Telesur ¡EN VIVO!




martes, 27 de julio de 2021

REALIDADES INTELIGENTES E IMBECILIDADES DIGITALES

Es lunes 26 de julio, un día muy especial (hace 69 años falleció Evita; y hace 68 años fue el asalto al cuartel Moncada)...
Desde la ciudad de Neuquén vamos compañeros en dos autos a una radio abierta que, en defensa del pueblo y el gobierno de Cuba Socialista, haremos junto a los compañeros de Cutral Có y Plaza Huincul. Llegando a esas localidades petroleras se ven montones de camiones tanque, de YPF (seguro iban a cargar combustible a la refinería), estacionados en la banquina... ¿Qué pasa?
Hay corte de ruta... Los autos podemos entrar a las ciudades de Cutral Có y Plaza Huincul a través de caminos de tierra, después de dar una vuelta de algunos kilómetros...

corte de ruta en el país de la abundancia

No estamos en Cuba bloqueada. No.
No estamos en la gran Cuba Socialista. No.
No estamos en esa Cuba tan difamada por la prensa prostituta y por sus loritos que repiten cual bobitos las mentiras de esa prensa...
Estamos en Argentina, la Argentina llena de recursos naturales. La Argentina que no está bloqueada. La Argentina que acaba de ganar la Copa América de fútbol. La Argentina que es "el granero del mundo". Y estamos en Neuquén, la provincia del país que tiene más recursos energéticos de Argentina. ¡Y sobre “vaca muerta”, yacimiento estrella de gas y petróleo, rankeado en los primeros lugares en el mundo, chabón!!!....
¿Y quienes están cortando?
Mujeres sin trabajo...
¿En serio? Si, como lo leés.
Si, está claro, ya lo sabemos... En la Argentina capitalista los cortes de ruta y las manifestaciones, y las represiones, suelen ser bastante comunes...

Sobre Cuba, la Cuba bloqueada por Estados Unidos, hace unos días atrás la prensa mercenaria mundial armó un histérico escándalo de palabras "fake news" porque hubo algunas manifestaciones y algunos pocos disturbios (por otra parte neutralizados con paciencia y muy buenos modales por la Policía Nacional Revolucionaria). Esa prensa difama a Cuba para facilitar una intervención militar del malparido Pentágono o de sus mercenarios. Tan poco material real tenía para mentir esa prensa vendida que hasta tuvieron que usar fotos de manifestaciones a favor del gobierno de Cuba ¡como si fueran fotos de opositores!! Por otra parte... ¿Hubo algún corte de ruta en Cuba? Ni unito...

Si sos inteligente, lector, sabrás sacar tus propias conclusiones. Tus conclusiones sobre la verdad, la mentira, la Cuba bloqueada, el sucio Estados Unidos que la bloquea, y también sobre esta Argentina colonia donde los recursos naturales son saqueados por las mismas corporaciones que quieren hacer lo mismo a Cuba pero no pueden, porque la soberanía de los cubanos se los impide.


En cambio, querido lector, si después de que se te explica con buena voluntad lo que es la realidad real preferís seguir siendo un lorito repetidor de las mentiras de los periodistas de alquiler, y seguís rompiendo las bolas contra Cuba Socialista... cualquiera con un poco de sentido común entiende que se hace bastante difícil tenerte el respeto que pedís sin merecer.

Leonardo Del Grosso

domingo, 30 de mayo de 2021

TRADUCCIÓN: SIRIOS REELIGEN DEMOCRÁTICAMENTE AL PRESIDENTE BACHAR AL-ASSAD

por Stephen Lendman, en stephenlendman.org y en CAPAC

El periodista estadounidense Stephen Lendman informa de la aplastante y legítima victoria de Assad en Siria. Lendman es un graduado de Harvard que ganó el «Proyecto Censurado» en 2008 y el premio internacional de periodismo del Club de Periodistas Mexicanos en 2011. Como dice la verdad, en su país, Estados Unidos, es combatido por el anglosionismo. Aquí cuenta la verdad sobre las últimas elecciones en Siria.


Después de más de una década de agresión estadounidense contra Siria y su pueblo, el abrumadoramente popular Bashar al-Assad es el único presidente que la gran mayoría de la población del país quiere como líder.

Es una realidad que el Occidente dominado por Estados Unidos y sus agentes de los medios de prensa suprime en su censura, desinformación y noticias falsas sobre él y todo lo relacionado con la República Árabe Siria.

Assad es más popular ahora que cuando fue reelegido en junio de 2014, con un 89% de apoyo mayoritario.

El 26 de mayo, ganó abrumadoramente con una mayoría del 95,1%, anunciado el viernes por el presidente del parlamento Hammouda Sabbagh.

Nunca hubo ninguna duda sobre su triunfo, solo por cuánta gran mayoría, lo que se conocerá después del escrutinio de las papeletas.

La participación fue del 78,64%, una notable muestra de apoyo a la república y su líder en tiempos de guerra y ocupación extranjera del norte y sur del país, incluidos los refugiados sirios de la diáspora capaces de emitir su voto.

Los aspirantes presidenciales Mahmoud Marei y Abdallah Salloum Abdallah obtuvieron un 3,3% y un 1,5% de apoyo respectivamente, y el anunciante Sabbagh agregó:

“De acuerdo con el artículo 86 de la Constitución y el ítem B del artículo 79 de la ley de elecciones generales, y a la luz del hecho de que el Sr. Bashar al-Assad obtuvo la mayoría de los votos con el 95,1%, tengo el placer de anunciar la victoria del Dr. Bashar al-Assad para el cargo de presidente de la República Árabe Siria».

En Damasco, Lattakia, Homs y otras partes del país, un gran número de sirios salieron a las calles para celebrar la reelección de Assad, una realidad ignorada por los regímenes occidentales y sus agentes de prensa.

El viernes, el NYT no informó nada sobre el triunfo de Assad.

WaPo (Washington Post. Nota del Traductor) publicó un informe de propaganda de AP News, diciendo:

«El presidente sirio, Bashar Assad, fue reelegido de forma aplastante … tras unas elecciones descritas como ilegítimas y una farsa por Occidente y su oposición (sic)».

No hay nada ilegítimo en el proceso democrático de Siria: avergüenza a las versiones fantásticas en Estados Unidos y otros países occidentales.

El informe de noticias falsas de Asociated Press también afirmó falsamente que «ningún monitor independiente» vio los procedimientos en los colegios electorales el miércoles.

Estuvieron presentes delegaciones de monitoreo de Rusia, China, India, Brasil, Sudáfrica, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Armenia y quizás otros países.

Ninguno apareció de Occidente, sus autoridades gobernantes querían que se suprimiera la información sobre la reelección legítima de Assad.

Abriendo a las 7:00 a.m., más de 12.000 colegios electorales permiten que los sirios emitan sus votos hasta la medianoche, para dar cabida al máximo número de personas que desean participar.

Tras su triunfo electoral, Assad agradeció a los sirios «por su alto sentido de nacionalismo y su notable participación», y agregó:

“Por el futuro de los niños y jóvenes de Siria, comencemos desde mañana nuestra campaña de trabajo para generar esperanza y construir Siria”.

Assad

Los supervisores electorales rusos informaron que el proceso de Siria fue abierto, libre y justo: las elecciones del miércoles se llevaron a cabo sin violaciones de las reglas internacionales.

Según el enviado general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Vladimir Churov, la principal amenaza electoral de Siria era el terrorismo (orquestado desde el exterior) y la obstrucción de su proceso.

Como se esperaba, el régimen de Biden y los socios cómplices del Reino Unido y la Unión Europea desafiaron la realidad al llamar falsamente al proceso de Siria «ni … libre ni justo (sic)».

Sus regímenes gobernantes han estado librando una guerra preventiva contra Siria desde marzo de 2011, incluido el uso de ISIS, otros yihadistas y Cascos Blancos como soldados de infantería proxies contra la soberanía siria y su pueblo.

Occidente y el apartheid de Israel también culpan falsamente a Assad por los crímenes de guerra, contra la humanidad y las atrocidades cometidas por sus regímenes gobernantes y soldados de infantería yihadistas contra Siria y su pueblo.

Culpar a las víctimas es una política de larga data de Occidente, el estado judío y sus agentes de los medios de prensa.

A raíz de la reelección de Assad, la interminable agresión liderada por Estados Unidos contra Siria y su pueblo continúa sin perspectivas de una resolución a corto plazo, porque el régimen de Biden, como sus predecesores, rechaza la restauración de la paz y la estabilidad en el país.

Lo mismo ocurre con las guerras estadounidenses por medios calientes y/o de otro tipo contra otros países del mundo.

TRADUCCIÓN - PALESTINA: HAMÁS DERROTA A ISRAEL

por The Saker. En The Vineyard of The Saker. Traducción de la Comunidad Saker Latinoamérica

En medio de tanto humo por las mentiras de la Siomedia que, lamentablemente a esta altura del tiempo, siguen intoxicando bastante la atmósfera informativa y de los análisis de la situación internacional, los artículos del Saker son un soplo de aire fresco. Pero a veces, ese aire viene también con algo de veneno. En este caso, que el Saker diga que la Organización para la Liberación de Palestina en una época hacía explotar "escuelas primarias judías en Europa occidental" es una completa y burda mentira.
Salvo lo que acabo de marcar, en general me parece un buen análisis. Para quien quiera saber más sobre el Saker, les recomiento que lean este enlace.

