de que los jueces, especialmente los jueces de la Corte Suprema, se negarían a deshonrarse a sí mismos (y arruinarían para siempre su legado) y al menos escucharían el caso por sus méritos. Mis amigos más sabios no tenían tales ilusiones y me advirtieron. Supongo que siendo un invitado agradecido en este país (que me ha tratado muy bien a mí y a mi familia), no puedo dejar de desearle lo mejor a su gente y esperar que, de alguna manera, prevalezca la gente buena y honesta de este país. Ahora entiendo que, al igual que en Rusia en febrero de 1917, agosto de 1991 y octubre de 1993, lo que Estados Unidos necesita es una nueva generación de patriotas, no imbéciles xenófobos y ciegos que ondean banderas, sino patriotas sobrios y, no obstante, idealistas, que comprenderán que amar a su país no es suficiente, hay que estar preparados para luchar de verdad, luchar duro por él. Por supuesto, la ideología básica estadounidense del individualismo y sus creencias tóxicas y dogmáticas en las “virtudes” del capitalismo tendrán que morir primero. No se preocupe, con el tiempo lo harán, eso es lo que inevitablemente viene después en tales colapsos (al igual que los rusos han rechazado los dogmas ideológicos marxistas). Pero ahora no es el momento para esta conversación, debe suceder mucho más antes de que pueda tener lugar.eso es lo que inevitablemente viene después en tales colapsos (al igual que los rusos han rechazado los dogmas ideológicos marxistas). Pero ahora no es el momento para esta conversación, debe suceder mucho más antes de que eso pueda tener lugar.

En pocas palabras: la Unión Europea se está yendo por el desagüe, al igual que los EE.UU. (el propio Imperio ha estado muerto durante un tiempo, incluso muchos/la mayoría de la gente aún no se da cuenta de esto). Por el contrario, yo diría que Rusia y China han ganado, no exactamente la guerra, sino una batalla crucial (piense en Stalingrado o Kursk). Cualquier ataque, económico o militar, lanzado por el Occidente colectivo contra estos dos países fracasará. Los “expertos geoestratégicos” demócratas culparán personalmente a Rusia y Putin, mientras que los “expertos geoestratégicos” republicanos culparán personalmente a China y Xi. ¡Es por eso que todos son, colectivamente, perdedores del peor tipo posible!

Las cosas solo comenzarán a cambiar realmente cuando una nueva generación de líderes estadounidenses comience a verse a sí mismos y a su propia responsabilidad por la catástrofe que ha sucedido ahora.

Lamentablemente, en este momento solo puedo aconsejar a todos que se llenen de mucha paciencia.

El Saker

martes, 22 de diciembre de 2020

TRADUCCIÓN PARA SDP: ESCÁNDALO DE CORONAVIRUS SE DESATA EN LA ALEMANIA DE MERKEL

La traducción, realizada en exclusiva para Striptease del Poder, que linkeo al final, es muy pertinente, pero en el contexto en que hay una campaña maliciosa contra la vacuna Sputnik V, que es la primera vacuna segura y confiable que está en circulación pública ahora, puede interpretarse como que lo que rodea al coronavirus es todo falso, incluso lo bueno (como indudablemente lo es la Sputnik V). O sea: como Occidente pierde ante Rusia, ahora la política de los medios estilo Clarín, La Nación, Infobae, y demás escorias, puede llegar a ser: «todo es un engaño; todos timan». La actitud de estos excrementos sería: «yo fracasé, entonces saboteemos a los que no fracasan, para que no se note que somos unos enanos». El ladrón señala al inocente y grita «al ladrón». El incapaz sabotea a los capaces diciendo: «son todos inútiles». Es el perro del hortelano, que no come y no deja comer.

En la confusión reinante, promovida a propósito por las basuras de Clarín, La Nación, y muchos más medios de comunicación capitalistas, puede resultar difícil encontrar la claridad justa aquí.

Entonces hay que aclarar:

-el virus es verdad.

-es un arma biológica de los imperialistas yankis.

-el virus está magnificado por:

  • los desastrosos sistemas de salud de las sociedades capitalistas occidentales, cuya cotidiana incapacidad quedó aún más evidente con una pandemia.
  • la campaña de miedo impulsada por «Big Pharma», para crear un mercado a sus vacunas e impulsar la agenda oscurantista del Foro Económico Mundial de Davos.
  • la campaña de miedo impulsada para que nos auto-arrinconemos, y entonces, atemorizados, perdamos la capacidad de pensar de manera crítica y valiente.
  • no existir, hasta Sputnik V, una vacuna para prevenir la enfermedad.

