sábado, 17 de noviembre de 2018

NO NOS VAMOS A IR

por CORREPI, en sitio web de la CORREPI


Comunicado de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional

Denunciamos las operaciones del gobierno para instalar el terror y decimos:
No nos vamos a ir



Bullrich y Macri pretenden asustar con sus montajes

En una nueva vuelta de tuerca al escenario que hace más de un año venimos definiendo como “estado de excepción”, el gobierno de Cambiemos intenta instalar un clima de terror para frenar las luchas y las protestas crecientes.
A pocos días de la cumbre del G20 en la ciudad de Buenos Aires, y mientras se multiplican en todo el país luchas y protestas contra el plan de ajuste de Macri y el FMI, ya consagrado con la aprobación del Presupuesto 2019 en el Congreso, se profundiza la lógica bélica con la que intervienen las fuerzas de seguridad, a las que cada día pertrechan mejor para atacar al pueblo trabajador.
Pero en los pasados días, superándose a sí mismo, el gobierno de Cambiemos redobló la apuesta. A partir de los hechos sucedidos en La Recoleta, cerca de la tumba del represor y asesino de obreros Ramón L. Falcón, y en el domicilio del juez federal Claudio Bonadío, cuya fama lo precede, se desató una campaña de demonización de la militancia anarquista, con multitud de allanamientos en casas particulares y centros culturales, como el Ateneo Anarquista de Constitución y el Club Social y Deportivo La Cultura del Barrio, en Villa Crespo, espacio éste último que tantas veces recibió fraternalmente a CORREPI para realizar actividades y charlas antirrepresivas. En otros operativos, se sumó la detención de una docena de personas, todo fogoneado con grandes titulares en los medios hegemónicos, que ya no hablan de la “guerilla mapuche” sino del “terrorismo anarquista”.
Paralelamente, se reactivó de repente un oscuro expediente iniciado hace once meses por una denuncia de la DAIA, que presentó ante la justicia federal un mail anónimo reportando la existencia de una “célula de Hezbollah” en pleno corazón de Floresta. La denuncia señalaba a Kevin Salomón, un joven de 23 años, de ascendencia libanesa y religión islámica, como “terrorista que había recibido entrenamiento militar”. La casa en la que el chico vive con sus padres, en la esquina de la comisaría de la Comuna 10 (ex 43 de la PFA), fue allanada. Allí secuestraron varias armas antiguas, propiedad legal del bisabuelo del chico, que su padre guardaba de recuerdo. Kevin y su hermano Axel, de 25, que no vive allí, fueron detenidos.
En sus indagatorias, asistidos por nuestro compañero Ismael Jalil, que asumió la defensa técnica particular, ambos dieron todas las explicaciones necesarias. Kevin contó que trabaja en el Instituto Cultural Argentino Norteamericano, otorgando visas para acceder a EEUU, y que viajó varias veces a Líbano para visitar familiares. Incluso aportó un certificado oficial de un curso de estudios religiosos que realizó. Axel explicó que trabaja en el almacén de productos de limpieza de su padre, y demostró con recibos de servicios y expensas que no vive en el domicilio de la calle Chivilcoy. El juez federal Sebastián Ramos sólo les imputó la tenencia de armas (incluso al que no vive en la casa donde estaban guardadas) y, por ahora, denegó la excarcelación.
Mientras se suceden más allanamientos y más detenciones y nos bombardean con noticias de “paquetes sospechosos” (un televisor destartalado y una bolsa de compras con sábanas), la autoría material de toda la operación policial-judicial-mediática queda a la vista con las nuevas declaraciones de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.
Con la misma soltura que hace unos días nos decía que éste es un “país libre” y por lo tanto “el que quiera andar armado, que se arme”, ahora directamente nos quiere echar de la ciudad de Buenos Aires durante la cumbre del G20: “Usen en fin de semana largo para irse, porque la Ciudad va a estar muy complicada. Váyanse desde el jueves. Va a haber muchos lugares cerrados y las medidas de seguridad van a ser inmediatas“.
Denunciamos estas operaciones del gobierno, que tiene como fin aterrorizar a la población y demonizar colectivos y comunidades enteras.
Expresamos nuestra solidaridad con quienes están siendo perseguidoxs y estigmatizadxs.
Y sepa, ministra Bullrich, que no nos vamos a ir. Vamos a seguir saliendo ante cada injusticia, cada ataque, cada atropello.
Las calles son nuestras, y ahí vamos a estar el 30/11, para decir:

  • No al G20
  • Abajo el acuerdo Macri – FMI
  • Fuera Trump y demás líderes imperialistas
  • Fuera Bolsonaro
  • Por el no pago de la deuda externa
  • No al ajuste, la entrega y la represión

jueves, 15 de noviembre de 2018

LA VIOLENCIA POLÍTICA, LOS TEMORES REFORMISTAS, Y LAS CONCRETAS AMENAZAS DEL REINO UNIDO DE GRAN BRETAÑA

Hoy 15 de noviembre, en el primer aniversario de la desaparición, en el Atlántico Sur, del Submarino ARA San Juan con sus 44 tripulantes, desgraciada circunstancia que indudablemente beneficia las ambiciones de la OTAN sobre nuestros territorios nacionales.

 