(Este análisis fue escrito para The Unz Review)

Al igual que en 2006, cuando tanto Ehud Olmert como George Bush declararon que las “FDI invencibles” habían logrado, una vez más, una “victoria gloriosa” y todo Oriente Medio casi se muere de risa al escuchar esta ridícula afirmación, hoy la maquinaria de propaganda tanto de Israel como de EEUU ha declarado otra victoria “gloriosa” para el “Estado judío de Israel” junto con la “única democracia en Oriente Medio”. Y, al igual que en 2006, todos en la región (y en la Zona B) saben que la verdad es que la entidad sionista sufrió una derrota enorme, humillante. Intentemos desempaquetar esto.

misil de Hamas impacta en jeep israelí

Primero, algunos números. Las operaciones de combate duraron dos semanas. Todos los demás números de misiles están en disputa. En lugar de confiar en esta o aquella fuente, simplemente diré que Hamas disparó muchos miles de misiles contra Israel. Algunos, probablemente menos del 50%, fueron verdaderamente interceptados por las defensas aéreas israelíes, otros impactaron en tierra de nadie y algunos realmente dieron en el blanco y causaron mucha destrucción y al menos 12 muertes. Los israelíes ejecutaron cientos de ataques de artillería y ataques aéreos que causaron una destrucción masiva en la franja de Gaza y mataron a unos 250 palestinos. Nuevamente, estos números son estimaciones aproximadas y realmente no cuentan la historia completa. Para entender la historia, debemos olvidarnos de estos números y mirar lo que cada lado esperaba y lo que cada lado logró. Comencemos con los israelíes:

La tarjeta de puntuación israelí

Para comprender los objetivos de Israel en esta guerra, primero debemos colocar esta última guerra en su contexto, y ese contexto es que Israel fue derrotado por completo en Siria. Para fundamentar esta tesis, recordemos los objetivos de los sionistas cuando desataron una gran guerra internacional contra Siria. Estos objetivos, como se enumeran en mi artículo de julio de 2019, “Desmintiendo los rumores sobre Rusia cediendo a Israel“, fueron:

El plan anglosionista inicial era derrocar a Assad y reemplazarlo con los locos de Takfiri (Daesh, al-Qaeda, al-Nusra, ISIS – llámalos como quieras). Hacer esto lograría los siguientes objetivos:

  1. Derribar un estado árabe laico fuerte junto con su estructura política, fuerzas armadas y servicios de seguridad.
  2. Crear caos y horror totales en Siria justificando la creación de una “zona de seguridad” por parte de Israel no solo en el Golán sino más al norte.
  3. Desencadenar una guerra civil en el Líbano desatando a los locos Takfiri contra Hezbolá.
  4. Dejar que los Takfiris y Hezbolá se desangren entre sí, luego crear una “zona de seguridad”, pero esta vez en el Líbano.
  5. Impedir la creación de un eje chiíta Irán-Irak-Siria-Líbano.
  6. Partir a Siria por motivos étnicos y religiosos.
  7. Crear un Kurdistán que luego pueda usarse contra Turquía, Siria, Irak e Irán.
  8. Hacer posible para Israel el convertirse en el intermediario de poder indiscutible en el Medio Oriente y obligar al Reino de Arabia Saudita, Qatar, Omán, Kuwait y todos los demás, a tener que ir a Israel para cualquier proyecto de gasoducto o oleoducto.
  9. Aislar gradualmente, amenazar, subvertir y, finalmente, atacar a Irán con una amplia coalición regional de fuerzas.
  10. Eliminar todos los centros de poder chiíta en Medio Oriente.

Como todos sabemos, esto es lo que realmente sucedió:

  1. El estado sirio ha sobrevivido y sus fuerzas armadas y de seguridad ahora son mucho más capaces de lo que eran antes de que comenzara la guerra (¿recuerdan cómo *casi* perdieron la guerra inicialmente? Los sirios se recuperaron mientras aprendían algunas lecciones muy duras, mejoraron enormemente, mientras que en momentos críticos Irán y Hezbolá estaban literalmente “tapando agujeros” en las líneas del frente sirias y “extinguiendo incendios” en los focos de inflamación locales. Ahora los sirios están haciendo un muy buen trabajo liberando grandes porciones de su país, incluyendo cada centro poblado en Siria).
  2. No solo Siria es más fuerte, sino que los iraníes y Hezbolá están ahora por todo el país, lo que está llevando a los israelíes a un estado de pánico y rabia.
  3. El Líbano es sólido como una roca; incluso el último intento saudí de secuestrar a Hariri está fracasando. (Actualización de 2021: a pesar de la explosión en Beirut, Hezbolá todavía está a cargo).
  4. Siria seguirá siendo unitaria y Kurdistán no está sucediendo. Millones de refugiados desplazados están regresando a sus hogares.
  5. Israel y Estados Unidos se ven como idiotas totales y, peor aún, como perdedores sin credibilidad.

Al ver su derrota en Siria, los sionistas hicieron lo que siempre hacen: utilizaron su máquina de propaganda para enumerar los aparentemente interminables ataques victoriosos contra supuestos “objetivos iraníes” en Siria. Si bien unos pocos civiles simplones sin experiencia militar compraron esta tontería, la verdad sobre las operaciones israelíes en Siria es simple: las defensas aéreas sirias han evitado con éxito que los israelíes atacaran objetivos importantes y sensibles, y los israelíes se han visto obligados a declarar como grandes victorias la destrucción de graneros vacíos etiquetándolos como “destrucción de la importante sede del IRGC” (“Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica”, el cuerpo militar de Irán más calificado ideológicamente y, por lo tanto, más confiable para las tareas más delicadas y difíciles. Nota del traductor), “demostrando así” a algunas personas ingenuas en la Zona A y a ellos mismos (!) que las FDI (“Fuerzas de Defensa de Israel”, nombre oficial de las fuerzas armadas de Israel. Nota del traductor) siguen siendo tan “invencibles” como “siempre lo fueron”. En cuanto a los neoconservadores, hicieron un duplicado y declararon que: 1) las defensas aéreas rusas son inútiles, 2) que Rusia e Israel trabajan de la mano y, 3) que los israelíes siguen siendo invencibles. Sin embargo, si algo de eso era cierto, ¿por qué Israel no ha logrado ni uno solo de sus objetivos? ¿Y por qué tanto los rusos como los iraníes todavía están en Siria, donde los rusos acaban de terminar una segunda pista en Khmeimim y acaban de desplegar un grupo de Tu-22M3 en esa base aérea desde donde ahora pueden amenazar a cualquier barco que navegue en el Mediterráneo, el Mar Rojo, el Golfo Pérsico, el Mar Arábigo y el Océano Índico? En su “tiempo libre”, de otra manera, pueden arrojar toneladas de bombas y misiles a las fuerzas Takfiri remanentes en Siria.

Como he dicho durante muchos años, la verdad es que las FDI son una fuerza de combate pobre. ¿Por qué? Primero, tienen exactamente el mismo problema que los EEUU (y el Reino de Arabia Saudita, para el caso): dependen de tecnología costosa, pero no tienen buenas “botas en el suelo” capaces de combatir. Así es como son ganadas las guerras modernas (consulte aquí una lista de conceptos erróneos populares sobre las guerras modernas).

En su historia reciente, toda la gama de fuerzas de “élite” israelíes (incluidas la fuerza aérea, la marina, la artillería e incluso la Brigada Golani) los pusieron con el trasero al aire (“culo para arriba”, también podría decirse. Nota del traductor) unos 1.000 combatientes regulares de Hezbolá, y solo ligeramente armados, en 2006: tenga en cuenta que las fuerzas de élite de Hezbolá se desplegaron solo al norte del río Litani para proteger Beirut contra una posible invasión terrestre de Israel. En lugar de tomar Beirut o “desarmar a Hezbolá” (¡ese era un objetivo oficial!), ¡Los israelíes ni siquiera podían controlar la pequeña ciudad de Bint Jbeil ubicada justo al otro lado de la frontera oficial israelí! ¡Demasiado para ser “invencible”!

Las FDI tienen mucha experiencia en aterrorizar a los civiles palestinos y ejecutar lo que podríamos llamar un genocidio a cámara lenta del pueblo palestino. El problema con Gaza ahora es el mismo que ha revelado la fallida invasión del Líbano en 2006: al igual que los libaneses en 2006, los palestinos de 2021 ya no temen a los sionistas. Además, con una gran acuerdo para capacitación con Irán y otros, Hamas en Gaza está ahora mucho, mucho mejor armado que en el pasado. Es cierto que algunos de sus misiles son decididamente de baja tecnología y no muy efectivos (baja precisión, cabezas explosivas pequeñas, trayectoria simple, alcance limitado), pero Hamas también ha mostrado algunos UAV (drones. Nota del traductor) bastante decentes. Lo más importante es que, de ahora en adelante, para Hamas solo hay una forma: ascender en la “escalera de la calidad” (tal como lo hicieron los hutíes en Yemen, comenzando con drones modestos pero finalmente consiguiendo algunos muy capaces).

El otro gran objetivo de los israelíes en esta guerra era demostrarle al mundo (y, lo que es más importante aún para los siempre cobardes israelíes narcisistas que se adoran a sí mismos, ¡a sí mismos!) que su red de defensa aérea “Cúpula de Hierro” era la “super-dooper más mejor “en el mundo (¡sin duda, debido al famoso “genio judío”!). Ahora parece que, en el mejor de los casos, los israelíes interceptaron alrededor del 30-40% de los misiles de Hamas. La forma en que los israelíes ocultaron esto es afirmando que su elegante fascinante Iron Drone ni siquiera intentó atacar misiles que no se consideraban peligrosos. Pero en la era del omnipresente teléfono inteligente, ese tipo de tonterías sin sentido se pueden desacreditar fácilmente (incluso mostrando el caos total en los cielos israelíes o, para el caso, los ataques con misiles contra objetivos militares israelíes). Si bien el sistema completo de defensa aérea Iron Dome probablemente funciona marginalmente mejor que el casi inútil Patriot estadounidense, las defensas aéreas israelíes están, claramente, al menos una generación por detrás de las rusas, incluidos los S-300 que los rusos vendieron a Siria (nuevamente, en el edad de los omnipresentes teléfonos inteligentes, esto no es difícil de probar).

Es crucial recordar que los misiles de Hamas son muy inferiores a los de los hutíes y sirios, ¡e incluso más inferiores si los comparamos con los drones y misiles de Hezbolá o iraníes! En otras palabras, las FDI “invencibles” no pueden lidiar ni siquiera con sus enemigos más débiles y menos sofisticados (Hamas y la Jihad Islámica Palestina) y el grotescamente caro Iron Done no puede proteger a los sionistas de ningún ataque determinado con misiles por parte de la coalición de la Resistencia (Palestina, Yemen, Siria, Hezbolá, Irán y Rusia).

En su absoluta desesperación, la entidad sionista hizo lo que siempre hacen los anglosionistas cuando no logran derrotar a fuerzas militares: volverán su ira contra la infraestructura civil y asesinarán a tantos como puedan. También atacarán objetivos altamente simbólicos como el Centro de Prensa Internacional en Gaza o un hospital de la Media Luna Roja (con el pretexto de que Hamas, que es el gobierno local elegido democráticamente) tiene oficinas allí (esto es claramente un F-you para aquellos que condenan a Israel por violar el derecho internacional). Para un ser humano normal, esto suena a la vez obsceno y ridículo. Pero recuerde, los israelíes son ante todo narcisistas y no tienen forma de imaginar cómo piensan o sienten los seres humanos normales. Todo lo que estos chicos pueden sentir es adoración a sí mismos y odio por todos los “demás”.

Podríamos decir que en esta guerra, los palestinos derrotaron tanto la alta tecnología militar como el tipo de odio genocida verdaderamente medieval.

En otras palabras, lejos de mostrar cuán “invencible” es la entidad sionista, esta última guerra contra los palestinos ha demostrado más allá de toda duda razonable que las FDI no pueden hacer frente a ninguno de sus enemigos.

Además de los misiles y las bombas, a los israelíes les encanta usar el terror, ya que su ideología los ha convencido de dos cosas: los árabes solo comprenden la fuerza y ​​nosotros, los israelíes, somos invencibles. Pero esto plantea la pregunta de por qué los israelíes no se atrevieron a entrar en Gaza, ni siquiera simbólicamente. Sí, lo sé, la doxa oficial de la Zona A es que “Biden llamó a Netanyahu y le dijo que se detuviera“. ¡Como si “Biden” pudiera dar órdenes a los israelíes!