-este virus, en relación con otros, es de tener en consideración, pero no es tan letal en términos relativos. Sí es cierto que es bastante contagioso.

-la vacuna Sputnik V es una gran ayuda para enfrentar la pandemia porque está hecha con una tecnología desarrollada por la Unión Soviética, hace muchas décadas, y ya probada con superlativos resultados hace años (contra el Ébola en África, por ejemplo). La tecnología de vectores de adenovirus humanos.

-además de la Sputnik V, hay muchas otras vacunas que, por ser desarrolladas por países serios (como Cuba, por ejemplo) también seguro son muy buenas.

-lo que no hay que hacer es vacunarse con vacunas fabricadas por los países occidentales: no tienen la honestidad como para garantizar que no te estarán «metiendo el perro», engañando, y no te estarán inyectando algo muy dañino (como prueba está el caso de  vacunas triple en EEUU que, por no ser seguras pero aprobadas sin embargo por funcionarios corruptos, han producido miles de casos de autismo).

Por último, quiero compartir una carcajada de burla a los idiotas de Occidente, a los que todos los tiros les salen por la culata, al comprobar que la pandemia que sembraron artificialmente se les vuelve en contra, y que el mercado que crearon con el aterrorizamiento sistemático del pueblo termina siendo aprovechado por los rusos, con algo realmente bueno y, para colmo, ofrecido a precios muy modestos, contrastando con la desfachatez y el abuso constante que cometen las oligarquías plutocráticas del «big pharma» de Bill Gates et al.

¡¡¡Ja, ja, ja, ja!!!!

Primero luchar, para que haya alegría. Vencer al Mal es algo hermoso.

Ahora sí, la traducción:

https://stripteasedelpoder.com/2020/12/pandemia-escandalo-en-la-alemania-de-merkel-respecto-fiabilidad-test-pcr/

 

lunes, 21 de diciembre de 2020

TRADUCCIÓN: LOS ESCÁNDALOS ACTUALES DE ESPIONAJE DE CHINA REVIVEN EL ENGAÑO DE GOUZENKO QUE DESATÓ LA GUERRA FRÍA

por Matthew Ehret (Canadá). En Fundación para la Cultura Estratégica. Traducción de Leonardo Del Grosso

Introducción:
Parece que el Lawfare no se inventó ahora, ni solamente para perseguir al progresismo actual de Nuestra América. En realidad el Lawfare no es nada nuevo, y además se ha aplicado, y se aplica, sistemáticamente en las usinas del mismo (los centros imperiales) y contra cualquier objetivo al que apuntan. Toda la Historia Oficial del anglosionismo (Occidente) es un gran fraude, como lo es en Argentina la Historia mitrista, sustento principal del cipayismo.
Si bien no me convence para nada el fatalismo con que este autor presenta las defecciones que cometen, constantemente, los políticos de la burguesía, como es el caso en este artículo sobre la defección del entonces Primer Ministro canadiense, William Lyon MacKenzie King (que ante el apriete de los agentes de inteligencia británicos en Canadá terminó permitiendo una siniestra operación de extorsión, y de encarcelamiento de inocentes), esta nota no deja de ser sumamente pertinente para descubrir la Verdadera Historia y como se manejó siempre el imperialismo, etapa superior del capitalismo. Y como algunos de los próceres que nos muestra el cine, como Churchill, no fueron menos que insuperables criminales.


Hoy se ha iniciado una nueva operación psicológica coordinada para convencer a todos los patriotas habitantes en la esfera de influencia de los Cinco Ojos (Alianza de Inteligencia de Reino Unido de Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Nota del Traductor) de que el enemigo del mundo libre que acecha detrás de cada conspiración para derrocar gobiernos y valores occidentales es... China.

Durante las últimas semanas, una oleada de historias difamatorias y a menudo conjeturas sobre la subversión china, se ha transmitido repetidamente a una crédula audiencia occidental, desesperada por una imagen de enemigo para adherir a su comprensión de que se ha desatado una obvia conspiración a largo plazo para destruir sus vidas. Mientras que la izquierda se ha alimentado con propaganda destinada a convencerlos de que este enemigo ha tomado la forma del Kremlin, los consumidores conservadores de los medios se han alimentado con la narrativa de que el enemigo es China.