Anglosionismo. Sólo falta la bandera de Israel


Siempre digo que el arte del buen mentir es alterar las proporciones (*). ¿Pero qué tiene que ver esto con el miedo, la violencia, y el Reino Unido de Gran Bretaña? Todo que ver... Alterar las proporciones... "That's the matter", Sir.
Resulta que el Reino Unido de Gran Bretaña, nuestro enemigo histórico junto con los Estados Unidos e Israel, el 7 de noviembre lanzó las siguientes advertencias a Argentina: "Es muy probable que los terroristas intenten perpetrar ataques a la Argentina", agregando que "los ataques podrían ser indiscriminados, incluyendo lugares frecuentados por migrantes o viajeros" (https://www.lanacion.com.ar/2189949-el-reino-unido-alerta-por-posibles-ataques-terroristas-en-la-argentina). Esto está presentado como advertencia, pero es en realidad una amenaza. Como está recontra demostrado a esta altura, la principal fuente del terrorismo en el mundo es el imperio anglosionista, autor de los atentados a las Torres Gemelas en Estados Unidos, masacrador de las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, patrocinador de las organizaciones terroristas Al-Qaeda y Estado Islámico (para más detalles de la doctrina militar imperialista, ir al siguiente enlace: https://leonardodelgrosso.blogspot.com/2016/08/el-nucleo-de-su-doctrina-es-terrorismo_14.html), autores de los atentados a la AMIA y a la embajada de Israel... (para más detalles, ir al siguiente enlace: https://leonardodelgrosso.blogspot.com/2015/02/las-falsas-banderas-de-los-mercaderes.html), por sólo citar algunos ejemplos. ¡Hasta organizaciones humanitarias como los Cascos Blancos en Siria son organizaciones terroristas! (para más información leer https://actualidad.rt.com/actualidad/294578-nebenzia-terroristas-cascos-blancos-provocaciones-siria).
En realidad, el Reino Unido lo que está haciendo es amenazar a la Argentina con alguna masacre que, por supuesto, atribuirán a un falso autor. La masacre, si ocurriera, será indudablemente de factura anglosionista, como es su estilo instrínseco. Con esto, "la turbia Albión" pretendería golpear, como en el billar, a varias bandas confluyentes: 
  1. Apretar a Macri: con el clásico procedimiento mafioso de "cobrar protección" (si no pagás, "casualmente", algo te sucederá), implícitamente le advierte a Macri-cipayo (que usa los mismos procedimientos hacia abajo, en lo que se denomina popularmente "ley del gallinero") que no coquetee ni con los chinos ni con los rusos (y quien sabe qué otras cosas más exigirá a su monigote). El mensaje a Macri, que Macri entiende perfectamente, es: "vamos a pudrirla y vas a quedar ante el mundo como un inepto si es que no hacés exactamente lo que queremos". Las declaraciones de la ministra "de seguridad", Patricia Bullrich, expresan que, eventualmente, existe algún tipo de contradicciones en este sentido (https://www.lanacion.com.ar/2191050-cortocircuitos-con-londres-por-la-seguridad).
  2. Sabotear la Cumbre: la Cumbre del G-20 pudiera ser una oportunidad para que Putin y Trump tengan una cumbre extensa que aporte algo a moderar la temeridad con la que se está "conduciendo" el gobierno de Trump respecto de la relación entre las dos máximas superpotencias nucleares. Los anglosionistas más desesperados, que están infiltrados en las estructuras de diferentes estados en el mundo, están empujando a una escalada que es muy peligrosa para la humanidad, ya que nos acerca a la posibilidad de que se detone una guerra de gran escala, que puede ascender todavía más, por error o por decisión, a una dimensión nuclear. Estos anglosionistas son los que pretenden volver a montar otro ataque químico de bandera falsa en Siria, para culpar a Bachar Al-Assad. Son los que armaron la operación que provocó el derribo del avión ruso de guerra electrónica en Siria (http://sakerlatam.es/anglosionismo-fascismos-1porcien/el-saker-rusia-culpa-a-israel-por-el-derribo-de-su-avion-ew-actualizado-2-veces/ y http://sakerlatam.es/mundo-arabe-y-musulman/putin-se-mantiene-sereno-y-evita-la-tercera-guerra-mundial-dado-que-el-juego-israeli-frances-en-siria-contraataca-espectacularmente/). Son los que orquestaron el caso Skripal contra Rusia (http://sakerlatam.es/anglosionismo-fascismos-1porcien/la-opwc-estampa-su-sello-de-goma-a-los-hallazgos-britanicos-del-incidente-de-skripal/). Son los que derribaron el MH17 sobre Ucrania (http://sakerlatam.es/anglosionismo-fascismos-1porcien/la-evidencia-ya-no-es-mas-un-valor-en-occidente/)... Son los que hicieron el atentado contra las Torres Gemelas (http://www.voltairenet.org/article162097.html). Etc., etc., etc. (Para informarse sobe operaciones de bandera falsa, estos enlaces: http://leonardodelgrosso.blogspot.com.ar/2014/04/operaciones-de-bandera-falsa.html; http://leonardodelgrosso.blogspot.com.ar/2014/04/operaciones-de-bandera-falsa_20.html; http://leonardodelgrosso.blogspot.com.ar/2014/04/operaciones-de-bandera-falsa_9323.html) Además, en esta cumbre, siendo que está emergiendo cada vez más el mundo multipolar liderado principalmente por Rusia y China, puede quedar en evidencia la nueva correlación de fuerzas cada vez más adversa a los anglosionistas. Entonces, siguiendo el esquema "todo lo que no puedo controlar lo destruyo", embarrar la cancha, pero no con disturbios callejeros, que no ponen en verdadero riesgo ninguna Cumbre, sino con algo pesado-pesado, que les permita agriar la cumbre y obstaculizar la importante reunión de Putin con Trump.
  3. Generar confusión respecto de la violencia política: esto es, encerrrar aún más al ultrapacifismo dentro de las propias fronteras de su miedo. Es el mismo esquema utilizado por el gobierno para aislar a los que tienen la osadía de tirar piedras, en las manifestaciones, cuando expresan así su indignación contra este genocidio económico que el FMI está operando en Argentina. Entonces, de la misma manera que metiendo algunos policías infiltrados en una marcha logran que muchos reformistas, conjuntamente con la prensa mercenaria, griten en un coro histérico ¡"todos los que tiran piedras son polícías infiltrados"!, cosa que es una mentira evidente y, más aún todavía, de la misma manera que logran que el "trabajo" que se propone hacer la policía de Macri lo hagan por ella reformistas de toda laya (se autodenominen éstos "trotskistas", o se autodenominen "peronistas", para el caso es lo mismo) desde adentro de las manifestaciones (actuando, ellos sí, como verdaderos polícías); de la misma forma, con una masacre intentarían lograr que, por ejemplo, un atentado como el que ocurrió contra el mausoleo del represor Ramón L. Falcón o contra el "juez" Bonadío, sea homologable a "los ataques indiscriminados" -en las propias palabras del Foreign Office- que los aparatos verdaderamente terroristas de los anglosionistas ejecutarían, de concretar sus amenazas. Para éstos, mientras más inocentes mueran, mejor para su maniobra diabólica, porque más horror producirán para impactar y manipular a las masas. Si sucediera, serían indudablemente los anglosionistas pero se lo endilgarán a otros, a través de los montajes judiciales y de las mentiras de la prensa mercenaria. Los resultados que pretenden lograr serán: indignar, a las personas desinformadas y desprevenidas, contra los falsos autores con los que etiquetarán su masacre (como sucede con la masacre de la AMIA, donde falsamente ellos acusan a Irán o Siria), y la operación mental de "toda violencia política es indiscriminada", pura maldad, cosa que es otra gran mentira. De esta manera, agitando el cuco de la violencia (con masacres convenientemente escenificadas) el reformismo asustado que grita histéricamente contra el fascismo le ata las manos -colaborando con la policía fascista- a todo aquél que pretenda enfrentarse activamente al... fascismo (aquí está la maniobra más fina de acción sicológica que explica, en parte, la construcción de consenso fascista en las masas: humillar a los dirigentes reformistas, escupirles la cara todos los días y mandar implícitamente el siguiente mensaje al pueblo, a través de la maquinaria de propaganda imperial: "ven, estos dirigentes son pura cáscara, son guapos sólo de palabra, pero se dejan humillar sin reaccionar" -y sin dejar que nadie reaccione... se podría agregar). La Historia -como inevitable consecuencia de la división de la sociedad en clases- es un monólogo de violencia política, pero no por eso el General San Martín fue un masacrador, como sí lo fueron los mitristas genocidas, agentes de la corona británica. No todos los que tienen contacto directo con la violencia política son malignos (si así se pensara, entonces la Historia Nacional no tendría próceres). Los atentados que se realizaron ayer contra Falcón y contra la casa del "juez" Bonadío (más allá de cualquier opinión que hubiera a favor o en contra de estos hechos) no fueron indiscriminados, y no fueron contra bienes al margen del conflicto dado. Los atentados que hacen los anglosionistas siempre buscan afectar a no combatientes, luego culpar a otros, y luego sostener que toda violencia política es masacradora y diabólica..., también la que es en defensa propia y proporcionada (proporcionada porque el que se defiende no es la fuente de la violencia, sino la reacción activa a la misma). Es el mal, absoluto, buscando ensuciar al Bien (recordemos que, jurídicamente, en los códigos de todo el mundo, la violencia en defensa propia no es delito; el mismo Perón mismo había dicho, yendo más adelante aún, que "la violencia en manos del pueblo no es violencia, es justicia").
  4. Profundizar el carácter represivo del régimen político: Más allá de las contradicciones menores que puede haber entre Macri y sus amos (a las que aludí antes), lo concreto es que el anglosionismo domina hoy al gobierno argentino. En este sentido, esta amenaza del Reino Unido, y si eventualmente hicieran algo concreto, serviría para cooptar el proceso de profundización del carácter represivo del régimen, tal como lo necesita el imperio para ejecutar su plan de saqueo. La frase "el ajuste no cierra sin represión" ya es un lugar común en la política argentina. El problema para el cipayaje es inventar un enemigo político suficientemente "creíble como cuco" que le de respaldo social a la vuelta de tuerca represiva que pretende para sostenerse en el poder. Una masacre atribuida a un falso autor, serviría para criminalizar a todos los "autores" parecidos, para teñir con ese crimen a todo aquél que se oponga activamente, sin métodos odiosos (un ataque "indiscriminado", una masacre, es odiosa desde cualquier punto de vista), a la desvastación del saqueo.