La verdad es que incluso con una tasa de bajas de 10:1 en ventaja de las FDI y sin blindaje ni artillería, los palestinos están mucho más dispuestos a participar en batallas urbanas que las FDI. ¿Las FDI eventualmente ganarían una batalla terrestre contra Hamas y la Jihad Islámica Palestina? Quizás, probablemente, las ventajas objetivas en todo (¡excepto el coraje!) para los israelíes son tan enormes que ninguna cantidad de habilidades y coraje puede negar para siempre la inmensa superioridad en medios de los israelíes.

Sin embargo, como la mayoría de la gente en Occidente tiende a olvidar, las guerras no son más que medios para lograr un objetivo político. Si las FDI decidieran básicamente aplanar Gaza y matar a muchos miles de palestinos a costa de bajas probablemente de cientos, entonces esto sería políticamente suicida para el régimen sionista. Por eso ofrezco esta conclusión muy básica:

Durante la última guerra de Gaza, la disuasión funcionó. Pero solo en el sentido de que los palestinos disuadieron con éxito a los israelíes de lanzar un ataque terrestre contra Gaza.

Hay otro acontecimiento político crucial que también debe tenerse en cuenta: aunque tanto Irán como Hezbolá dieron su apoyo político total a Hamas + Jihad Islámica Palestina, estos últimos no solicitaron ninguna ayuda. En otras palabras, los palestinos no solo derrotaron a los israelíes, sino que lo hicieron absolutamente solos, sin la ayuda de los otros miembros de la Resistencia.

Una vez más, aquellos civiles de la Zona A que creen que Israel está obteniendo grandes victorias en Siria casi a diario no tomarán conciencia de esto, lo cual es normal para el caso. Pero puede estar absolutamente seguro de que al menos la mayoría de los principales comandantes de las FDI conocen la puntuación real y para ellos es otro gran desastre.

También hay un factor político a considerar. Si bien ha habido acciones de coordinación de resistencia por parte de los palestinos en Israel (propiamente dicho, según como lo ha definido la ONU), esta es la primera vez que los palestinos de Gaza, los de los Territorios Ocupados y los de “Israel” realmente lucharon, si bien no hombro con hombro (¡todavía!), luego al menos al mismo tiempo y en una causa común. Esta es una gran victoria política para Hamas + la Jihad Islámica Palestina y un gran problema para Fatah y los sionistas. Ahora veamos el resto del cuadro de mando palestino:

La tarjeta de puntuación palestina:

Empecemos por lo obvio: los palestinos no fueron derrotados. Esta victoria se puede subdividir en lo siguiente:

  • El liderazgo palestino, principalmente, ha sobrevivido físicamente, todavía existe como autoridad local. Muchos palestinos fueron asesinados, pero eso no afectó las capacidades operativas de las fuerzas palestinas (no más de lo que las FDI lograron afectar las capacidades operativas iraníes en Siria).
  • El liderazgo palestino también ha sobrevivido políticamente. La “calle palestina” no lo culpó por comenzar la guerra, ni tampoco por cómo la ejecutó. En cuanto a Fatah, ahora, según todos los informes, está perdido en algún lugar de una tierra política de nadie que, sin duda, se merece con creces por su incompetencia, corrupción y sumisión a Israel y Estados Unidos.
  • Militarmente hablando, los ataques con misiles palestinos no fueron tan efectivos como lo que hubieran sido, digamos, los ataques de Hezbolá (¡no importa el iraní!) pero, oye, hicieron un gran progreso, y todos podemos estar seguros de que los palestinos de Gaza, más tarde o más temprano, estarán a la altura de los hutíes y, más adelante, tal vez incluso a la de Hezbolá.
  • Según muchos informes, Hamas y la Jihad Islámica Palestina han hecho importantes incursiones políticas en la escena política palestina fuera de Gaza. Incluso a pesar de un esfuerzo hasbará verdaderamente inmenso por parte de los israelíes, la opinión pública internacional estaba culpando a Israel por la orgía de violencia.

Es interesante notar aquí que el famoso periodista israelí Gideon Levy ha escrito un artículo para Ha’aretz titulado “La propaganda israelí no está engañando a nadie, excepto a los israelíes”, que además se subtituló “’Hasbará’ es el eufemismo israelí para propaganda, y hay algunas cosas, dijo el difunto embajador Yohanan Meroz, que no son “hasbarables”. Una de ellas es el trato de Israel a los palestinos”. Así es como comenzó el artículo de Levy:

Y la propaganda cubrirá todo. Diremos terrorismo, gritaremos antisemitismo, gritaremos deslegitimación, citaremos el Holocausto; diremos estado judío, gay-friendly, riego por goteo, tomates cherry, ayuda a Nepal, premios Nobel para judíos, mira lo que está pasando en Siria, la única democracia, el ejército más grande. Diremos que los palestinos están haciendo movimientos unilaterales, propondremos negociaciones sobre las “fronteras del bloque de asentamientos”, exigiremos el reconocimiento de un estado judío y nos quejaremos de que “no hay nadie con quien hablar”. Nos lamentaremos porque el mundo entero está en contra nuestra y quiere destruirnos, nada menos.
Levy
Ahora viene la mejor parte: Levy escribió esto el 4 de junio de 2015 y lo actualizó el 10 de abril de 2018, ¡años antes del desastre actual! Desde entonces, las cosas solo han ido al sur para las FDI y los israelíes en general. Solo el retroceso de la guerra en Siria es, para las FDI, un verdadero desastre.

Por supuesto, “Israel” todavía es adorado y servido fielmente por muchas clases dominantes en todo el mundo (esa es una de las funciones del Imperio, hacer cumplir esto), pero ese Israel alabado oficialmente es visto con disgusto y repulsión en la mayor parte del planeta. De ahí el inevitable fracaso del esfuerzo de relaciones públicas verdaderamente galáctico para lavar el cerebro de la gente común haciéndoles creer que Israel es un país cándido, un “lugar sin gente para un pueblo sin país“, etc., etc., etc. Esta “Siolatría”, si lo desea , fue eficaz cuando la OLP estaba haciendo explotar las escuelas primarias judías en Europa occidental, pero hoy ha perdido casi toda su tracción, especialmente entre la gente pensante.

La triste y repugnante realidad sobre la entidad sionista está realmente saliendo a la luz, filtrándose bajo los muros de propaganda del Imperio, y lenta pero inevitablemente resulta en una reacción común de indignación y disgusto absoluto por lo que no es nada más que el último país oficialmente racista en el planeta, el único país con un campo de concentración al aire libre que rodea por todos lados, el único país al que de verdad, abierta y sinceramente, no le importa un comino el derecho internacional o la vida de los no judíos (mientras que llama sagradas a sus propias vidas, ¡por supuesto!). Este es un estado que repite constantemente el mantra sobre la sangre supuestamente “sagrada” de los judíos mientras, al mismo tiempo, comete un genocidio en cámara lenta (pero muy real) del pueblo palestino mientras usa ataques terroristas sin parar contra cualquier país que se atreva a desafiar la orden de la última ,y, con suerte la última, aspirante a “raza superior” en la historia de la humanidad. Esta es también la razón por la que el “crimen de los crímenes” para las personas políticamente correctas y exitosamente lavadas el cerebro es declarar que Israel no tiene derecho a existir. ¡Este es un pensamiento criminal tan importante que quiero concluir cometiéndolo ahora mismo y pidiendo a otros que se unan a mí en este “crimethink”!

Israel no tiene derecho a existir en absoluto, en primer lugar y ante todo porque es una creación artificial de las potencias imperialistas de Europa Occidental. En segundo lugar, es un país que siempre ha cometido atrocidades y violaciones masivas de las leyes y normas internacionales. Al contrario de lo que se quiere hacer creer, Israel se basa en una ideología racista que, a todos los efectos prácticos, es indistinguible de la ideología nazi de Hitler (tanto el nacionalsocialismo como el sionismo tienen las mismas raíces en el tiempo, el espacio y la cultura, y ambos son productos del secularismo y nacionalismo europeos). Por estas razones, Israel y la ideología sionista que lo respalda son un peligro claro y presente para la paz y la estabilidad internacionales (para obtener detalles sobre el sionismo como ideología y su toxicidad, consulte aquí). Además, la única forma posible de que el pueblo palestino recupere su tierra y sus derechos bajo el derecho internacional es que el sionista “régimen que ocupa Jerusalén debe desaparecer de la página del tiempo” (para citar la frase, a menudo mal traducida, del ayatolá Komeini). Por cierto, esta conciencia también presupone una comprensión clara de que la llamada “solución de dos estados” (2SS) es una imposibilidad. Sí, lo sé, la 2SS es actualmente la única considerada bajo el derecho internacional, pero eso no es sorprendente ya que el estado de Israel fue creado no solo con muchas de las trampas de “ser un estado reconocido internacionalmente” sino también con la vergonzosa complicidad del país que ganó la Segunda Guerra Mundial. Hay una cosa que Israel tiene en común con la llamada “República de Kosovo”: serán los primeros en ser liberados tan pronto como el imperio anglosionista finalmente se derrumbe visiblemente (por supuesto, ya se ha derrumbado, de ahí los muchos resultados desastrosos para Estados Unidos e Israel en la escena internacional, pero eso es todavía negado oficialmente en la Zona A y, por supuesto, por la propaganda anglosionista y quienes le prestan atención.

En verdad, solo hay una verdadera “solución” para esta guerra: la llamada “Solución de un Estado”, lo que significa que quienes viven en esta tierra podrán elegir a sus líderes y estilos de vida de acuerdo con el viejo principio “una persona, una voto”. ¡Todas las demás “soluciones” simplemente perpetúan el genocidio actual!

En cuanto a aquellos judíos que todavía quieren un estado de Israel étnicamente puro, pueden crecer y hacerse reales, o pueden elegir colonizar algún otro planeta. Mientras no acosen a formas de vida locales, eso podría funcionar. Pero si lo hacen, todo volverá a suceder, una y otra vez.

Conclusión: “Gaza” y el futuro de la entidad sionista

Quiero terminar aquí con lo que creo que es una mirada al futuro (¡o la falta de él!) de Israel. El sitio web Islamic World News Analysis Group (¡que recomiendo encarecidamente!) publicó recientemente lo que afirma ser un video de un nuevo avión teledirigido de combate iraní, llamado “Gaza”, descrito de la siguiente manera: “El dron Gaza, capaz de transportar 13 bombas y 500 kilogramos de equipamiento, así como hasta 35 horas de vuelo hasta un radio de 2.000 kilómetros, es capaz de llevar a cabo una variedad de operaciones de combate e inteligencia. Según las imágenes publicadas, parece que el dron Gaza utiliza el mecanismo Lanzador de Bombas Rotatorio debajo de su fuselaje, que puede transportar hasta 5 bombas. Este es el primer dron iraní que utiliza este mecanismo. 8 bombas también están instaladas debajo de las alas y en total este dron es capaz de transportar 13 bombas”. Aquí están las imágenes de este nuevo dron. Échale un vistazo e imagina cómo sería la próxima ronda de esta campaña para liberar Palestina. 