La realidad es que tanto Rusia como China, conjuntamente, tienen un vínculo de supervivencia basado en principios sobre los cuales se basa todo el orden multipolar. Es esta alianza la que los verdaderos controladores del imperio actual desean destruir y asegurarse de que ninguna nación occidental se una ... especialmente no los Estados Unidos.

Todos los días leemos que listas secretas de millones de miembros del Partido Comunista Chino se han infiltrado en los gobiernos nacionales occidentales o que las ollas de miel de espionaje han apuntado a políticos anti-Trump en California, o que el ejército chino está llevando a cabo operaciones en Canadá, o que China creó intencionalmente COVID-19 y lo desplegó en todo el mundo para subvertir el orden liberal occidental.

En todos los casos, las historias difundidas por los pasquines de los medios de la corriente principal apestan a 1) técnicas psicológicas de propaganda de Cinco Ojos y frecuentes acusaciones no verificadas, mientras que 2) se desvían de los tentáculos realmente verificales de la Inteligencia Británica, descubiertos repetidamente dando forma a los eventos mundiales, cambio de régimen, infiltración, asesinato y conspiraciones durante más de un siglo, incluido el impulso para derrocar a Trump bajo una revolución de color.

Entre las más destructivas de estas conspiraciones orquestadas por la inteligencia británica durante el siglo pasado estuvo la creación artificial de la Guerra Fría, que destruyó las esperanzas de un mundo multipolar de colaboración de beneficio mutuo guiado por una alianza entre Estados Unidos, China y Rusia, como la previeron Franklin Delano Roosevelt y Henry Wallace.

Al revisar cómo se fabricó esta perversión de la historia, es importante tener en cuenta con firmeza los paralelismos con las actuales operaciones anti-China/anti-Rusia que están en marcha.

Se trazan las líneas de batalla de la Guerra Fría

Los historiadores reconocen ampliamente que el catalizador real de la Guerra Fría no ocurrió el 5 de marzo de 1946, sino más bien el 5 de septiembre de 1945. Fue en este momento cuando un empleado de cifrado de 26 años de edad abandonó la embajada soviética en Ottawa con una lista de nombres en clave para supuestos espías plantados dentro de los gobiernos británico, canadiense y estadounidense, controlados por el Kremlin. En total, este joven desertor tomó notas de telegramas, atribuidos a su jefe, el coronel Zabotin, y otros 108 documentos estratégicos que supuestamente probaban al mundo por primera vez la existencia de esta conspiración soviética.

El joven empleado se llamaba Igor Gouzenko, y el escándalo que surgió de su deserción no solo creó uno de los mayores abusos de las libertades civiles en la historia de Canadá, sino un juicio simulado basado en poco más que rumores y conjeturas. De hecho, cuando los seis microfilmes de evidencia fueron finalmente desclasificados en 1985, ni un solo documento resultó ser digno de ese nombre (más que decir sobre eso a continuación).

El resultado del Affaire Gouzenko resultó en el colapso de todas las alianzas entre Estados Unidos, Canadá y Rusia, que se habían fomentado durante el calor de los combates antifascistas de la Segunda Guerra Mundial.

Voces como Henry Wallace (ex vicepresidente de Roosevelt) observaron el colapso en ciernes en medio de la histeria anticomunista y dieron la alarma en voz alta diciendo: “El fascismo en la posguerra inevitablemente presionará firmemente por el imperialismo anglosajón y, finalmente, por la guerra con Rusia. Los fascistas estadounidenses ya están hablando y escribiendo sobre este conflicto y lo utilizan como una excusa para sus odios e intolerancias internas hacia ciertas razas, credos y clases”.

En "Misión soviética en Asia" Wallace reveló la verdadera agenda de la conspiración que se infiltraría en los estados nacionales de Occidente y orquestaría los próximos 75 años de historia diciendo: “Antes de que la sangre de nuestros muchachos esté apenas seca en el campo de batalla, estos enemigos de la paz intentan sentar las bases de la Tercera Guerra Mundial. Estas personas no deben tener éxito en su pésima empresa. Debemos contrarrestar su veneno siguiendo las políticas de Roosevelt al cultivar la amistad de Rusia tanto en la paz como en la guerra”.