Conclusión
Por más que las amenazas británicas vienen de donde viene, de los despreciables anglosionistas, por más que sean de la traicionera "turbia Albión", los patriotas, los nacionalistas, los luchadores por los derechos de los trabajadores, debemos tomar en serio las mismas. Recordemos que al cobarde hay que tomarlo en serio justamente por cobarde, por el daño que es capaz de producir con sus maniobras por la espalda, porque ésto es lo que sabe hacer. La forma de desactivarlos es tratar de pensar sin prejuicios, debatiendo, tratando de ver la realidad con claridad, sin reaccionar como reaccionan los reformistas asustados. Recordemos que lo que logremos entender, es imposible temerlo. Entender que el Reino Unido de Gran Bretaña y toda la lógica anglosionista es la única fuente fundamental de la violencia terrorista en el mundo nos va a llevar a poder posicionarnos mejor como ciudadanos y como pueblo, colaborando así a la Unidad que se necesita para desactivar estas manipulaciones malévolas. Lo contrario es proceder como aquellos que terminan actuando de la mano de los fascistas a los que dicen pretender enfrentar, como he visto que ocurrió en algunas manifestaciones populares en los últimos tiempos contra cualquiera que pretendiera tirar una piedra. Ante este penoso espectáculo de vigilanteo, las clases dominantes se burlan del campo popular argentino, el mismo al que humillan todos los días -"jueces" como Bonadío mediante-. Y se burlan por el portento de haber logrado que una parte de los basureados considere "provocación" lo que son manifestaciones de la diversidad de una misma Resistencia al régimen. La frutilla del postre es la jactancia de Dujovne, manifestando gozoso que nunca "se hizo un ajuste así sin que caiga el gobierno". ¿Tendrá alguna responsabilidad la sensata dirigencia opositora como para que un Dujovne pueda decir eso? ¿O será, también, culpa de los tirapiedras? Ojalá que los que prometen, solemnes, que Argentina no es Brasil y que, si meten presa a Cristina "que kilombo se va a armar", tengan toda la razón. Ojalá...

Leonardo Del Grosso


(*) En realidad el arte de los burgueses y el éxtasis de su sistema es adulterar todo, bien orwellianamente, de tal forma que la esquizofrenia resultante al final, termine por "entender", categóricamente, sin proporciones de ninguna índole: lo blanco es negro, el día es noche, la guerra es paz, el cobarde es valiente, la masacre es humanismo, la mentira es la verdad, y así sucesivamente, de manera psicótica. El mundo burgués es así: un mundo careta donde las apariencias son lo más importante, y el engaño, el modus vivendi. El cobarde burgués tendrá un periodista mercenario, pago, que dirá a través de la cadena nacional de los medios del burgués que paga sus palabras: "¡qué valiente que sos!". El mentiroso burgués, de doble vida, aparecerá como el virtuoso padre de familia, con foto y todo, mientras al mismo tiempo mantendrá a sus amantes pagas a escondidas. Todo en el burgués es una mentira, porque su arte es la manipulación, la instrumentación egoísta de las relaciones sociales. Él mismo es el más perfecto resultado y la más alta eminencia del egoísmo en las relaciones sociales.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

NICARAGUA: "POR QUÉ EL COMANDANTE DANIEL ORTEGA ES Y SEGUIRÁ SIENDO NUESTRO LÍDER"

por Carlos Fonseca Terán


“Daniel Ortega es un viejo militante del Frente (…); ha demostrado una firmeza revolucionaria a toda prueba. Es un compañero que nosotros queremos y respetamos profundamente; y no es una casualidad que el Frente Sandinista de Liberación Nacional lo haya designado para formar parte de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. Si hay alguien de verdad a quien nosotros respetamos es a Daniel Ortega”.
(Palabras del Comandante Tomás Borge, presentando al Comandante Daniel Ortega como delegado del FSLN ante la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional el 19 de julio de 1979).




Para quienes creen que el Comandante Daniel Ortega salió de la nada.
Integrado al FSLN en 1963, poco después de su fundación, a la edad de 18 años. Antes de los 20 años llegó a ser miembro de la Dirección Nacional y Jefe de la Resistencia Urbana, en los años sesenta. Jefe del Comando que ajustició al esbirro Gonzalo Lacayo, que dirigía y entrenaba a los torturadores de la Guardia Nacional. Jefe de las acciones de recuperación económica que sostuvieron la guerrilla de Pancasán en 1967. Preso 7 años (de 1967 a 1974) y cruelmente torturado en las mazmorras del somocismo, sin que los esbirros pudieran sacarle una sola palabra, más que Patria libre o morir. Fundador del Frente Norte "Carlos Fonseca Amador" como Jefe de la guerrilla segoviana que en octubre de 1977 y meses posteriores causó a la Guardia Nacional el mayor número de bajas durante ese lapso de tiempo, en toda la historia de la lucha guerrillera del Frente Sandinista contra la dictadura somocista. Delegado de la Dirección Nacional en el Frente Sur "Benjamín Zeledón" en 1978 y 1979. Miembro de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional por el FSLN y Coordinador de la misma, de 1979 a 1984. Presidente de la República electo por el pueblo en 1984, 2006, 2011 y 2016. Estuvo al frente del gobierno durante toda la década de los ochenta, que fue la primera etapa de la Revolución, en la que se hizo la reforma agraria, se alfabetizó a nuestro pueblo, se garantizó acceso de todos los nicaragüenses a la salud y la educación, se nacionalizó la banca, las minas y el comercio exterior, conquistándose el control del pueblo sobre la economía y mejorándose las condiciones de vida de los sectores más empobrecidos del pueblo nicaragüense, a pesar de la guerra impuesta por el imperialismo, que culminó con la derrota de las fuerzas contrarrevolucionarias y la victoria del pueblo, conquistándose la paz.
Organizó y encabezó la lucha popular en defensa de las conquistas revolucionarias frente a los gobiernos neoliberales de 1990 a 2006 y se puso al frente de la lucha política victoriosa en defensa de los principios ideológicos del FSLN a comienzos de los años noventa, derrotando al grupo claudicante que después se convirtió en MRS. Definió y dirigió victoriosamente, con increíble habilidad y ejemplar firmeza revolucionaria la estrategia y la lucha por la reconquista del poder para el pueblo encabezado por su vanguardia, el FSLN. Desde 2007, en lo que ha sido la segunda etapa de la Revolución, ha estado al frente del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que ha logrado la segunda mayor reducción de la pobreza y la desigualdad social en América Latina en los últimos diez años, y uno de los índices más altos de crecimiento económico en el continente, además de recuperar conquistas revolucionarias como el acceso a la salud y la educación, así como el apoyo a la economía popular, entre otros logros como el de alcanzar el mayor índice de seguridad ciudadana en Centroamérica y uno de los mayores a nivel continental.
Manejó con magistral astucia, serenidad, firmeza y audacia la crisis del 18 de abril al 18 de julio de 2018, creada por el intento de golpe de Estado de la derecha vendepatria al servicio del imperialismo norteamericano, así como la ofensiva revolucionaria y patriótica victoriosa en defensa de la paz, la Patria y la Revolución, derrotando a la derecha golpista. Ese es nuestro líder, el compañero Presidente de la República de Nicaragua, Comandante de la Revolución Daniel Ortega Saavedra, cuya calidad humana y estatura de estadista no la ha tenido ni la tendrá jamás ningún líder de la derecha en Nicaragua, si es que logran tener uno algún día.

lunes, 12 de noviembre de 2018

EL FASCISMO... ¿QUE VIENE?

por Jorge Luis Ubertalli Ombrelli (5/11/2018)

 




El recién consagrado presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decidió visitar el Chile de Piñera antes que la Argentina de Macri. Esta visita, según analistas, no sólo estrecharía lazos comerciales y políticos, sino que conllevará a una nueva división del trabajo en cuanto a aunar el poderío militar brasileño con el chileno en el marco de controlar y hegemonizar la política, la economía y el desarrollo militar en el sur del subcontinente, en consonancia con la nueva administración Trump y su "retorno" al belicismo y la prepotencia fascistas. Chile y Brasil, en el cono sur, son países que han mantenido sus fuerzas armadas funcionando en sintonía con sus "necesidades" de expansión. La antigua OTAS (Organización del Tratado del Atlántico Sur), concebida para neutralizar un supuesto avance de la URSS en el confín atlántico del subcontinente, ahora se remedaría -sui generis- en el marco de una nueva confrontación de EE.UU. y sus aliados con China, país orientado al Pacífico, pero con aceitadas relaciones con Rusia y Estados europeos. La biooceanidad reaccionaria en el Cono Sur estaría garantizada por el Brasil Bolsonarista y el chile Piñerista.