El Saker

viernes, 12 de febrero de 2021

LOS PERDONES IMPERDONABLES DE TRUMP - OTRA ACTUACIÓN VERGONZOSA DEL "PRESIDENTE DE ISRAEL"

Por Phillip Giraldi. En The Unz Review. 26 de enero 2021. Traducción de Leonardo Del Grosso para Striptease del Poder

Uno sigue escuchando que el ex presidente Donald Trump será juzgado bien por los libros de historia, porque fue el único jefe de estado estadounidense en la memoria reciente que no inició ninguna nueva guerra. Bueno, la afirmación es en sí misma cuestionable ya que Jimmy Carter, más allá de todas sus fallas, logró evitar entrar en un nuevo conflicto armado, y Trump difícilmente puede ser descrito como un presidente que evitó usar la fuerza, tanto literal como figurativamente.

Trump indultando criminales sionistas

Atacó a Siria en dos ocasiones basándose en inteligencia fabricada, asesinó a un general iraní, se retiró de varios acuerdos de armas y proliferación, y ha estado librando una guerra económica contra Irán, Siria, Venezuela e Irak.

Ha sancionado a personas y organizaciones tanto en China como en Rusia, y ha declarado terroristas a los componentes del gobierno iraní y a los rebeldes yemeníes hutíes. Ha ocupado la región productora de petróleo de Siria para “protegerla de los terroristas” y, en general, ha ejercido la “máxima presión” contra sus “enemigos” en el Medio Oriente.

Entonces no, Donald Trump no es un activista antiguerra. Pero las iniciativas de política exterior más dominantes de Trump han involucrado a Israel, alentando los ataques del estado judío contra objetivos palestinos, iraníes, libaneses y sirios con impunidad, matando a miles de civiles bajo su mando.

Trump le ha dado a Israel todo lo que podía pedir, sin tener en cuenta cuáles podrían ser realmente los intereses de Estados Unidos. Lo único que no hizo por el estado judío fue atacar y destruir Irán, e incluso allí los informes sugieren que trató de hacer precisamente eso en los últimos días de su administración, pero su gabinete lo disuadió.

La complacencia de Trump a Israel comenzó con la retirada del acuerdo de monitoreo nuclear con Irán, seguido por el cierre de las oficinas palestinas en los Estados Unidos, deteniendo las contribuciones estadounidenses para el socorro humanitario palestino, moviendo la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, reconociendo la soberanía israelí sobre los Altos del Golán de Siria, dando luz verde a Israel para hacer lo que quiera en la antigua Cisjordania palestina, y finalmente permitiendo que el ex espía israelí en libertad condicional Jonathan Pollard regrese a “casa” en Israel, donde recibió la bienvenida de un héroe.

Trump, sin duda, fue ayudado en su deslealtad hacia su propio país por el ex abogado de bancarrotas, el embajador en Israel David Friedman, un ardiente sionista y un animador de cuanta atrocidad el primer ministro Benjamin Netanyahu decida cometer.

Si a eso le sumamos un Congreso que le da miles de millones de dólares a Israel anualmente, mientras vocifera que el estado judío tiene el “derecho a defenderse”, y unos medios de comunicación que autocensuran todas las violaciones de derechos humanos y los crímenes de guerra que Netanyahu desata, tienes un fiesta del amor perfecto por Israel expresada diariamente en todo Estados Unidos.

Pero incluso teniendo en cuenta todo eso, Trump, el alcahuete, claramente quería darle un último regalo a Israel, y lo guardó para su último día en el cargo, cuando emitió más de 140 indultos y conmutaciones.

Aunque otros presidentes han emitido indultos controvertidos, ningún otro jefe de estado ha abusado tanto de la autoridad de clemencia para beneficiar no solo a amigos y conocidos, sino también a acusados famosos, incluidos raperos, algunos defendidos por personas como las Kardashian [familia famosa en EEEUU protagonista de un show televisivo donde se muestra la vida del clan caracterizado por la lujuria y la ambición de fama y dinero. Nota del Traductor] y también aquellos promovidos por intereses monetarios.

La mayoría de los indultos fueron para compinches y suplicantes que estaban dispuestos a pagar en efectivo o en especie para ser liberados. Se sugirió que el yerno de Trump, Jared Kushner, estaba involucrado en el proceso de selección y el dinero era a menudo un elemento clave. Algunos podrían describir eso como corrupción.

Aquellos de nosotros en el actual movimiento contra la guerra y contra el estado de vigilancia,  esperábamos que Trump realmente hiciera algo bueno sin costo para él mismo, perdonando a los denunciantes Edward Snowden, John Kiriakou, Reality Winner y Chelsea Manning, así como al periodista Julian Assange. Kiriakou ha informado que cuando solicitó un indulto a través de uno de los ayudantes del abogado de Trump, Rudi Giuliani, le dijeron que tal arreglo costaría 2 millones de dólares.

Dejando a un lado los sobornos para los indultos, a Trump no le habría costado nada perdonar a los denunciantes y sería una reivindicación de quienes se habían puesto en riesgo para atacar las maquinaciones del Estado Profundo, al que Trump había culpado de los ataques coordinados contra él mismo. Esta era su oportunidad relativamente gratuita de vengarse.

Es cierto que se especula que el senador Mitch McConnell puede haber advertido a Trump sobre que no perdone a Julian Assange en particular, amenazando con obtener suficientes votos republicanos para condenarlo en su próximo juicio político si lo hiciera. Sea como fuere, ni un solo denunciante fue indultado, aunque había espacio en el barco para un montón de atroces criminales de cuello blanco.

Al ex médico Salomon Melgen, por ejemplo, le conmutaron la sentencia. Melgen, un amigo cercano del senador seriamente corrupto de Nueva Jersey, Robert Menendez, se metió en problemas en 2009 cuando los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (C.M.S.; Centers for Medicare & Medicaid Services) descubrieron que había facturado en exceso a Medicare por 8,9 millones de dólares por un medicamento llamado Lucentis.

Dos años después, el negocio de Melgen se vio afectado por un gravamen de 11 millones de dólares por parte del I.R.S. (Internal Revenue Service, Servicio de Impuestos Internos, vendría a ser la A.F.I.P. de los EE.UU. Nota del Traductor) y cuatro años después fue acusado y condenado por más de 76 cargos de fraude a la atención médica y hacer declaraciones falsas.

Algunos de los indultados tenían organizaciones judías que iban a batear por ellos. Elliott Broidy, ex presidente de finanzas del Comité Nacional Republicano, tenía no menos de cinco rabinos que lo respaldaban.

El año pasado, Broidy se declaró culpable de actuar como un “agente extranjero no registrado”, como parte de una investigación más amplia sobre el “escándalo 1MDB” de Malasia en el que el primer ministro Najib Razak robó más de 700 millones de dólares de la empresa estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB). Broidy trabajó en nombre de Razak y le ofrecieron 75 millones de dólares si lograba que el Departamento de Justicia de Estados Unidos abandonara su propia investigación sobre el escándalo.

Otro beneficiario de la clemencia que aprovechó sus vínculos judíos fue Philip Esformes, un ex ejecutivo de un asilo de ancianos que ejecutó uno de los mayores fraudes al Medicare en la historia de Estados Unidos. Apenas unos días después de ser liberado después de cumplir cuatro años de su sentencia de 20 años, Esformes celebró la boda de su hija en una lujosa fiesta celebrada en su casa multimillonaria en Florida.

Se benefició de una campaña de cabildeo del Instituto Hasidic Chabad-Lubavitch Aleph, un grupo asesorado por el omnipresente ex abogado de Trump, Alan Dershowitz. Según los informes, el movimiento tiene conexiones con el yerno de Trump, Jared Kushner.

Otra persona indultada por Trump fue Sholam Weiss, un hombre de negocios jasídico de Nueva York que fue sentenciado a más de 800 años de prisión en el año 2.000 por extorsión, fraude electrónico y lavado de dinero relacionado con un enorme esquema de fraude que robó 125 millones de dólares de la Compañía de Seguros National Heritage Life, lo que llevó a su quiebra. Huyó del país, pero posteriormente fue arrestado en Austria y extraditado a Estados Unidos. Según los informes, Weiss había recibido el respaldo de Dershowitz, quien recientemente también estuvo involucrado en el caso de espionaje de Jeffrey Epstein/Ghislaine Maxwell.

Y, por supuesto, también estuvo el factor Israel. Sin ninguna razón plausible y contraria a los intereses estadounidenses reales, Trump otorgó un perdón total a Aviem Sella, un ex-oficial de la Fuerza Aérea israelí de setenta y cinco años, que fue acusado en los Estados Unidos en 1987 por espionaje en relación con el caso del espía Jonathan Pollard.

Sella huyó a Israel días antes de que Pollard fuera arrestado frente a la embajada israelí en Washington D.C. y el gobierno israelí se negara a extraditarlo. Sella, en ese momento haciendo un curso de grado en la Universidad de Nueva York, fue el contacto inicial de Pollard. Había comenzado a trabajar a tiempo parcial para la agencia de inteligencia Mossad a principios de la década de 1980 y recibió algunos de los documentos clasificados de alto secreto proporcionados por Pollard a cambio de dinero y joyas.

Sella había transmitido el contacto de Pollard al agente del Mossad, Rafi Eitan, quien continuó “dirigiendo” a Pollard hasta que fue arrestado. La acusación de Sella fue esencialmente un teatro sin sentido, como es generalmente cierto en casi todos los casos de espías israelíes en los EE. UU., ya que Tel Aviv se negó a extraditarlo a los Estados Unidos y el Departamento de Justicia no intentó arrestarlo cuando viajó fuera de Israel.

El perdón de Trump para Sella como un favor a Netanyahu envía una señal más de que Israel puede espiar a Estados Unidos con impunidad. La solicitud de clemencia a Trump provino del propio gobierno israelí y, según los informes, fue respaldada por Netanyahu, el embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, y Miriam Adelson.

Según la declaración de la Casa Blanca sobre el indulto, “el estado de Israel ha emitido una disculpa tan completa como inequívoca, y ha solicitado el perdón para cerrar este desafortunado capítulo en las relaciones entre Estados Unidos e Israel”.

¿Fue un regalo o simplemente un alcahueteo? Nótese particularmente la inclusión de David Friedman, quien como embajador de Estados Unidos en Israel se supone que debe defender los intereses de Estados Unidos, pero nunca lo hace. Érase una vez que se consideraba un posible conflicto de intereses enviar un embajador judío a Israel.

Ahora parece ser un requisito y aparentemente se supone que el Embajador es un defensor de Israel como parte de su misión. Sin duda, Friedman será reemplazado por una versión demócrata para ofrecer más de lo mismo. Y luego está Miriam Adelson. El bueno de Sheldon apenas tiene frío bajo tierra y su esposa ha asumido la responsabilidad de manipular a los jugadores en Washington en nombre del estado judío.