Esta lucha contra los verdaderos controladores del fascismo de arriba hacia abajo, a quienes Wallace valientemente había puesto en el centro de atención lamentablemente no resultaría exitosa. Entre 1945 y el colapso de la candidatura presidencial del Partido Progresista de EE.UU. de Wallace en 1948, las voces más fuertes en contra de la Guerra Fría, tanto en EE.UU. como en Canadá, fueron rápidamente etiquetadas como "agentes rusos" y vieron cómo se destruían sus reputaciones, carreras y libertades, bajo el espectro del Miedo Rojo y más tarde el Macartismo, operados por la CIA-FBI. En Canadá, los co-intelectuales del Partido Progresista de Wallace, tomaron la forma del Partido Laborista Progresista (LPP), luego liderado por el miembro del Parlamento, Fred Rose, el líder del LPP, Tim Buck, y el organizador nacional del LPP, Sam Carr; los tres representarían la lucha contra la Guerra Fría para salvar la visión de Franklin Delano Roosevelt en Canadá, y todos los cuales ocuparían un lugar destacado en la historia Igor Gouzenko.

Comienza el engaño de Gouzenko

Cuando el Primer Ministro King escuchó esas afirmaciones hechas por Gouzenko, supo que amenazaban las esperanzas de la posguerra para la reconstrucción global, y por esta razón se mostró muy reacio a hacer públicas las afirmaciones no verificables durante muchos meses, o incluso ofrecer refugio al desertor.

Después de que la historia finalmente se filtró estratégicamente a los medios estadounidenses, la histeria anticomunista se disparó y obligó a King a establecer la Comisión Real de Espionaje de Gouzenko el 5 de febrero de 1946 bajo la Orden 411 del Consejo Secreto. La Orden 6444 del anterior Consejo Secreto ya había sido aprobada ampliando la Ley de Medidas de Guerra más allá del fin de la guerra y permitiendo la detención en régimen de incomunicación, la tortura psicológica y la remoción de hábeus corpus de todos aquellos que serían acusados de espionaje.

Para el 15 de febrero de 1946, los primeros 15 objetivos fueron arrestados y mantenidos durante semanas en aislamiento en el cuartel militar Rockliffe de Ottawa sin acceso a familiares o asesoría legal. Todos los detenidos sin cargos sufrieron semanas de tortura psicológica, privación del sueño y fueron puestos en vigilancia de suicidio sin comunicación con nadie más que inquisidores de la Comisión Real. Ambos jueces que presidieron el juicio-espectáculo fueron premiados con condecoraciones de Canadá y se convirtieron en jueces de la Corte Suprema a raíz del asunto.

Con total desprecio por cualquier noción de libertades civiles (Canadá todavía no tenía una Declaración de Derechos), el abogado principal E. K. Williams argumentó descaradamente a favor de la creación de la Comisión Real “porque no necesita estar sujeta a las reglas ordinarias de evidencia si considera lo deseable ignorarlas. No es necesario que permita la comparecencia de un abogado para que sean interrogados por él o ante él”.

Durante el juicio-espectáculo a ninguno de los acusados se les permitió ver ninguna prueba utilizada en su contra y todos los involucrados, incluidos los oficiales de la Real Policía Montada del Canadá, fueron amenazados con 5 años de prisión por hablar públicamente sobre el juicio. La única persona que podía hablar y escribir sin límites a los medios fue la figura del propio Igor Gouzenko. Siempre que aparecía en televisión o en la corte, Gouzenko, que debía cobrar más de 1.000 dólares por algunas entrevistas y recibía generosas ofertas de libros y pensiones del gobierno de por vida, siempre aparecía enmascarado en una bolsa de papel en la cabeza. Aunque este empleado de cifrado nunca conoció a ninguna de las figuras que estaban siendo juzgadas, su testimonio contra ellos fue tratado como oro.

El 27 de junio de 1946, la Comisión Real publicó su informe final de 733 páginas que, junto con los propios libros de Gouzenko, se convirtió en el único evangelio incuestionable utilizado y reutilizado por periodistas, políticos e historiadores durante las próximas décadas como prueba del vasto complot ruso para socavar los valores occidentales y robar secretos atómicos. De hecho, no había ningún otro lugar adonde ir durante mucho tiempo si un investigador deseaba averiguar qué ocurrió realmente.

Tal como ocurrió, todos los registros del juicio fueron destruidos o “perdidos” en los días posteriores a la disolución de la comisión, y si la gente quería ver las pruebas reales, tendrían que esperar 40 años cuando finalmente se desclasificaran.

¿El resultado de los juicios?

Al final de todo el sórdido asunto, 10 de los 26 arrestados fueron condenados y encarcelados por entre 3 y 7 años. Si bien estas condenas se citan a menudo como "prueba" de que las evidencias de Gouzenko deben haber sido válidas, al examinarlas más de cerca encontramos que esto es simplemente el efecto de un juego de humo y espejos.