El fascismo
Movimiento reaccionario y anticomunista por excelencia, el fascismo nació en el marco de una crisis del imperialismo que se había iniciado en el marco de la primera Guerra Mundial. Como lo sostuviera Lenin, las contradicciones y confrontaciones entre los países europeos entre sí, más la participación de EE.UU. en la confrontación interimperialista, permitió a la naciente URSS hacerle frente por separado a los enemigos. La crisis imperialista, causa y efecto de la guerra, culminó con una casi bancarrota de los países contendientes y a la par una ascensión del movimiento revolucionario y las luchas obreras en Europa y Asia, que llevaron a las grandes burguesías a extremar cuidados para recomponer las tasas de ganancia necesarias para su funcionamiento, y a la par declarar la guerra a los trabajadores. Así nació el fascismo. Italiano primero, nazi y franquista-salazarista, más tarde, que se caracterizó por:
-una centralización del capital en grado sumo, con la consiguiente liquidación de los pequeños y medianos empresarios, lo que determinó el control del poder de la gran burguesía en los países donde se instaló, mediatizada por el Estado fascista, que contaba con una base importante de masas.
-una presencia de masas importante que alimentaron al Fascismo, y que fueron utilizadas para reprimir extralegalmente a la clase trabajadora y a los movimientos y partidos revolucionarios. Esta masa de pequeño burgueses furiosos ante la crisis, obreros desclasados y elementos lúmpenes, sirvieron al Estado fascista como soporte político y parapolicial para anatemizar y reprimir al movimiento obrero, a sus organizaciones sindicales y a sus vanguardias, y se fundieron más tarde en el aparato del Estado represor.
-un desarrollo de la industria militar, en la perspectiva de una confrontación con sus "enemigos-competidores" capitalistas por mercados, materias primas y espacios territoriales, mediante la guerra.
-una ideología demagógica y contradictoria, que a la par que blasfemaba contra el "capitalismo", acusaba a comunistas, socialistas y otros revolucionarios de "extranjerizantes", y admitía la centralización y reproducción ampliada del capital en grado sumo por parte de la gran burguesía industrial y financiera.
-la exaltación de los "valores" de la "nacionalidad y la tradición", entremezclándolos con el odio a lo extranjero, el racismo, la religiosidad sectaria y reaccionaria, la consagración de las peores costumbres y tradiciones surgidas del oscurantismo, la ignorancia, la superstición, la superioridad racial, nacional, etc., etc.
-el uso de la violencia paraestatal y estatal contra los trabajadores organizados, a fin de destruir cualesquiera de sus organizaciones que significaran conquistas y derechos.
"Consecuentemente, el fascismo es un producto del capitalismo monopolista e imperialista. Todas las demás tentativas de interpretación del fascismo en términos puramente psicológicos conllevan la misma debilidad fundamental". (Ernest Mandel, El Fascismo, 1969).
Cabe destacar una vez más que el fascismo se diferencia de una monarquía o una dictadura militar por la base de masas que lo hace posible. “Sólo un movimiento semejante puede diezmar y desmoralizar a la franja más consciente del proletariado, mediante un sistemático terror de masas, mediante una guerra de hostigamiento y de combates en la calle y, tras la toma del poder, dejarlo no sólo atomizado, como consecuencia de la destrucción total de sus organizaciones de masa, sino también desalentado y resignado”. (L. Trotsky, citado por E. Mandel en El Fascismo…)

Algunas falacias
Si bien el Estado fascista es aquel que parece "autonomizarse" en el contexto de la lucha interclasista y que persigue hasta destruir a toda organización de los trabajadores, sea comunista, social demócrata, social cristiana, etc., no es cierto que evite la "privatización" de las grandes empresas de industria pesada y militares. Ante este punto es necesario reproducir un párrafo del trabajo de Mandel, vinculado a la "privatización" de las industrias y materiales de guerra por la Alemania nazi:
"La tendencia fundamental no era la nacionalización, sino la reprivatización, ni la primacía de cualquier 'dirección política' sino los superbeneficios de las grandes empresas"- sostiene Mandel. "En plena guerra, cuando hubiera podido esperarse de los partidarios de la 'guerra a ultranza' que se mostraran absolutamente despiadados con los intereses privados, tuvieron lugar dos sucesos con las empresas Flick, que aclaran enormemente las relaciones de producción existentes. El 4 de mayo de 1940, una de esas empresas negoció un contrato con altos funcionarios del Estado para la producción de obuses y bazokas. Los funcionarios del gobierno habían calculado que, para obtener un beneficio razonable, Flick debía recibir 24 RM por obús. Pero la compañía exigió 39,25 RM por obús. Finalmente, el acuerdo se estableció en 37 RM, un beneficio suplementario de 13 RM por obús, es decir más del 35%, o sea, más de un millón de marcos suplementarios por todos los obuses fabricados hasta finales de 1943. Haciendo abstracción de la dictadura nazi, la diferencia entre la primera y la segunda guerra mundial no es tan importante, después de todo. En ambos casos, los soldados creían morir por la patria y, en ambos casos, morían por los beneficios suplementarios de los señores de la industria.
El segundo ejemplo es todavía más 'precioso'. El ejército había construido sus propias fábricas (con capitales provenientes de fondos públicos, por supuesto). Estas fábricas se alquilaban generalmente a empresas privadas, recibiendo en contrapartida una participación del Estado en los beneficios del orden del 30 o 35%. En 1942, la compañía Flick hizo lo indecible por tomar la dirección de Machinenfabrik Donauwörth GmbH  (Sociedad de Construcción de Maquinaria Donauwörth). El 31 de marzo, el activo de Donauwörth ascendía a 9,8 millones de RM en el mercado, mientras que su valor contable oficial era de 3,6 millones de RM. Flick compró la fábrica (equipada con el material más moderno) al precio indicado por el valor contable oficial. Klaus Drobisch evalúa sus beneficios en más de ocho millones de RM en ese caso concreto. Cuando se levanta la cáscara política se descubre el verdadero núcleo, la dominación de clase. Si el Estado nazi hubiese nacionalizado sistemáticamente todas las empresas de armamentos, si hubiese reducido despiadadamente los márgenes de beneficios al 5 ó al 6%, si hubiese exigido, por ejemplo, que al menos la mitad de los directores de las fábricas que participaban en la guerra, fuesen representantes directos del Estado y las Fuerzas Armadas (puesto que, sin duda alguna, es lo que exige una guerra eficazmente dirigida), entonces podrían justificarse parcialmente ciertas dudas sobre el carácter de clase de ese Estado. Pero los hechos demuestran con claridad lo contrario: la subordinación brutal de todos los intereses a los de las grandes compañías. Y la subordinación de todas las exigencias sectoriales a la dirección 'total' de la guerra, llevada a cabo en el interés de esas grandes compañías, se detiene en el justo punto en que alcanza el alfa y omega: la acumulación de capital por las grandes empresas".
Cabe aclarar entonces que el fascismo cipayo que caracteriza a Bolsonaro, y su anfitrión, el pinochetista Piñera, no los inhibe de reprivatizar empresas vinculadas a la industria pesada -léase también industria militar- en tanto y en cuanto la sujeción al capital monopolista local, en sintonía con el trasnacional -fundamentalmente el afincado en EE.UU.- los condicionan a tomar cualquier medida tendiente a beneficiar al capital monopolista.
El "subimperialismo" brasileño y el "Israel" del cono sur iniciarían su periplo hacia la agresión a Bolivia, Venezuela y otros países de la región que no comulguen con el nuevo orden trumpista.