El dinero habla y por eso el drama en Washington continúa desarrollándose. Trump se las arregla para verse aún peor con su última ronda de indultos y conmutaciones en su último día en el cargo. Nadie que mereciera clemencia la obtuvo y muchos pícaros bien conectados que estaban dispuestos a desembolsar dinero a cambio de misericordia se beneficiaron. “Business as usual” (negocios como siempre. Nota del Traductor) prodigado por el llamado Líder del Mundo Libre.


GOODBYE SHELDON ADELSON - EL SAPO MALIGNO ESTÁ MUERTO

Por Phillip Giraldi. En The Unz Review. 19 de enero de 2021. Traducción de Leonardo Del Grosso para Striptease del Poder.

El magnate de casinos y patriota israelí multimillonario Sheldon Adelson, uno de los hombres más ricos del mundo, murió en Las Vegas el día 11 Enero a los 87 años. Sufría de cáncer y fue enterrado en el cementerio del Monte de los Olivos en Israel. Cuando su cuerpo llegó a Israel, fue recibido por el primer ministro Benjamin Netanyahu y por Jonathan Pollard, el espía más dañino en la historia de Estados Unidos.

el sapo Sheldon Adelson

Los tributos al “héroe” caído fueron prodigados por la clase política tanto en los Estados Unidos como en Israel e incluso se informó que el presidente Donald Trump tenía la intención de izar la bandera estadounidense a media asta sobre edificios federales, para honrar al “gran filántropo humanitario”. Desafortunadamente, la bandera ya estaba a media asta en honor a la muerte del oficial de la Fuerza de Policía del Capitolio Brian Sicknick, quien fue asesinado en el edificio del Capitolio el miércoles pasado.

Trump no mencionó esa intención hasta la muerte de Sicknick, y en sí la bandera a media asta fue aparentemente una ocurrencia tardía en nombre de la Casa Blanca, pero tuvo mucho que decir sobre su buen amigo Adelson, quien ha sido el principal financiador del Partido Republicano durante los últimos cinco años. Como ya no puede usar Twitter, las condolencias del presidente fueron publicadas en el sitio de la Casa Blanca:

“Melania y yo lamentamos el fallecimiento de Sheldon Adelson y enviamos nuestras más sentidas condolencias a su esposa Miriam, sus hijos y nietos. Sheldon vivió el verdadero sueño americano. Su ingenio, genio y creatividad le acreditaron una inmensa riqueza, pero su carácter y generosidad filantrópica su gran nombre. Sheldon también fue un firme partidario de nuestro gran aliado, el Estado de Israel. Abogó incansablemente por la reubicación de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, el reconocimiento de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, y la búsqueda de la paz entre Israel y sus vecinos. Sheldon fue fiel a su familia, su país y todos los que lo conocieron. El mundo ha perdido a un gran hombre. Él será echado de menos”.

En el elogio de Trump falta cualquier mención de lo que Adelson hizo por Estados Unidos, que es su país de nacimiento y donde hizo su fortuna con una actividad que muchos considerarían un vicio. De hecho, Adelson tenía todo que ver con el estado judío, posicionándose como el principal financiador del Partido Republicano bajo Donald Trump.

Y recibiendo a cambio como un quid pro quo la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de Irán (JCPOA), el traslado de la Embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén, el reconocimiento de la anexión israelí de los Altos del Golán sirios, y una concesión virtual de que el estado judío podría hacer lo que quisiera en relación con los palestinos, lo que incluye su expulsión de Palestina. Adelson comentó una vez que Israel no tiene que pretender ser una democracia, sino que debe ser judío, presumiblemente para ayudar a que avance el proceso de genocidio árabe.

El mecanismo de Adelson, iniciado durante el gobierno de George W. Bush, es familiar para conocer cómo opera el Lobby de Israel de manera más general. Consistió en la explotación de la incesante necesidad de dinero de campaña por parte del Partido Republicano, que Adelson proporcionó con condiciones.

Trabajó con los republicanos para descarrilar por completo el proceso de paz ciertamente falso iniciado bajo Bill Clinton, que dependía de una solución de dos estados, y en cambio le dio al estado judío mano libre para implementar su propio unilateral Proyecto del Gran Israel que se extiende desde “el río Jordán al Mediterráneo”. Como parte de esa expansión, Israel ha estado construyendo asentamientos ilegales mientras bombardea y mata a libaneses, sirios e iraníes y asesina a científicos y técnicos en toda la región.

Todas las intervenciones contra los vecinos de Israel se llevaron a cabo a pesar de que el estado judío no estaba técnicamente en guerra con nadie. Mientras tanto, Estados Unidos financió la agresión israelí y observó el espectáculo sin ninguna queja, proporcionando cobertura política según fuera necesario, al tiempo que mantuvo una importante presencia militar en el Medio Oriente para “proteger a Israel”, como Trump admitió recientemente.

En resumen, Sheldon Adelson comprometió hasta 500 millones de dólares de su vasta fortuna para comprar el control de un elemento importante de la política exterior estadounidense y subordinar los intereses estadounidenses a los de Israel.

Además de las donaciones directas a los dos partidos políticos principales, también pagó viajes del Congreso a Israel para “investigación de hechos” y financió una serie de grupos de presión pro-Israel, las llamadas organizaciones benéficas y otros proyectos judíos relacionados. Es indiscutible que ejerció un grado increíble de poder para moldear las acciones de Washington en el Medio Oriente. En su propio homenaje a su difunto esposo, Miriam Adelson, una israelí, describió cómo él “diseñó el curso de las naciones”.

Adelson participó activamente en nombre de Israel hasta la semana anterior a su muerte. Proporcionó el jet ejecutivo de lujo 737 privado de su casino para transportar a Jonathan Pollard “a casa” en Israel. Pollard ha cumplido 30 años de prisión después de ser declarado culpable de espionaje y estaba en libertad condicional, lo que restringió sus viajes. Como otro regalo más para Israel, Donald Trump levantó esa restricción y le permitió volar a Israel, donde recibió la bienvenida de un héroe.

En general, se acepta que Pollard fue el espía más dañino en la historia de Estados Unidos, habiendo robado las claves para acceder a los sistemas de recopilación de información y comunicaciones estadounidenses. Un mes después del arresto de Pollard en 1985, el director de la CIA William Casey declaró: “Los israelíes utilizaron a Pollard para obtener nuestros planes de guerra contra la URSS, todo: las coordenadas, los lugares de los disparos, las secuencias, e Israel vendió esa información a Moscú para obtener más visas de salida para los judíos soviéticos”.

Sheldon Adelson usó su riqueza y conexiones políticas para protegerse de cualquier crítica por su abiertamente expresada preferencia por Israel por sobre la tierra de su nacimiento. Hizo una famosa declaración pública sobre que le hubiera gustado haber usado el uniforme del ejército israelí en lugar del ejército de los EE.UU., donde sirvió brevemente como recluta.

También expresó su deseo de que su hijo sirviera como francotirador del ejército israelí, presumiblemente permitiéndole volarles la cabeza a los palestinos. En 2013, Adelson abogó por poner fin a las negociaciones nucleares con Irán y en su lugar detonar un arma nuclear en “el medio del desierto [iraní]”, seguido de una amenaza de aniquilar la ciudad capital, Teherán, hogar de 8,6 millones de habitantes, para obligar a Irán a entregar su programa nuclear inexistente.

Otros reconocimientos del impacto de Adelson vinieron de funcionarios de la Administración Trump. El secretario de Estado Mike Pompeo comentó cómo sus “esfuerzos para fortalecer la alianza entre Israel y Estados Unidos… el mundo, Israel y Estados Unidos son más seguros gracias a su trabajo”. Sí, claro Mike.

Entonces, el mundo es definitivamente un lugar mejor debido al paso de Sheldon Adelson. ¿O es eso? Su esposa israelí Miriam posee más del 40% de Las Vegas Sands Corp Casinos Inc., cuyo valor se estima en más de 17 mil millones de dólares. Ella ha propuesto que un nuevo capítulo sea incluído en la Biblia judía, el Libro de Trump, y se ha comprometido a continuar con el trabajo de su esposo.

Trump le había otorgado anteriormente el premio más alto que un presidente puede otorgar, la Medalla Presidencial de la Libertad. La libertad, por supuesto, no se aplica a los palestinos. Y si a uno le preocupa que los demócratas no cooperen, ellos también tienen su propio donante principal similar a Adelson. Es un productor de cine israelí llamado Haim Saban, quien, haciéndose eco de una declaración similar de Adelson, dijo que él es un tipo de un solo asunto y ese asunto es Israel.

 

EN BUSCA DE ENEMIGOS - LOS INTERVENCIONISTAS DOMINAN EL EQUIPO DE SEGURIDAD NACIONAL DE BIDEN

Por Phillip Giraldi. En The Unz Review. 12 de enero de 2021. Traducción de Leonardo Del Grosso para Striptease del Poder

Lo que ocurrió en el Capitolio de los Estados Unidos la semana pasada fue seguramente reprensible pero, en mi opinión, el daño real y duradero que se hizo a nuestra forma de gobierno tuvo lugar en un sótano en Wilmington, Delaware, donde el presidente designado Joe Biden estaba preparando algunas de las piezas de su equipo de política exterior y seguridad nacional.

Nuland repartiendo galletas durante el golpe en Ucrania

Las esperanzas de que los demócratas acomodarían a su ala progresista hasta cierto punto, retrocediendo de las políticas agresivas de “América primero” perseguidas por Donald Trump y Mike Pompeo, se extinguieron con el encumbramiento de Wendy Sherman y Victoria Nuland a los puestos superiores número dos y tres en el Departamento de Estado, para respaldar al Secretario de Estado designado, Tony Blinken.

Nuland es quizás el nombramiento sorpresa, ya que fue famosa por ser el monstruo del cambio de régimen de la administración Obama cuando se desempeñó como subsecretaria de Estado. Ella fue la principal impulsora de la política descaradamente intervencionista en Ucrania, con ella y el senador John McCain paseando por la plaza Maidan de Kiev repartiendo galletas a los alborotadores.

Miles de personas murieron cuando la agitación política por una elección impugnada se convirtió en un golpe de estado cien por ciento completo, con fusileros misteriosos disparando a las turbas para energizarlas. El cambio de régimen fue financiado por 5 mil millones de dólares cortesía del contribuyente estadounidense, y también irritó a Rusia, que comparte una extensa frontera y vínculos económicos con Ucrania.

Por cierto, el golpe tenía la intención de reemplazar a un jefe de estado amigo de Rusia por alguien que no tuviera esas inclinaciones. Asombrosamente, el Kremlin pudo darse cuenta de eso y respondió reanudando la posesión de Crimea, que estaba en gran parte poblada por rusos.