Primero debe tenerse en cuenta que de los 10 declarados culpables, no se encontró ni una sola acusación o condena por espionaje. En cambio, cinco acusados fueron declarados culpables de ayudar en la adquisición de pasaportes falsos durante la década de 1930 que fueron utilizados por voluntarios canadienses para luchar con los Batallones MacKenzie-Papineau en la Guerra Civil Española contra el golpe fascista de Franco, mientras que los otros cinco fueron condenados por violar la Ley de Secretos Oficiales de Canadá durante la Segunda Guerra Mundial enteramente referidos al testimonio de Gouzenko. Los otros 16 objetivos fueron liberados sin haber sido acusados de ningún delito. Los dos líderes de la supuesta red de espías que recibieron las condenas más largas fueron los líderes del Partido Laborista Progresista, Fred Rose y Sam Carr, quienes habían sido los más acérrimos defensores del New Deal internacional de Franklin Delano Roosevelt y los denunciantes de los patrocinadores financieros del fascismo que apuntaba al imperio mundial (más será dicho sobre esto en un próximo informe).

Cuando la evidencia de Gouzenko fue finalmente desclasificada en 1985, el periodista canadiense William Reuben escribió un análisis fascinante llamado "Los documentos que no estaban allí" donde el autor notó la ausencia de cualquier cosa que uno pudiera llamar, razonablemente, "evidencia" entre los miles de elementos.

Después de pasar semanas investigando los seis carretes de microfilms desclasificados, Reuben sólo encontró lo que podría describirse como "una mezcolanza, que recuerda a uno de los monólogos de doble discurso del profesor Irwin Corey".

Enumerando la amplia gama de directorios telefónicos de 1943, perfiles de la Real Policía Montada de Canadá, listas de comprobantes de gastos de viaje y solicitudes de pasaportes, Reuben preguntó:

“¿Qué se puede hacer con este revoltijo? Sin indicación de cuándo la RCMP (Real Policía Montada de Canadá) obtuvo alguna de las pruebas, cómo se relacionaron con el espionaje o cualquier delito y, en su mayor parte, sin indicación de cuándo fueron presentadas como prueba en las audiencias, es imposible determinar su importancia, autenticidad o relación con otras pruebas”.

En resumen, no se pudo encontrar ni una sola pieza de evidencia real.

Además, al revisar los 8 telegramas de notas rusas escritos a mano que describen los nombres en clave de espionaje y las instrucciones del Kremlin que Gouzenko tomó originalmente de su embajada en 1945, nunca se intentó ninguna evidencia forense para comparar la caligrafía con la del coronel Zubatov, a quien se le atribuyó, y quién siempre negó la acusación.

Reuben va más allá y pregunta dónde están los 108 documentos secretos que ese famoso Gouzenko robó y en los que se basó todo el caso contra los espías acusados. Estos documentos no formaban parte de los microfilmes desclasificados, por lo que señaló: “al igual que con los ocho telegramas, no hay evidencia física que demuestre que los originales existían o provenían de la Embajada soviética”.

También hizo la válida pregunta de por qué no fue hasta el 2 de marzo de 1946 (seis meses después de la deserción de Gouzenko) que se hizo alguna mención de los 108 documentos.

¿Podría la falta de pruebas y el largo lapso de tiempo estar relacionado con la estadía de cinco meses y medio de Gouzenko en el complejo de espías del Campamento X de Ottawa bajo el control de Sir William Stephenson antes de que se hiciera pública su deserción? ¿Podrían esos aparentes 108 documentos utilizados por el dudoso expediente Gouzenko tener algo que ver con el Laboratorio Campamento X, que se especializaba en falsificar cartas y otros documentos oficiales?

Si te encuentras pensando en los paralelismos de esta historia con el caso más reciente de Igor Danchenko del Brookings Institute, quien resultó ser la "fuente" de los expedientes dudosos utilizados para crear RussiaGate por los agentes del MI6 Christopher Steele, Richard Dearlove, y el erudito Rhodes, Strobe Talbott, entonces no te sorprendas. Significa que estás usando tu cerebro.

¿Qué fue el Campamento X?

Camp X fue el nombre que se le dio al centro de entrenamiento de operaciones clandestinas en las afueras de Ottawa, Canadá, el 6 de diciembre de 1941.