¿Y la Argentina qué?
El Isidoro Cañones que utiliza todavía el sillón presidencial para desde allí orientar el saqueo, la explotación y la humillación al pueblo argentino no es comparable, como ya lo dijimos, a Bolsonaro. Ni tampoco a Piñera. Y no es sólo por su distinto y payasesco sesgo personal ni por su "vocación democrática", sino porque, además de ser un "producto político" de otra era, no cuenta con fuerzas armadas poderosas ni organizadas para participar en el eje reaccionario, contrarrevolucionario y pro imperialista Brasil-Chile, ni siquiera como aliado menor. Y tampoco con una gran base de masas. A pesar de que algunos de sus funcionarios y funcionarias se hacen los "malos", no les dá el cuero para aliarse en igualdad de condiciones con los fascistas brasileños y chilenos. Por lo tanto, la visión posible de sus homólogos de Brasil y Chile sería la de apurarlo a instaurar un Estado afín al de Bolsonaro y Piñera, donde ya se instauran penas contra los que difundan propaganda comunista y se critica abiertamente a los gobiernos socialistas no afines a la "democracia" de EE.UU., o contribuir a su recambio por parte de los conocidos "nacionalistas" de siempre, los fascistas vernáculos, que cuentan, como lo dijimos en otras oportunidades, con base de masas y aspiraciones bárbaras. (ver "No hay peor ciego", del autor, en noviembre 2018).
Se hace necesario aunar a los trabajadores de los países donde el fascismo y el militarismo acechan a los pueblos y gobiernos no afines a los EE.UU. trumpianos en un frente único y encauzar la lucha común para dar vuelta la tortilla. Direccionar las luchas obreras y populares hacia la toma del poder y construir el socialismo es una cuestión de vida o muerte, de supervivencia ante la barbarie.
El fascismo debe ser nuevamente destruido, y con él el sistema capitalista, del cual es una de sus patas.

miércoles, 31 de octubre de 2018

ES COMO UNA PELÍCULA OCCIDENTAL: UN ENFRENTAMIENTO ESTÁ EN CIERNES

por Paul Craig Roberts. En Instituto para la Economía Política y en Comunidad Saker Latinoamérica. Traducción de Leonardo Del Grosso


El complejo militar/de seguridad de EEUU ha tardado 31 años en deshacerse del último logro de desarme nuclear del presidente Reagan: el Tratado INF (Intermediate-Range Nuclear Forces) que el presidente Reagan y el presidente soviético Gorbachov lograron en 1987.



El Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio fue ratificado por el Senado de EEUU el 27 de mayo de 1988 y entró en vigencia unos días después, el 1 de junio. Detrás de las escenas, desempeñé un papel en esto, y recuerdo que lo que el tratado logró fue hacer que Europa esté a salvo del ataque nuclear de los misiles soviéticos de corto y medio alcance, y que la Unión Soviética esté a salvo del ataque estadounidense desde los misiles nucleares estadounidenses de corto y medio alcance en Europa. Al restringir las armas nucleares a los ICBM (Inter-Continental Ballistic Missile), lo que permitió un tiempo de advertencia garantizando así las represalias y el no uso de armas nucleares, se consideró que el Tratado INF reducía el riesgo de un primer ataque estadounidense contra Rusia y un primer ataque ruso en Europa. Ataques que podrían ser lanzados por misiles de crucero de bajo vuelo con un tiempo de advertencia cercano a cero. 

Cuando el presidente Reagan me asignó a un comité presidencial secreto con poder de citación sobre la CIA, les dijo a los miembros del comité secreto que su objetivo era poner fin a la Guerra Fría, con el resultado de que, en sus palabras, “esas Dios-espantosas armas nucleares serían desmanteladas”. El presidente Reagan, a diferencia de los neoconservadores enloquecidos, a quienes disparó y procesó, no vio ningún beneficio en la guerra nuclear que destruiría toda la vida en la tierra. El Tratado INF fue el comienzo, en la mente de Reagan, de la eliminación de las armas nucleares de los arsenales militares. El Tratado INF se eligió como el primer inicio porque no amenazaba sustancialmente el presupuesto del complejo militar/de seguridad de los Estados Unidos, y en realidad aumentó la seguridad de los militares soviéticos. En otras palabras, era algo que Reagan y Gorbachov podían superar por sobre sus propios establecimientos militares. Reagan esperaba que a medida que se construyera la confianza, se produjera más desarme nuclear.
Ahora que ha sido destruido el logro remanente del presidente Reagan ¿cuáles son las consecuencias de la concesión de la administración Trump a las ganancias del complejo militar/de seguridad de los Estados Unidos?
Hay muchas, ninguna buena.


Las enormes ganancias del complejo militar y de seguridad de los EEUU aumentarán a medida que los recursos estadounidenses cada vez más escasos fluyan hacia la producción de misiles de alcance intermedio para contrarrestar “la amenaza rusa”. Los republicanos querrán pagar por esto a través de la reducción de la Seguridad Social y el Medicare. No estoy seguro de que los demócratas sean diferentes.
Los neoconservadores sionistas ahora han reavivado su esperanza de restablecer la hegemonía estadounidense e israelí con un no detectado primer ataque de misiles de crucero nucleares contra Rusia.
Más presión habrá sobre el gobierno de Putin por parte de Alexei Kudrin, el lobby judío y los oligarcas multimillonarios establecidos por Washington e Israel durante los años de Yeltsin, cuando Rusia se degradó a un estado vasallo estadounidense. Estos traidores rusos son tan poderosos que Putin tiene que tolerarlos. Con Washington neoconizado haciendo todo lo que puede hacer para dañar la economía rusa y atraer recursos rusos de las necesidades económicas y de infraestructura hacia el gasto militar, Kudrin y los elementos de los medios de comunicación rusos apoyados por Occidente, con sus demandas para satisfacer a Washington, envalentonarán a Washington a ejercer aún más presión sobre Rusia con la intención de forzar a Rusia a ser vasallo con los alemanes, británicos, franceses y el resto de Europa, junto con Canadá, Australia y Japón.
El gobierno ruso, por su respuesta dócil a provocaciones extraordinarias, continúa alentando más provocaciones, ya que las provocaciones no cuestan nada a los Estados Unidos ni a sus vasallos. La tolerancia del gobierno ruso a los traidores, como Kudrin, no convence a los pueblos occidentales de que Rusia es una sociedad abierta y libre. En cambio, creen en Kudrin, no en Putin. Los estadounidenses creen que Putin es un matón que robó $ 50 mil millones y es uno de los hombres más ricos del mundo. Escuché esto ayer de mi propia prima. Los medios occidentales nunca pintan una imagen correcta de la vida en Rusia. El único logro de la respuesta no confrontacional del gobierno ruso a Occidente y la tolerancia a la traición dentro de su propio gobierno es convencer a Washington de que Putin puede ser derrocado, de la misma forma que el presidente prorruso de Ucrania y los presidentes de Honduras, Brasil y Argentina.
En el siglo XX los estadounidenses, o ese pequeño porcentaje que es sensible, fueron influenciados por novelas distópicas como The Trial, de Kafka, 1984, de Orwell, y Brave New World, de Huxley. Nosotros identificamos estas novelas con la vida en la Unión Soviética, y temíamos ser conquistados y sometidos a tal vida. Pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta de que la “amenaza soviética” era un engaño, tal como las “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein, tal como “armas nucleares iraníes”, tal como “el uso de armas químicas por parte de Assad”… Usted puede proporcionar los ejemplos.
La gran mayoría de los pueblos del mundo no tienen idea de lo que está sucediendo. Intentan encontrar o mantener empleos, proveerse alojamiento y comida, conseguir el dinero para una hipoteca o automóvil o tarjeta de crédito en los EEUU, y en gran parte del mundo agua para beber y un poco de comida para comer. Están estresados. No tienen energía para enfrentar las malas noticias o para averiguar qué está sucediendo. Son abandonados por los gobiernos de todo el mundo. Fuera de Rusia, China, Irán, Venezuela, ¿dónde hay un gobierno que represente al pueblo?
Incluso en Rusia, China, Irán, Venezuela y Corea del Norte, ¿hay gobiernos que realmente creen en sí mismos en lugar de en la propaganda occidental?