Nuland se hizo más conocida después del hecho de que fue lo suficientemente tonta como para hablar por un teléfono celular sin cifrar en una discusión sobre a quién instalaría Estados Unidos para gobernar la Ucrania posterior al golpe.

Cuando su interlocutor objetó que la Unión Europea podría querer tener algo que decir, tal vez como mediador, sobre cómo se desarrollaría la política ucraniana, ella respondió “que se joda la U.E.”, lo que podría considerarse como el estilo neoconservador de Diplomacia 101 [101 es un número que en el argot supersticioso, básicamente significa la determinación individual (número 1) potenciada y multiplicada por la energía universal (número 0). Nota del Traductor].

Victoria Nuland ha estado activa en la puerta giratoria del gobierno al sector privado desde que Obama dejó la Casa Blanca, dando entrevistas y escribiendo artículos de opinión críticos con el Departamento de Estado de Trump y las políticas que se promueven. Ha sido directora ejecutiva del neocon Center for a New American Security, ocupó una sinecura de puerta giratoria en Boston Consulting Group, y otra en Albright Stonebridge Group.

Aparentemente, su historial de estar gravemente equivocada en política exterior solo ha servido para mejorar su currículum para el establecimiento de la política exterior extremista de Washington. Su regreso al poder también podría deberse al perfil de su esposo Robert, quien fue uno de los primeros neoconservadores en subirse al carro de la fanfarria NeverTrump en 2016 cuando respaldó a Hillary Clinton para la presidencia y habló en favor de ella en una recaudación de fondos en Washington, quejándose sobre la tendencia “aislacionista” en el Partido Republicano ejemplificada por Trump.

Wendy Sherman es menos conocida. Ha sido nominada para convertirse en subsecretaria de Estado. Actualmente es Consejera Principal también en Albright Stonebridge Group y Miembro Principal en el Centro Belfer de Ciencias y Asuntos Internacionales de la Escuela Kennedy de Harvard. Se la considera una protegida de los Clinton y, en particular, de la ex-secretaria de Estado Madeleine Albright, la del alardeo sobre que “valió la pena” los 500.000 niños iraquíes muertos.

Sherman conoce a Biden por haber trabajado anteriormente en la Administración Obama como Subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, la cuarta funcionaria de rango en el Departamente de Estado, desde septiembre de 2011 hasta octubre de 2015. Durante la Administración Clinton se desempeñó como Consejera del Departamento de Asuntos Políticos del Departamento de Estado de los Estados Unidos y Asesora Especial del Presidente y Secretario de Estado y Coordinadora de Políticas respecto de Corea del Norte.

Bajo Obama fue la principal negociadora del programa nuclear iraní. Fue considerada una funcionaria de línea dura, diciendo “sabemos que el engaño es parte del ADN” de los iraníes y fue característicamente cuidadosa de informar a los israelíes sobre todo lo que estaba haciendo. Sin embargo, la Casa Blanca tenía la intención de llegar a un acuerdo, que se firmó en 2015 como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), un pacto que desde entonces ha sido rechazado por Donald Trump y que Biden puede o no tratar de resucitar.

Y luego está Tony Blinken, quien aparentemente será el jefe tanto de Sherman como de Nuland. Blinken es, en algunos aspectos, el líder de Israel en Washington. Fue un firme partidario de invadir Irak e incluso recomendó dividir a la nación derrotada en tres partes. Fue un partidario de la destrucción de Libia y un artífice de la política anti-Siria seguida por Obama.

En una entrevista en el Times of Israel Blinken confirmó la posición de Biden respecto del tema de la posible reducción de la ayuda a Israel si el estado judío hiciera cosas que dañen los intereses de Estados Unidos. Blinken “…reiteró la posición de Biden de que no condicionaría la ayuda a Israel. Él (Biden) se opone resueltamente a ello. No vincularía la asistencia militar a Israel a ninguna decisión política que tome, punto final”.

Dennis Ross, a menudo descrito como el abogado de Israel, lo alaba por tener “…un apego emocional instintivo a Israel”, refiriéndose a las frecuentemente citadas raíces judías y de refugiado de Blinken. Fue una admisión interesante e inequívoca de Blinken, la de que tanto él como Joe Biden anteponían los intereses israelíes a los de Estados Unidos.

El punto de vista personal de Blinken de apoyo irrestricto para Israel supuestamente se deriva de que su padrastro ha afirmado que es un sobreviviente del llamado holocausto, una historia que invocó varias veces durante su discurso de aceptación el 24 de noviembre. La entrevista del Times concluyó con Blinken afirmando que “una de las cosas que realmente ha moldeado el apoyo del vicepresidente a Israel y su seguridad durante toda su carrera es la lección del Holocausto. Él cree firmemente que una patria judía segura en Israel es la mejor garantía para asegurar que nunca más el pueblo judío sea amenazado con la destrucción”.

El infatigable “Israel-firster”, Tony Blinken, también ha servido como un “conducto” de aquellos en el gobierno para grupos de defensa de Israel como el Comité de Asuntos Públicos israelí-estadounidense (AIPAC). Y ahora que tenemos a Tony Blinken como Secretario de Estado Designado, la puerta pronto estará aún más abierta para el Lobby de Israel de lo que estaba bajo Trump. Y Nuland y Sherman, que también son judíos y sionistas ardientes, estarán de paseo.

Y fuera del Departamento de Estado, tenemos a Avril Haines como Directora de Inteligencia Nacional (D.N.I.) [La D.N.I. conduce a la “comunidad de inteligencia” de los EE.UU., y está compuesta por la federación de 16 agencias de inteligencia estatales de distintas características. Nota del Traductor]. Haines es una ex oficial de la CIA y del Consejo de Seguridad Nacional (N.S.C.) que participó directamente en la supresión de gran parte del informe clasificado sobre el programa de tortura llevado a cabo por la Agencia desde prisiones secretas.

Ella jugó un papel decisivo en asegurarse de que ningún oficial de la C.I.A. fuera castigado por sus crímenes de guerra y trabajó con el asesor de inteligencia de Obama, John Brennan, para habilitar el infame programa de drones. Cuando Haines era la principal abogada del N.S.C., Brennan era el guardián de la llamada “lista de asesinatos” de ciudadanos estadounidenses en el extranjero que él y Obama revisarían todos los martes por la mañana.

Fue Haines quien proporcionó las autorizaciones legales para lanzar ataques con misiles desde drones y nunca se ha hecho responsable de ninguna de sus decisiones. No hay duda de que ella persistirá en sus opiniones de línea dura como Directora de Inteligencia Nacional. Al igual que Blinken, Nuland y Sherman, también es judía y debe presumirse que sus credenciales a favor de Israel son sólidas.

Y luego está el propio jefe, Joe Biden. Se describe a sí mismo como sionista que también está muy de acuerdo con expresar el odio a Rusia. En una entrevista publicada en el New Yorker en julio de 2014, se le cita describiendo una reunión de 2011 en Moscú con el entonces primer ministro Vladímir Putin.

Biden afirmó que “tenía un traductor y cuando (Putin) me mostró su oficina dije: ‘Es asombroso lo que hará el capitalismo, ¿no es así? ¡Una oficina magnífica! Y él se rió. Cuando me dí vuelta, estaba tan cerca de él que le dije: Sr. Primer Ministro, te estoy mirando a los ojos y no creo que tengas alma”. Cuando se le preguntó si la historia era cierta, Biden lo confirmó, “absoluta y positivamente… Y me miró, sonrió y dijo: ‘Nos entendemos’”.

La historia es, como tantas otras en el Cancionero de Biden, una aparente fabricación, según otros que estaban en el mismo viaje. La reunión nunca tuvo lugar. ¿Biden realmente cree que es verdad? Más importante aún, ¿se involucra con frecuencia con líderes extranjeros insultándolos primero, antes de mirarlos a los ojos y discernir si tienen alma o no?

La visión de la Administración Trump respecto tanto de Rusia como de China es antagónica sin reservas, una postura que probablemente continuará e incluso empeorará con los demócratas en el poder.

Las dos naciones son consideradas actualmente por los legisladores en Washington como “enemigos” reales y la estrategia de defensa nacional de Estados Unidos incluye la intención beligerante del gobierno de “restaurar la ventaja competitiva de Estados Unidos bloqueando a los rivales mundiales Rusia y China para que no desafíen a Estados Unidos y a nuestros aliados”. Y el 25 de octubre de 2020, Biden lo hizo público y declaró que “la mayor amenaza para Estados Unidos en este momento en términos de romper la seguridad y nuestras alianzas es Rusia”.-

 

lunes, 25 de enero de 2021

¡LA TURBA NO GANÓ!

por The Saker, en The Vineyard of The Saker. Traducción de Comunidad Saker Latinoamérica


(este análisis fue escrito para The Unz Review)


¡La turba no ganó! Así celebró la supuestamente conservadora FoxNews la supuesta derrota de una supuesta turba. Ve por ti mismo:


FoxNews finalmente mostró su verdadera cara durante el robo de las elecciones cuando declaró que Trump había perdido las elecciones mucho antes de que se materializara cualquier evidencia en apoyo de esta tesis. Ahora está muy claro que, con algunas excepciones (en particular Tucker Carlson), FoxNews está muy en la misma línea que CNN y el resto de ellos. Entonces, ¿qué acaba de pasar y qué está pasando ahora?

A los estadounidenses se les ha lavado el cerebro para que llamen “socialistas” o incluso “marxistas” a las cosas que no les gustan o que no comprenden. La triste realidad es que la mayoría de los estadounidenses creen sinceramente que Alexandria Ocasio-Cortez o Bernie Sanders son “socialistas”, y cuando ven películas modernas ridículamente llenas de “minorías” y fanáticos de la fluidez de género, este es un caso de “marxismo cultural” (¡un término totalmente sin sentido, por cierto!). Todo esto es una absoluta tontería, ni el marxismo ni el socialismo tienen nada que ver con BLM, Antifa, Nancy Pelosi o Chuck Schumer (de hecho, ¡el marxismo le da mucha importancia a la ley y el orden reales!). No puedo tomarme el tiempo y el espacio aquí para discutir el marxismo, pero creo que hay una herramienta analítica que podemos tomar prestada del pensamiento marxista para tratar de dar sentido a lo que acaba de suceder en los Estados Unidos. Comencemos por hacer una pregunta simple:

Si “la turba” no ganó, ¿quién ganó?


Ciertamente no el concepto abstracto de “ley y orden”. Por un lado, ahora está muy claro que algunos policías dejaron deliberadamente que un subconjunto (bastante pequeño) de manifestantes no solo cruzara las líneas policiales, sino incluso ingresara dentro del propio edificio del Capitolio. Eso no es exactamente ley y orden, ¿verdad? Además, ahora también está claro que Ashli ​​Babbitt recibió un disparo muy deliberado de un policía (aparentemente negro) que luego las autoridades ocultaron rápidamente de la vista. Tampoco exactamente la ley y el orden.