Fue creado por la Cooperación de Seguridad Británica (BSC) dirigida por Sir William Stephenson, un maestro de espías que trabajó en estrecha colaboración con Winston Churchill. BSC fue creado en Nueva York en 1940 como una operación encubierta establecida por el Servicio Secreto Británico y el MI6 para interactuar con la inteligencia estadounidense. Dado que Estados Unidos todavía era neutral en la guerra, el Camp X se utilizó para entrenar al Ejecutivo de Operaciones Especiales, así como a agentes de la División 5 del FBI y la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos, considerada el antecedente de la CIA. Nota del Traductor) en las artes de la guerra psicológica, el asesinato, el espionaje, la contrainteligencia, las falsificaciones y otras formas de acción encubierta.

La estructura de liderazgo que iba a sobrevivir a la purga de la OSS en octubre de 1945 y pasaría a liderar la nueva CIA cuando ésta se formó en 1947, fue toda entrenada en el Camp X.

En su libro Camp X: OSS, Intrepid and the Allies’ North American Training Camp for Secret Agents, el historiador David Stafford señala que los intentos de Gouzenko de ponerse en contacto con los medios de comunicación y las oficinas gubernamentales en la noche del 5 de septiembre de 1945 fueron recibidos con frialdad e incluso el propio primer ministro William Lyon MacKenzie King no quería tener nada que ver con el hombre, y escribió en su diario: “si ocurre el suicidio, deje que la policía de la ciudad se haga cargo y asegure todo lo que haya en el camino de los documentos, pero de ninguna manera tomemos el iniciativa”.

Fue solo debido a la intervención directa combinada de Stephenson y Norman Robertson (jefe de Asuntos Exteriores y destacado académico de Rhodes) después de una reunión de emergencia, que King fue persuadido de dar refugio a Gouzenko. King ni siquiera sabía sobre el propósito del Campamento X en ese momento.

Si bien King deseaba defender la visión de Franklin Delano Roosevelt de un mundo de cooperación con Rusia en la posguerra, Stafford señala: “Stephenson se opuso enérgicamente al punto de vista de King. Al igual que la sede del SIS (Secret Intelligence Service) en Londres, BSC (British Security Cooperation) durante la mayor parte de la guerra había operado una sección de contraespionaje para vigilar la subversión comunista ... estaba convencido, incluso antes del asunto Gouzenko, de que el BSC podría proporcionar el núcleo de una organización de inteligencia de post-guerra en el hemisferio occidental. La deserción del secretario de cifrado le brindó una oportunidad de oro”. (1)

El periodista canadiense Ian Adams informó que la “deserción de Gouzenko se produjo en un momento maravilloso en el que hubo una tremenda resistencia por parte de los científicos involucrados en el desarrollo de la bomba atómica. Querían ver un libro abierto sobre el desarrollo de la energía nuclear con todos colaborando para que no se convirtiera en la impía carrera armamentista en la que se convirtió y es hoy. Entonces, si Gouzenko no hubiera caído en el regazo de los servicios de inteligencia occidentales, habrían tenido que inventar a alguien como él”.

Una palabra final sobre la infiltración real de los gobiernos occidentales

Como Henry Wallace y Franklin Delano Roosevelt entendieron muy bien, la verdadera amenaza subversiva para la paz mundial no era la Unión Soviética o China ... sino más bien la arquitectura supranacional financiera, de inteligencia y militar, que representaba el Imperio Británico extendido globalmente, que había orquestado el desmembramiento de Rusia durante la Guerra de Crimea, Estados Unidos durante la Guerra Civil y China durante dos Guerras del Opio. Este fue y es el enemigo del Partido Laborista Progresista de Canadá que tomó la forma de la Sociedad Fabiana CCF dirigida por 6 Eruditos Rhodes y fue esta agencia Erudito Rhodes/Mesa Redonda la que fue resistida por los nacionalistas canadienses O.D. Skelton y Ernest Lapointe, y la que asumió completamente el Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá con sus muertes en 1941.

Esta historia fue contada en mi "Orígenes del Estado Profundo en Norteamérica"

Esta misma colmena de eruditos y fabianos de Rhodes tomó cada vez más el control de la política exterior estadounidense con la muerte de Franklin Roosevelt, el derrocamiento de Wallace y el surgimiento de la nueva relación especial angloamericana fabricada por Churchill, Stephenson y sus lacayos en los Estados Unidos. Esta es la bestia que se infiltró y socavó a los sindicatos en los Cinco Ojos (Reino Unido de Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) durante la Guerra Fría y aseguró que los patriotas molestos como Paul Robeson, John Kennedy, Malcolm X, Martin Luther King y muchos otros que resistieron, no durarían mucho en este mundo.