martes, 23 de octubre de 2018

LAS INTRIGAS PROFANAS DE LA OTAN DETRÁS DE LA RUPTURA ECLESIAL PARA DEBILITAR A RUSIA

por Redacción del diario en línea de la Fundación para la Cultura Estratégica. En diario en línea de la Fundación para la Cultura Estratégica. Traducción de Leonardo Del Grosso



La ruptura de época esta semana en la Iglesia Cristiana Ortodoxa ha hecho que algunos comentaristas lo consideren el más grande evento desde el Gran Cisma, en el siglo XI.
La última histórica bifurcación, hace casi un milenio, fue cuando la Iglesia Cristiana unitaria se dividió en los hemisferios occidental y oriental, cada uno centrado posteriormente en Roma y Constantinopla, respectivamente.
Esa escala de tiempo sugiere la magnitud y la gravedad de la ruptura de esta semana, cuando la Iglesia Ortodoxa Rusa decretó que ya no podía estar en comunión con el Patriarcado de Constantinopla.
El movimiento ruso fue motivado por el controvertido reconocimiento, por parte de Constantinopla, de las iglesias ucranianas separatistas, que han estado en cisma con el Patriarcado de Moscú desde hace varios años.
Para muchas personas en el mundo occidental, estos desarrollos pueden parecer más bien oscuros, o incluso intrascendentes. Pero son un resultado directo de la geopolítica, que está echando aún más combustible a las tensiones internacionales.
En particular, la dinámica sigue los implacables intentos de la alianza militar de la OTAN, liderada por Estados Unidos, para traer a los antiguos países soviéticos a la órbita geopolítica de Washington.
El uso de la religión como vehículo para la conquista imperial no es nada nuevo. Siglos atestiguan sobre ese asunto indecoroso.
Más recientemente, cuando la Unión Soviética se desintegró a principios de la década de 1990, el Vaticano (Roma) y los poderes políticos occidentales explotaron el desmembramiento de Yugoslavia para socavar a la Iglesia Ortodoxa serbia y para invadir la esfera de influencia de Rusia religiosamente pero, principalmente, políticamente.
Desde principios de la década de 1990 el cisma de las iglesias ucranianas con Rusia ha sido impulsado por la OTAN y la agenda política partidista de Kiev para repudiar a Moscú. La guerra fría no murió. Fue resucitada por medios religiosos.
Desde el golpe de estado respaldado por la CIA en Kiev en 2014, dado por facciones neonazis, las tensiones religiosas sectarias se han intensificado, con las iglesias ucranianas expropiando propiedades y santidades pertenecientes tradicionalmente a la Iglesia Rusa. Históricamente, el Patriarcado de Moscú ha incluido a Kiev bajo su jurisdicción religiosa.
Constantinopla (la actual Estambul) es la cabeza titular de la Iglesia Ortodoxa en general. Su movimiento a principios de este mes para otorgar reconocimiento a las iglesias ucranianas como independientes de Rusia fue reprochado esta semana por el Patriarcado de Moscú como ilegal y una violación de su autoridad clerical. Ese movimiento ahora ha llevado a la ruptura de época entre Rusia y Constantinopla, que supervisa a la Iglesia Ortodoxa Griega.
El presente cisma es una fractura extremadamente lamentable de toda la Iglesia Ortodoxa, que cuenta con unos 300 millones de personas en varios países. El Patriarcado Ruso, al anunciar la ruptura con Constantinopla esta semana, ha expresado el deseo de que el sentido común prevalezca en el futuro, y la reconciliación.
Sin embargo, hay serias implicaciones desde el último cisma. Existe un peligro real de una polarización sectaria aún más aguda en la sociedad ucraniana y, más ampliamente, en toda Europa del Este. No obstante la existencia de las Iglesias separatistas bajo Kiev, muchos ucranianos todavía profesan su adherencia a la fe Ortodoxa Rusa y al Patriarcado de Moscú.
Resulta ominoso que el Patriarcado de Kiev exija ahora a los ucranianos que repudien a la Iglesia Rusa. Eso agudizará aún más la división Occidente-Oriente dentro de ese país. Las tensiones sectarias reflejan la creciente beligerancia de la actual dirección política de Kiev hacia el pueblo étnico ruso del Este de Ucrania.
Qué deplorable que las supuestas aspiraciones religiosas están sumando para los tambores de la guerra.
Una vez más, se debe enfatizar que la agenda de Washington y la OTAN de incluir a Kiev en sus filas es un factor clave de por qué las tensiones religiosas han estallado en una ruptura. Eso, a su vez, está conduciendo a más divisiones y conflictos en Ucrania.
La ironía aquí es que Washington y otras capitales occidentales acusan a Rusia de interferencia en sus países, cuando en realidad la mucho más extendida interferencia proviene desde Occidente en Rusia y su región, como se puede ver en el trascendental cisma en la Iglesia Ortodoxa.
Otro factor es que el cisma ortodoxo está en consonancia con la agenda de Washington y la OTAN de tratar de aislar geopolíticamente a Rusia. Fomentando una ruptura en la unidad ortodoxa, se calcula que la Iglesia Rusa y el liderazgo político del presidente Vladimir Putin se verán como más aislados internacionalmente.
Este asalto inspirado por la OTAN contra la posición religiosa de Rusia está sin duda relacionado con la guerra en Siria. La intervención militar de Rusia en Siria desde finales de 2015 es vista por los cristianos ortodoxos en la región, así como por otras confesiones, como una salvación de ese país de una guerra secreta y sucia patrocinada por la OTAN utilizando proxies islámicos bárbaros.
La última intriga para socavar y fracturar a la Iglesia Ortodoxa, en particular a Rusia, es un asalto muy peligroso, por no decir reprensible, a la estabilidad interna de los países, desde Oriente Medio, África, hasta Asia.
Al socavar las instituciones religiosas y forzar la polarización sectaria, se está manipulando el tejido de las sociedades. Esa inestabilidad potencial está siendo impulsada por la agenda de Washington y la OTAN de tratar de debilitar a Rusia bajo Putin, quien es visto como un serio obstáculo para la deseada hegemonía global de Estados Unidos.
Las impías intrigas en la Iglesia Ortodoxa están invadidas por objetivos políticos completamente irreligiosos y profanos. Es una pena que los Patriarcados de Constantinopla y Kiev estén evidentemente dispuestos a hacer un pacto interesado y egoísta con el diablo de las ambiciones imperialistas extranjeras.

domingo, 19 de agosto de 2018

¿NO HAY UNA QUINTA COLUMNA EN EL KREMLIN? ¡VUELVE A PENSARLO!

por The Saker, en The Vineyard of The Saker. Traducción de Leonardo Del Grosso, de Comunidad Saker Latinoamérica. En Comunidad Saker Latinoamérica

 

[este análisis fue escrito para The Unz Review]

Los mercaderes conspiran contra Putin

Tras la re-designación de Medvedev y su más o menos remodelado gobierno, la opinión pública en Rusia y en el extranjero se dividió sobre si esto era una buena señal de continuidad y unidad entre los líderes rusos o si esto era una confirmación de que había una 5ta. columna dentro del Kremlin trabajando contra el presidente Putin e intentando imponer políticas neoliberales y pro-occidentales al pueblo ruso. Hoy quiero echar un vistazo rápido a lo que está sucediendo dentro de Rusia porque creo que la política exterior rusa está todavía predominantemente controlada por lo que yo llamo los “soberanos euroasiáticos” y que para detectar las actividades de los tipo “integracionistas atlánticos” necesito ver lo que está sucediendo dentro de Rusia.