El concepto abstracto de “democracia” tampoco ganó nada ese día. Se registró a muchos manifestantes diciendo que el edificio del Capitolio pertenecía al pueblo, no a las personas que trabajaban en él en nombre del pueblo. Ellos están en lo correcto. Pero incluso si aceptamos la noción de que quienes entraron al edificio estaban invadiendo, la represión masiva contra la libertad de expresión que siguió inmediatamente a los eventos en el Capitolio es una clara señal de que la “democracia” no ganó ese día. Más sobre eso más tarde.

Entonces, ¿quién ganó?

Bueno, mire quién está celebrando y quién ahora exige que se tomen medidas punitivas e incluso represivas contra los partidarios de Trump:

  • Los demócratas
  • El legado unido de la siomedia corporativa
  • Las agencias de sopa de letras y sus principales funcionarios
  • La mayoría de los líderes republicanos
  • El lobby de la guerra (incluidos muchos ex guerreros de la Guerra Fría)
  • Grandes cantidades de dinero (corporaciones de la industria militar -MIC-, petróleo, farmacéutica, cárceles y prisiones, etc.)
  • El lobby de Israel (especialmente la Liga Anti Difamación -ADL- ver aquí y aquí)
  • El lobby que odia a Rusia
  • Antifa/BLM/etc.
  • Los muchos fenómenos de la naturaleza que lideran varias “minorías”
  • Megacorporaciones de Big Tech a la Google y Amazon


La lista es más larga, por supuesto, e incluye prácticamente a todas las personas afectadas por el ahora famoso Síndrome de Trastorno de Trump (TDS).

Nuestra lista parece un cóctel de actores muy diferentes, pero ¿es ese realmente el caso?

Sostengo que si miramos de cerca esta lista de posibles “ganadores”, podemos ver rápidamente que estamos tratando con una única categoría social/grupo cuya “diversidad” es sólo aparente. Esto es lo que todos estos grupos tienen en común:

  1. Ellos son numéricamente pequeños, definitivamente una minoría.
  2. Ellos son muy ricos.
  3. Ellos están muy cerca de los verdaderos centros de poder.
  4. Ellos comparten la misma ideología narcisista (neocon) de auto-adoración.
  5. Ellos están impulsados ​​por la misma ideología de venganza basada en el odio.
  6. A ellos no les importa la gente de EE.UU.
  7. Ellos quieren desmantelar el orden constitucional de Estados Unidos.


Sobre la base de estas características comunes, creo que podemos hablar de una clase social unida por una ideología común.

Ahora, por supuesto, en la oligarquía plutocrática (que Estados Unidos en realidad es), la noción de “clase” ha sido declarada herética y ha sido reemplazada por políticas de identidad -la mejor manera para que una clase dominante a) se esconda detrás una falsa ilusión de pluralismo y b) dividir al pueblo y gobernarlo.

Ya he escrito sobre lo que considero una versión estadounidense de la Nomenklatura soviética, una clase dominante especial que era oficial en el sistema soviético (comparativamente mucho más honesto), pero que siempre está oculta a la vista por parte de los gobernantes de los Estados Unidos.

La palabra real que usamos no es tan importante: nomenklatura, clase, casta, establecimiento, poderes fácticos, estado profundo, etc. -todos ellos se aproximan a la realidad de una pequeña banda de autodeclaradas “élites” (a diferencia de los “deplorables”) gobernando con total impunidad y sin frenos y contrapesos que mitiguen su dictadura de facto. Algunas personas bien intencionadas comenzaron a hablar sobre el “1%”, lo cual no está mal, incluso si la cifra real es incluso menor que solo el uno por ciento. Otros usaron “Wall Street” (como en el movimiento “ocupar WS”), de nuevo, no es un mal intento de describir el problema. Cualesquiera que sean los términos que elija, lo cierto es que esta entidad tiene lo que Marx llamaría una “conciencia de clase” que produce una única “ideología de clase” caracterizada por un sentido extremadamente fuerte de “nosotros contra ellos“.

Por cierto, aunque no estoy de acuerdo con la noción de que la Nomenklatura de Estados Unidos sea ​​marxista o socialista de alguna manera, estoy muy de acuerdo en que estas “élites” están mostrando un celo ideológico muy similar al que típicamente exhiben los trotskistas o los nazis, especialmente cuando se enfrentan a los “deplorables” o, como dice FoxNews, la “turba” (la palabra polaca “bydło” -ganado- traduce con mucha precisión este desprecio por las masas).

De hecho, nos ven a todos como su “enemigo de clase”. Y son bastante certeros, por cierto.

Su ideología es mesiánica, racista, violenta y llena de odio, mientras que los miembros de esta Nomenklatura estadounidense se ven a sí mismos como la flor y nata, el “pueblo elegido”, cuyo “destino” es gobernar sobre la “turba” “oscura y primitiva”.

Este desprecio por la “turba” es algo que los autodenominados “liberales” siempre tratan de ocultar, pero que siempre sale a la luz, ya sea en Rusia de 1917 o en Estados Unidos de 2021. Por cierto, hay una lógica extraña en esto. Dice algo como esto: “somos claramente superiores a la plebe, pero estos plebeyos parecen rechazar esa noción, estos plebeyos son, por tanto, una ‘turba oscura’ que necesita absolutamente ser estrictamente gobernada por nosotros”. El supuesto subyacente es que los plebeyos son peligrosos, siempre pueden amotinarse y “amenazarnos”. De ahí la necesidad de un estado policial. QED (Quod Erat Demonstrandum. Nota del Traductor).


Todos recordamos cómo la pandilla de Clinton estaba súper segura de que Hillary derrotaría fácilmente a Trump. Y solo para asegurarse de que los “plebeyos” estadounidenses no hagan nada estúpido, el legado siomedia corporativo de los Estados Unidos se involucró en probablemente la operación de propaganda más histérica de ataque a los candidatos en la historia, solo para descubrir que los “deplorables” no votaron como a ellos se les dijo que votaran, sino por “Trump, el nuevo Hitler”.

¡Qué afrenta verdaderamente imperdonable de estos siervos contra los amos que Dios, o Destino Manifiesto, puso por encima de ellos!

Y al igual que sus colegas pseudoliberales del pasado, los liberales estadounidenses decidieron que este voto fue una bofetada en la cara lo cual, por supuesto, es bastante correcto (todavía creo que la mayoría de los votos por Trump no fueron votos por Trump, sino votos contra Hillary; fue, por así decirlo, un gigantesco “¡vete a la mierda!” de los siervos rebeldes contra sus amos). Y la conciencia de clase le dijo a la Nomenklatura de EE.UU. que se trataba de un pogromo contra los amos, una “Jacquerie” estadounidense, si tú quieres. Esta “revuelta de los siervos” tuvo que ser sofocada, inmediatamente, y así fue: Trump cedió ante los neoconservadores en menos de un mes (cuando traicionó al general Flynn) y desde entonces la Nomenklatura de Estados Unidos ha estado usando a Trump como un presidente desechable quién haría todas las locas tonterías imaginables para complacer a Israel, y quién luego sería desechado. ¡Y sin embargo, ahora está bastante claro que los “deplorables” estadounidenses votaron nuevamente por el candidato “equivocado”! De ahí la necesidad de un “robo de elecciones” (muy mal disimulado) seguido de una “prueba de lealtad” (es mejor ponerse del lado de nosotros, o si no…) que finalmente resultó en la situación que tenemos hoy.

¿Cuál es esa situación exactamente?

En pocas palabras, esta vez la Nomenklatura de los Estados Unidos realmente ha alcanzado el poder total. No solo controlan las tres ramas oficiales del gobierno, ahora también controlan completamente la cuarta, el “espacio de los medios”, cortesía de los gigantes tecnológicos de EE.UU. que ahora están silenciando abiertamente a cualquiera que no esté de acuerdo con la Sola y Única Verdad Oficial Representada por Los Medios de Propaganda. Esta es la primera vez en la historia reciente de Estados Unidos que una pequeña camarilla de “conocedores profundos” ha logrado un control tan total de todos los instrumentos reales del poder. La mala noticia es que saben que son una pequeña minoría y se dan cuenta de que necesitan actuar rápido para asegurar su control del poder. Pero para eso necesitaban un pretexto.

No es de sorprender que después de llevar a cabo con éxito la operación de bandera falsa del 11 de septiembre, la Nomenklatura de los Estados Unidos no tuvo ningún problema en realizar con éxito la bandera falsa del “Capitolio”.

Piénselo: la protesta legalmente organizada y programada de los partidarios de Trump se anunció al menos una semana antes de que tuviera lugar. ¿Qué tan difícil fue para los encargados de la seguridad asegurarse de que los manifestantes se quedaran en un lugar específico? Como mínimo, los responsables de la seguridad podrían haber hecho lo que finalmente hizo Lukashenko en Minsk: colocar fuerzas militares y policiales alrededor de todos los edificios y monumentos simbólicos importantes y decir “eres bienvenido a protestar, pero ni siquiera pienses en intentar apoderarte de cualquier propiedad del gobierno” (ese enfoque funcionó mucho mejor que golpear a los manifestantes, lo que Lukashenko había intentado inicialmente). Sin embargo, lo que vimos fue exactamente lo contrario: en DC los policías invitaron a los manifestantes a cruzar las líneas policiales. No solo eso, sino que incluso los manifestantes que entraron al Capitolio, aparentemente, no fueron lo suficientemente violentos, así que tenía que ser uno de los policías el que disparara a una mujer desarmada y claramente no peligrosa, proporcionando así la “víctima sacrificial” necesaria para justificar la histeria sobre la “violencia” y el “estado de derecho”.

Y lo peor es que funcionó, incluso Trump terminó condenando la “violencia” y denunciando a quienes, según Trump, no representaban al pueblo.

La dura verdad es mucho más simple: ¡los manifestantes de “basta de robo” no cometieron ninguna violencia real! Sí, rompieron algunos muebles, tuvieron algunas peleas con la policía (que inicialmente invitaban a la gente a entrar, solo para luego volverse violentamente contra ellos con porras, spray de pimienta y granadas de flash y aturdimiento). Algunos informes dicen que un policía fue alcanzado por un extintor. Si es cierto, ese sería un caso de asalto con un arma mortal (según la ley de los EE.UU., cualquier objeto que pueda usarse para matar puede considerarse un arma mortal cuando se usa para ese propósito). Pero teniendo en cuenta la histeria incesante sobre las armas, la NRA (Asociación Nacional del Rifle. Nota del Traductor) y las “milicias armadas”, claramente no se trataba de un asesinato planeado. Finalmente, algunas personas murieron, aparentemente por causas naturales, posiblemente agravadas por las personas que se pisoteaban unas a otras. En otras palabras, los partidarios de Trump no mataron a nadie deliberadamente, como mucho se les puede acusar de crear las circunstancias que resultaron en homicidio. Eso no fue un asesinato. Ni siquiera cerca. ¿Quieres ver cómo es un asesinato planeado? Solo mira las imágenes del asesinato de Ashli ​​Babbitt por algún tipo de funcionario armado. Ese es un asesinato real y fue cometido por un funcionario armado. Entonces, ¿qué lado es más culpable de violar las leyes y regulaciones?