Esta es la estructura cuyas manos se han mostrado una y otra vez detrás de los expedientes dudosos que iniciaron la Guerra de Irak, de la falsa inteligencia utilizada para justificar las guerras en Libia y Siria. Es la misma estructura que ha sido sorprendida gestionando el cambio de régimen en los EE.UU. desde 2016 con sus activos preparando expedientes dudosos que acusan a Rusia de poner a su títere en la Casa Blanca, de orquestar el fraude electoral masivo en las elecciones de 2020.

Esta es la misma operación que siempre ha tenido como objetivo desmembrar a los EE.UU., Rusia, China y cualquier otro estado nacional que pueda en cualquier momento utilizar el poder de su soberanía para declarar la independencia política y económica de este parásito supranacional y optar por trabajar juntos para establecer un mundo de cooperación de beneficio mutuo en lugar de tolerar una nueva edad oscura feudal tecnocrática.

 

Se puede contactar al autor en matt.ehret@tutamail.com


Nota

(1) Stephenson envió inmediatamente a dos de sus principales funcionarios del SIS desde la sede central del BSC en Nueva York para gestionar el asunto Gouzenko durante los siguientes 8 meses: Peter Dwyer (jefe de contraespionaje del BSC) y Jean-Paul Evans. Evans es una figura interesante cuyo sucesor del SIS no fue otro que el triple agente Kim Philby, quien lo reemplazó cuando dejó su puesto como enlace británico con el FBI y la CIA en 1949. El mismo Evans se puso a trabajar con el controlador principal de la Mesa Redonda, y pronto gobernador general, Vincent Massey, en la creación de un nuevo sistema de promoción de las artes en Canadá inviertiendo millones de dólares en arte moderno/abstracto, música y teatro, bajo el Consejo de Canadá que surgió de la Comisión Real para las Artes de Massey-Levesque en Canadá. Este organismo fundado en 1957 tomó las riendas del control por parte la CIA y las fundaciones Rockefeller, que anteriormente habían disfrutado de un casi monopolio que patrocinaba cosas como parte de la guerra cultural contra el comunismo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Stafford señala que "el hombre que impresionó a Ottawa con su amor por las artes también jugó un papel importante en la historia de la inteligencia secreta anglo-canadiense".

sábado, 28 de noviembre de 2020

DIEGO POR SIEMPRE PUEBLO

"El sol quema con la misma luz conque alumbra. El sol tiene manchas. Los agradecidos ven la luz. Los desagradecidos ven las manchas".
José Martí

Recuerdo que cuando salió su libro autobiográfico "Yo soy el Diego de la gente", escrito durante su más larga estancia en Cuba, en colaboración con los periodistas Daniel Arcucci y Ernesto Cherquis Bialo, Maradona protestó por el título que salió al principio, en la primera edición, que fue "Yo soy el Diego", a secas. Él había manifestado, de entrada y claramente, que el título que él quería era "Yo soy el Diego de la gente", título que la editorial no respetó y debió corregir en la siguiente edición, por el enojo de Diego, para que sea, obviamente, como tiene que ser, que es como el autor de un libro quiere.


Al principio iba a tomar la propia definición de Diego para titular lo que comparto sobre lo que pienso de él, para homenajearlo ahora que Diego Maradona ya está definitivamente en la inmortalidad. Iba a poner "Eterno Diego de la gente". Al final preferí definirlo como lo que será por siempre, del pueblo, porque Diego, aunque prefería ser, en su generosidad, "de la gente", en realidad es del pueblo, que es quien lo ama de verdad. 

Diego con sus padres: Don Diego y Tota

Es Maradona el que, siendo del pueblo, estando siempre orgulloso de ser pueblo, elige ser de "la gente", de todos, no sólo del pueblo, porque Diego es generoso, y se brinda. En "gente" entra todo: entran los altruistas... y los mezquinos, entran los humildes... y los arrogantes, entran los pobres... y los ricos, entra el pueblo... y el antipueblo...