La 5ta. columna rusa y sus típicas operaciones
Primero, quiero comenzar compartiendo con ustedes un breve video, traducido por la Comunidad Saker, de uno de los analistas rusos más astutos, Ruslan Ostashko, que se pregunta cómo es que una estación de radio rabiosamente pro-occidental y vociferantemente anti Putin llamada “Ekho Moskvy” (“eco de Moscú”), logra no sólo eludir la legislación rusa normal, sino que incluso obtiene dinero del gigante del gaz Gazprom, que es propiedad mayoritaria del estado ruso. Ekho Moskvy también es tan pro-israelí que se ganó el apodo de “Ekho Matsy” (Ekho Moskvy significa “Eco de Moscú”, mientras que “Ekho Matsy” significa “Eco del Matzo”). Huelga decir que la radio tiene el apoyo total e inquebrantable de la Embajada de los Estados Unidos. No sería una exageración decir que Eco de Moscú sirve como una incubadora para periodistas rusofóbicos y que la mayoría de los periodistas liberales pro-occidentales en los medios rusos han estado, en un momento u otro, asociados con este equipo de propaganda. A pesar de esto o, más exactamente, debido a esto, Eco de Moscú ha estado en bancarrota desde hace bastante tiempo, y sin embargo, sigue existiendo. Sólo escucha las explicaciones de Ostashko (y asegúrate de presionar el botón ‘cc’ para ver los subtítulos en inglés):


Interesante, ¿no? El gigante estatal Gazprom está haciendo todo lo posible para mantener a Eco de Moscú a flote y por encima de la ley. ¡De hecho, Gazprom ha estado financiando a Eco de Moscú durante años! Según la Wikipedia hiperpolíticamente correcta: “desde 2005, Eco de Moscú es propiedad mayoritaria de Gazprom Media, que posee el 66% de sus acciones”. Si Gazprom es propiedad mayoritaria del estado ruso, y Eco de Moscú es propiedad mayoritaria de Gazprom, ¿no significa eso que Eco de Moscú está financiado básicamente por el Kremlin? La realidad es aún peor, como señala Ostashko, Eco de Moscú es el caso más visible, pero hay bastantes medios de comunicación pro-occidentales en Rusia que están financiados, directa e indirectamente, por el estado ruso.
Así que déjame hacerte una simple pregunta: ¿de verdad crees que Ostashko está mejor informado que las autoridades rusas, incluido el propio Putin?
¡Por supuesto no! Entonces, ¿qué está pasando aquí?
Antes de intentar responder esta pregunta, veamos otra noticia interesante de Rusia, el reciente artículo “la reforma de pensiones como una herramienta de quinta columna para derrocar a Putin” (título original “Acerca de un sistema de pensiones justo”), de Mikhail Khazin, traducido por Ollie Richardson y Angelina Siard del blog de Stalker Zone (y publicado de manera cruzada aquí y aquí). Por favor, lea el artículo completo, ya que arroja una luz muy interesante sobre lo que ha estado haciendo el gobierno de Medvedev desde que volvió a ser nombrado. Lo que quiero citar aquí son las conclusiones de Mikhail Khazin: (énfasis añadido)

En otras palabras, toda esta reforma es “frank poppycock” (tonterías. Nota del traductor), una broma política destinada a destruir las relaciones entre el pueblo (sociedad) y las autoridades. El objetivo específico de esto es derrocar a Putin, ya que a nuestros liberales sus socios principales del proyecto global “occidental” les han ordenado que lo hagan. Y es precisamente así que deberíamos tratar esta reforma. No tiene relación con las reformas económicas, ni es bueno, ni malo. ¡Esto no es una reforma económica, sino un complot político! Y es desde aquí que tenemos que proceder.

Habiendo explicado lo que realmente está sucediendo, Khazin luego continúa diciendo abiertamente cómo tal operación es posible:

Ahora respecto de los medios de comunicación. Debe entenderse que entre fines de la década de los 90 y comienzos de la década del 2.000 prácticamente todos los medios no liberales murieron. Completamente. Y, por supuesto, prácticamente todos los periodistas no liberales definitivamente murieron (sólo quedan unas pocas docenas de mastodontes de los tiempos del socialismo). Y los jóvenes que crecieron desde las facultades de periodismo son en general totalmente liberales. Fueron un poquitín reprimidos a mediados de la década de 2.000, pero después de la llegada de Medvedev al cargo de presidente, ellos volvieron a florecer. Pero luego comenzó el ataque del Estado contra todo lo que no refleja “las políticas del partido y el gobierno”. Y entonces sucedió que ahora hay muchas publicaciones “patrióticas” en Rusia que emplean principalmente periodistas liberales. Una vista encantadora. ¡Estos periodistas (en total acuerdo con las ideas de Lenin sobre que no han leído) consideran que su principal tarea es apoyar a “los suyos”, por ejemplo, los financistas liberales, Nemtsov, Navalny y demás, y mancillar al “maldito KayGeeBee”! Y es en esto en lo que están involucrados, lo que significa que, propagandizando lo más posible las políticas del gobierno, irritan a la población de manera óptima al usar la persona de Putin. Cada vez es más necesario representar una historia desagradable (cómo murió un anciano en el camino al policlínico o al hospital, cómo se llevaron a los niños de una familia grande, cómo un funcionario o un sacerdote golpea a una mujer embarazada y/o niños menores con su elegante automóvil), para explicar que esto no es justamente el resultado de las políticas del poder liberal, sino la falla concreta del Presidente, que pone en sus puestos a los propios ministros y agentes de la ley que alientan todo esto.

Sorprendente, ¿no? Este es un intento de derrocar a Putin y está cubierto por la (pseudo) prensa patriótica. ¿Qué hay del propio Putin? ¿Por qué él no toma medidas? Khazin incluso explica que:

Por supuesto, el presidente es culpable, en primer lugar, porque entiende que si comienza a limpiar este “establo de Augías“, entonces se verá obligado a derramar sangre, porque no devolverán voluntariamente sus privilegios. Pero lo más importante, y esta es la esencia: la élite liberal rusa se propuso hoy la tarea política de eliminar a Putin. Por qué decidió hacer esto es una pregunta interesante: si el propio Putin y un liberal son carne de carne, entonces esta tarea es estúpida y sin sentido. Por no mencionar suicida. Pero si él no es liberal (probablemente sea correcto decir que no es un liberal político) entonces, por supuesto, esta actividad tiene sentido. Pero, al mismo tiempo, por razones puramente de propaganda, porque la gente odia a los liberales, es necesario colgarle la etiqueta de liberal político.