Además, ningún valor moral puede respetarse a menos que se aplique universal e igualmente. Lo cual, considerando que el estado profundo de EE.UU. se ha involucrado en un año completo de violencia masiva desenfrenada contra cientos de ciudadanos estadounidenses inocentes, hace que sea increíblemente hipócrita que los liberales de EE.UU. denuncien a “la turba” ahora. Francamente, a mi modo de ver, todos los liberales estadounidenses deberían ahora “arrodillarse” ante los manifestantes pro-Trump y declarar que este fue un evento “mayormente pacífico” que, objetivamente hablando, lo fue.

No sucederá. Lo sé.

Lo que sucederá a continuación será una brutal represión de la libertad de expresión en todas sus formas. De hecho, y solo para usar una noción marxista, lo que sigue es la lucha de clases.

Todos hemos visto a Pelosi y al resto de ellos exigiendo que Trump sea destituido por Pence y el gabinete (25 Enmienda), o desatarán otro juicio político. Primero, si es acusado, Trump no podrá postularse en 2024 (lo que los liberales se dan cuenta plenamente que es un gran riesgo para ellos). Pero aún más importante, es humillarlo, hacerle pagar, demostrarle de una vez por todas “¡quién es el jefe!” Estas personas prosperan con la venganza y la victoria nunca es suficiente para apaciguarlos, simplemente odian a cualquiera que se atreva a oponerse a ellos y quieren hacer un ejemplo de todos y cada uno de los siervos que se atreven a desobedecerlos. Por eso siempre envían “mensajes”, por muy incipientes que sean: quieren intimidar a todos los deplorables del planeta para que se sometan totalmente.

Pero no se detendrán solo con Trump. ¡Oh no! También perseguirán a todos aquellos siervos que se atrevieron a desafiar esta Nomenklatura y que se opusieron al repudio total de la Constitución de los Estados Unidos. Por ejemplo, en un movimiento verdaderamente orwelliano, el Colegio de Abogados de Nueva York ahora quiere inhabilitar a Giuliani por actuar como abogado de Trump (no es una broma, marque aquí). Lo cual, considerando que Trump ya perdió a varios abogados por tales tácticas, no debería sorprender a nadie: aparentemente, en el “nuevo 2021 Funeral-USA”, algunos tienen más derecho a representación legal que otros.

Por cierto, no espere que la ACLU proteste: la igualdad de protección ante la ley no es un tema de interés para ellos.

Aquí hay algunas capturas de pantalla de su sitio web, así que compruébelo usted mismo.


Claramente, la prioridad para la gente de la ACLU es destruir a Trump y a cualquiera que se atreva a tomar su defensa.

Por un lado, esto es verdaderamente un desastre absoluto, porque cuando la Nomenklatura, gobernante de Estados Unidos, accede a abandonar cualquier pretensión pasada de objetividad, o incluso de decencia, las cosas definitivamente se pondrán feas. Por otro lado, sin embargo, esta inmensa “salida” de la Nomenklatura estadounidense es, por supuesto, insostenible (basta con mirar la historia, cada vez que esta gente pensaba que habían aplastado a la “plebe”, esta última terminaba levantándose y señalándole la puerta a sus supuestos “amos”; esto también sucederá aquí).

Por último, pero no menos importante, tengamos en mente otra cosa crucial: incluso si odias absolutamente a Trump, deberías darte cuenta de que no es solo “el voto” lo que fue robado, sino todo el orden constitucional de Estados Unidos. Si bien a menudo nos enfocamos en la SCOTUS (la Corte Suprema. Nota del Traductor), no debemos dejar de recordar los muchos tribunales inferiores que mostraron una ausencia total de coraje o dignidad y que cedieron a las histéricas demandas de la Nomenklatura de Estados Unidos. Es imposible tener un país bajo el estado de derecho cuando los tribunales eluden su obligación de respetar dicho estado de derecho y, en cambio, anteponen la conveniencia política a la letra y el espíritu de la ley.

Además, cuando conceptos como “legal” e “ilegal” pierden cualquier significado objetivo, ¿cómo puede *cualquier* acción ser considerada ilegal o punible?

Aquí está, solo como ejemplo, el juramento del cargo tomado por todos los jueces de la Corte Suprema: (énfasis agregado)

“Yo, [NOMBRE], juro (o afirmo) solemnemente que administraré justicia sin consideración a las personas, y que concederé los mismos derechos a los pobres y a los ricos , y que cumpliré y llevaré a cabo fiel e imparcialmente todas las obligaciones que me corresponden como [TÍTULO] según la Constitución y las leyes de los Estados Unidos. Entonces ayúdame Dios”.

Y esto es lo que jura cada miembro de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos: (énfasis agregado)

“Yo, (indique el nombre del alistado), juro (o afirmo) solemnemente que apoyaré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, nacionales y extranjeros; que mantendré verdadera fe y lealtad a los mismos; y que obedeceré las órdenes del Presidente de los Estados Unidos y las órdenes de los oficiales que me asignen, de acuerdo con los reglamentos y el Código Uniforme de Justicia Militar. (Entonces ayúdame Dios)”.

No hace falta ser un genio para darse cuenta de que SCOTUS está ahora en manos de una pequeña camarilla de personas que claramente son “enemigos internos” de la Constitución de los Estados Unidos.

Finalmente, esto es lo que dice el Preámbulo de la Declaración de Independencia: (énfasis agregado)

“Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que están dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, que entre estos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad. Que para asegurar estos derechos, los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus poderes justos del consentimiento de los gobernados, que siempre que cualquier forma de gobierno se vuelva destructiva de estos fines, es derecho del pueblo alterarla o abolirla, y para instituir un nuevo Gobierno, asentando sus fundamentos en tales principios y organizando sus poderes de tal forma que les parezca más probable que haga efectivas su Seguridad y Felicidad. La prudencia, de hecho, dictará que los gobiernos establecidos desde hace mucho tiempo no deben cambiarse por causas leves y pasajeras; y en consecuencia toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males son soportables, que a enderezarse aboliendo las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo Objeto, muestra un plan para reducirla al Despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, deshacerse de tal Gobierno y proporcionar nuevos Custodios para su seguridad futura…”.

No creo que haya necesidad de seguir golpeando a este caballo muerto y simplemente lo resumiré así:

El régimen que pronto reemplazará a la Administración Trump es un gobierno de ocupación ilegal, con fuertes lazos con intereses extranjeros (¡y no me refiero a China o Rusia aquí!), a los que todos los que sirvieron en el ejército de los EE.UU. han jurado oponerse; este es precisamente el tipo de régimen de ocupación que los Padres Fundadores previeron en su Declaración de Independencia. Además, el estado de derecho se ha derrumbado claramente, al menos a nivel federal, esto debería dar a los estados más libertad de movimiento para resistir los decretos de este nuevo régimen (al menos aquellos estados que todavía estén dispuestos y sean capaces de resistir, yo pienso en Texas y Florida aquí). Los líderes de esta Nomenklatura estadounidense comprenden esto, al menos en cierto nivel, y no debemos esperar de ellos ninguna decencia; tampoco debemos esperar misericordia. La venganza es lo que alimenta a esta ideología y gente llena de odio que detesta y teme al resto de la humanidad porque nadie está dispuesto a adorarlos como a nuestros “señores y amos”. Pero este es también el principio de su fin.

Conclusión: ¡ahora todos somos palestinos!


Es cierto que ninguna “turba” ganó en el Capitolio, a menos que nos refiramos al Congreso (deshonrado, odiado e inútil) como “la turba”. Y, por supuesto, tampoco “el pueblo” ni los manifestantes. El único ganador real en toda esta operación fue el estado profundo de EE.UU. y la Nomenklatura de EE.UU. pero no ganaron ninguna guerra, solo la batalla inicial de una guerra que será mucho más larga de lo que imaginan en su ignorancia.

Lo he dicho muchas veces, Trump realmente destruyó a Estados Unidos externamente, en términos de política mundial. Los demócratas han hecho lo mismo, solo que internamente. Por ejemplo, Trump es quien más arrogantemente ignoró el estado de derecho en los asuntos internacionales, pero fueron los demócratas quienes destruyeron el estado de derecho dentro de Estados Unidos. Fue Trump quien, con sus payasadas y amenazas narcisistas urbi et orbi, destruyó cualquier credibilidad que le quedaba a Estados Unidos como país (o incluso al Imperio anglosionista en su conjunto), pero fueron los demócratas quienes realmente decidieron sabotear el propio sistema político que les permitió tomar el poder en primer lugar.

Lo que sigue es el gobierno ilegal de un régimen ilegítimo que llegó al poder por la violencia (BLM, Antifa, bandera falsa del Capitolio). Esta será una gerontocracia al estilo soviético con testaferros seniles que pretenden estar en el poder (piense en Biden vs. Chernenko aquí). Mirando los viejos nombres de la era Obama que circulan ahora para futuros puestos en el Gabinete, podemos apostar a dos cosas: los nuevos gobernantes serán tan malvados como extremadamente incompetentes, principalmente debido a su crasa falta de educación (¡incluso parece que Nuland y Psaki están de vuelta!). El gobierno de Biden será similar al gobierno de Kerensky en la Rusia “democrática”: caos, violencia, montones de discursos y un caos social y económico total. La siguiente pregunta crucial, e incluso aterradora, ahora es: ¿qué reemplazará a esta versión estadounidense de un régimen de Kerensky?

Es demasiado pronto para responder a esta pregunta, pero al menos deberíamos empezar a pensar en ello, no sea que nos pillen completamente desprevenidos.

Pero hasta entonces, el “terrorismo doméstico”, una vez más, se convertirá en el hombre de la bolsa que se nos dirá que temamos. Y, como saben todos los niños y niñas buenos, la mejor manera de lidiar con una amenaza de “terrorismo doméstico” tan horrible es desmantelar la Primera y Segunda Enmienda de la Constitución. Tener corruptos tribunales canguro en todos los niveles, desde el nivel de reclamos menores hasta el Tribunal Supremo, será de gran ayuda en este esfuerzo. Por supuesto, habrá resistencia de los deplorables que aún aman a su país y su Constitución.

Pero no importa cuánto tiempo tome (podrían ser décadas) y cuán violenta se vuelva esta confrontación (¡y lo será, aunque solo sea porque el régimen necesita vitalmente más banderas falsas para sobrevivir!), lo que sucederá con este régimen de ocupación es lo que le sucedió a todos a lo largo de la historia (¿será esa la razón por la que ya no se enseña historia?).

Como escribió el poeta y bardo ruso, Vladimir Vissotski, “es imposible pisotear las almas con botas” (сапогами не вытоптать душу). Ahora todos somos palestinos. ¡Y nosotros, como ellos, ganaremos!


The Saker