A diferencia de los milicos genocidas, Diego sí supo gambetear ingleses

 

Y dentro de la "gente" está lleno de desagradecidos y oportunistas que aunque Diego se haya brindado también a ellos, ellos no aman a Diego. Y no lo aman porque Diego defendió no a "la gente", sino al pueblo, a los trabajadores, a los de abajo. Por el contrario, una parte de "la gente" lo detesta por eso. Cierto es que en el pueblo también hay oportunistas y desagradecidos, pero no me cabe ninguna duda que Diego Maradona es mucho más amado y sentido por el pueblo que por "la gente", y que Diego no luchó por la gente, sino por el pueblo, y por los pueblos.

Un minuto de silencio por los desaparecidos, pidió Diego en el 96.

Por eso, para mi Diego será eternamente del pueblo, y no de "la gente".


Diego se convidó para todos, hasta para los mismos que no saben lo que es convidar y que viven, como hacen los ricos, de cagar a los demás. "Caretas", decía Diego de aquellos que por sus privilegios materiales se creen superiores. ¡Es que no hay sentimiento más vil que sentir orgullo de tener privilegios! Diego, en cambio, no sabía no convidar.


Diego siempre fue de los que invitan, de los que prestan, de los que regalan, de los que convidan. De los que tienen un pedazo de pan y lo comparten. ¿Alguien se imagina a Diego teniendo algo y no convidando? La gran mayoría de los que odian a Diego son de los que acaparan y no solo no prestan, sino que viven orgullosos de acaparar, de privar a los demás, de pisar a los demás, de acumular riqueza, de ser capitalistas. Diego no comprendía lo que es no compartir.

Y justamente todo esto es una evidencia más de la ideología de Maradona, su ideología socialista, y socialista no por doctrina, sino de corazón, por sentimiento. Es, sencillamente, la ideología del compartir, del convidar, y de repudiar, detestar, a los ortibas que no convidan.

Por eso Maradona se asumió cubano y adoptó al Comandante Fidel Castro como un segundo padre. Porque en la sociedad cubana se comparte, se convida, y se combate a los enemigos de la alegría, a los avaros que viven de timar al prójimo, a las oligarquías, a los racistas. En Cuba venció el pueblo, y los caretas fueron desterrados. ¿Cómo Diego Maradona no iba a elegir Cuba, el país donde lograron, efectivamente, que los ricos "la chupen", como él decía?

Diego y Fidel, amor eterno de dos inmortales
 

Además, Diego, cuando los "paparazzis" insistían en invadir la intimidad de su familia, no llamaba a nadie para que arregle el asunto, no llamaba a la policía para que lo proteja... directamente iba él, personalmente, a ponerle los puntos a los atrevidos. Así era Diego: ejercía su poder personalmente, directamente, que es lo que los caretas, como cagones que son, nunca hacen, sino que siempre tienen que buscar a otro para que se ocupe por ellos.

Por todo eso, y más, es que quiero a Maradona. Maradona era un tipo sumamente sano, porque era sumamente honesto. No andaba por la vida ni promocionando sus virtudes ni disimulando sus miserias. No la careteaba. Era transparente, sin filtro. Y nunca se impuso ser ejemplo de nada. Simplemente era como le salía, sólo sintiendo simple amor para reivindicar, con su juego y su garra, con sus expresiones y su coraje, a los desheredados, a los privados de todo.

Mural de Diego en Siria, en medio de los escombros de la guerra provocada por los anglosionistas

Por otra parte ¿Cuántos jugadores del más alto nivel toman posiciones políticas claras y contundentes como lo hizo Maradona? ¿Cuántos deportistas de alta competencia dicen lo que piensan sin especular, sin medir, como hacía Diego? ¿Cuántos famosos como él, que además fue más famoso que nadie, se enfrentaron a las burocracias que trafican la ilusión y la esperanza de los pueblos?

Diego, que supo lo que es que alguien en su familia no comiera para que siendo niño él pudiera comer, que supo lo que es el dolor de la carencia junto al dolor de la injusticia -de la que la carencia es hija- no se olvidó de ese dolor cuando la vida lo revoleó desde Villa Fiorito hasta la Torre Eiffel, sin escalas, de una patada en el culo, como él contaba cuando hablaba de su vida. No se olvidó de los pobres, de los burlados, de los humildes, y por ellos habló y se plantó frente a los arrogantes.

1995: Diego generoso, como siempre

Todas las palabras no alcanzan ni alcanzarán para describir la inmensidad de ese corazón que, aunque haya dejado de latir, por los siglos de los siglos seguirá bombeando amor, alegría, empatía, justicia, y una reverenda puteada a los mediocres envidiosos viles, que no saben ni siquiera lo que es patear una pelota.