Ahora conectemos todos los puntos: aquí hay una facción pro-occidental (en realidad, controlada por Occidente) dentro del gobierno que está financiando a aquellos que intentan derrocar a Putin haciéndolo impopular en el público ruso en general (público que se opone abrumadoramente a las políticas económicas “liberales” y que desprecia a las élites liberales rusas) al forzarlo constantemente a políticas económicas liberales que claramente no le gustan (se declaró categóricamente contrario a tales políticas en 2005) y los llamados “medios patrióticos” lo están cubriendo promocionadamente. Y Putin no puede cambiar esto sin derramar sangre.
Pero déjenme suponer, en beneficio de la argumentación, que Putin es realmente un liberal de corazón y que cree en el tipo de economía del “Consenso de Washington“. Incluso si este fuera el caso, seguramente debe ser consciente de que el 92% de los rusos se oponen a esta así llamada “reforma”. Y mientras el vocero presidencial, Dmitri Peskov, declaró que el propio Putin no estaba asociado con este plan, la verdad es que este proceso también perjudica su imagen política con el pueblo ruso y los movimientos políticos. Como resultado directo de estos planes, el Partido Comunista de Rusia está lanzando un referéndum contra este proyecto, mientras que el partido “Rusia Justa” ahora está recogiendo firmas para despedir a todo el gobierno. Claramente, se está gestando una lucha política de proporciones monumentales y la oposición interna a Putin, tradicionalmente bastante renga (estoy hablando de los principales movimientos y partidos políticos, no pequeñas “ONGs” apoyadas por la CIA y/o Soros) está ahora transformándose en una clase de oposición mucho más determinada. Predije eso hace aproximadamente un mes cuando escribí que:

“Es bastante claro para mí que un nuevo tipo de oposición rusa se está formando lentamente. Bueno, siempre existió, de verdad, estoy hablando de personas que apoyaron a Putin y la política exterior rusa y que no simpatizaron con Medvedev y las políticas internas rusas. Ahora la voz de aquellos que dicen que Putin es demasiado blando en su postura hacia el Imperio sólo se fortalecerá. Al igual que las voces de aquellos que hablan de un grado verdaderamente tóxico de nepotismo y mecenazgo en el Kremlin (una vez más, Mutko es el ejemplo perfecto). Cuando tales acusaciones vinieron de rabiosos pro-occidentales liberales, tuvieron muy poca tracción, pero cuando provienen de políticos patrióticos e incluso nacionalistas (Nikolai Starikov, por ejemplo) comienzan a tomar una dimensión diferente. Por ejemplo, mientras el bufón de la corte Zhirinovskii y su partido LDPR apoyaron lealmente a Medvedev, los partidos Comunista y Rusia Justa no lo hicieron. A menos que la tensión política en torno a figuras como Kudrin y Medvedev se resuelva de alguna manera (¿tal vez un escándalo oportuno?), podríamos ser testigos del crecimiento de un verdadero movimiento de oposición en Rusia, y no uno dirigido por el Imperio. Será interesante ver si las calificaciones personales de Putin comenzarán a disminuir y lo que tendrá que hacer para reaccionar ante la aparición de una oposición tan real”.

Aquellos que negaron con vehemencia que haya un problema real con la 5ta. columna dentro del Kremlin van a tener un doloroso llamado de atención cuando se den cuenta de que gracias a las acciones de estos “liberales” gradualmente está surgiendo una oposición patriótica, no tanto contra Putin mismo sino en contra de las políticas del gobierno de Medvedev. ¿Por qué no contra Putin?
Porque la mayoría de los rusos siente instintivamente lo que está sucediendo y comprende no sólo la dinámica anti-Putin en el trabajo del día a día, sino también cómo y por qué se creó esta situación. Además, a diferencia de la mayoría de los occidentales, la mayoría de los rusos recuerda lo que sucedió en los cruciales y formativos años 90.

Las raíces históricas del problema (resumen muy aproximado)
Todo comenzó a finales de la década de 1980 cuando las élites soviéticas se dieron cuenta de que estaban perdiendo el control de la situación y que había que hacer algo. Para resumir realmente lo que hicieron, diría que estas élites primero dividieron el país en 15 feudos individuales, cada uno dirigido por una pandilla compuesta de estas élites soviéticas, luego agarraron sin piedad todo aquello de valor, se convirtieron en multimillonarios y ocultaron su dinero en Occidente. Ser fabulosamente rico en un país completamente arruinado les dio un poder político y una influencia fantásticos para explotar aún más y robar al país todos sus recursos. Rusia misma (y las otras 14 ex repúblicas soviéticas) sufrió una pesadilla indescriptible comparable a una gran guerra y en la década de 1990 Rusia casi se rompió en muchas piezas más pequeñas (Chechenia, Tartaristán, etc.). Para entonces, Rusia estaba ejecutando servilmente todas las políticas económicas recomendadas por una miríada de “asesores” estadounidenses (cientos de ellos con oficinas dentro de las oficinas de muchos ministerios clave y varias agencias estatales, al igual que hoy en Ucrania), adoptó una Constitución redactada por elementos pro-estadounidenses, y todas las posiciones clave en el Estado estaban ocupadas por lo que sólo puedo llamar agentes occidentales. En la parte superior, el presidente Yeltsin estaba predominantemente ebrio mientras el país era dirigido por 7 banqueros, los así llamados “oligarcas” (6 de los cuales eran judíos): los “Semibankirshchina“.
Este es el momento en que los servicios de seguridad rusos engañaron a estos oligarcas para que creyeran que Putin, que tiene un título en derecho y que había trabajado para el alcalde (muy liberal) de San Petersburgo (Anatolii Sobchack), era sólo un burócrata insignificante que restauraría una apariencia de orden sin representar una amenaza real para los oligarcas. La estratagema funcionó, pero las élites empresariales exigieron que “su” tipo, Medvedev, se pusiera a cargo del gobierno para preservar sus intereses. Lo que pasaron por alto fueron dos cosas: Putin era un oficial verdaderamente brillante de la élite del Primer Directorado General (Inteligencia Extranjera) de la KGB y un verdadero patriota. Además, la Constitución, que fue aprobada para apoyar el régimen de Yeltsin, ahora podría ser utilizada por Putin. Pero más que cualquier otra cosa, nunca predijeron que un hombre pequeño con un traje ajustado se transformaría en uno de los líderes más populares del planeta. Como he escrito muchas veces, mientras que la base de poder inicial de Putin estaba en los servicios de seguridad y las fuerzas armadas, y aunque su autoridad legal se deriva de la Constitución, su poder *real* proviene del inmenso apoyo que tiene del pueblo ruso que, por primera vez en mucho tiempo, sintió que el hombre en la cima realmente representaba sus intereses.
Putin hizo lo que Donald Trump pudo haber hecho tan pronto como entró a la Casa Blanca: limpió la casa. Comenzó por abordar de inmediato a los oligarcas, puso fin a la Semibankirshchina y detuvo la exportación masiva de dinero y recursos fuera de Rusia. Luego procedió a reconstruir la “vertical del poder” (el control del Kremlin sobre el país) y comenzó a reconstruir toda Rusia desde las fundaciones (regiones) hacia arriba. Pero aunque Putin fue tremendamente exitoso, simplemente no pudo luchar en todos los frentes al mismo tiempo y ganar.
A decir verdad, eventualmente ganó la mayoría de las batallas que eligió para pelear, pero algunas batallas simplemente no las pudo librar, no por falta de coraje o voluntad de su parte, sino porque la realidad objetiva es que Putin heredó una sistema extremadamente malo completamente controlado por algunos enemigos extremadamente peligrosos. Recuerda las palabras de Khazin más arriba: “si comienza a limpiar este ‘establo de Augías’, entonces se verá obligado a derramar sangre, porque no devolverán voluntariamente sus privilegios”. Entonces, de una manera típicamente Putin, hizo una serie de ofertas.
Por ejemplo, aquellos oligarcas que aceptaron dejar de inmiscuirse en la política rusa y que, de ahora en adelante, pagarían impuestos y cumplirían la ley, no serían encarcelados ni expropiados: a los que recibieron el mensaje se les permitió continuar trabajando como empresarios normales (Oleg Deripaska) y aquellos que no lo hicieron fueron encarcelados o exiliados (Khodorkovski, Berezovski). Pero si miramos justo por debajo del nivel de estos conocidos y notorios oligarcas, lo que encontramos es como un “pantano” mucho más profundo (para usar la expresión estadounidense): una clase completa de personas que hizo su fortuna en la década de 1990, que es ahora extremadamente influyente y controla la mayoría de las posiciones clave en la economía, las finanzas y los negocios, y los cuales detestan y temen a Putin. Incluso tienen sus agentes dentro de las fuerzas armadas y los servicios de seguridad porque su arma de elección es, por supuesto, la corrupción y la influencia. Y, por supuesto, tienen personas que representan sus intereses dentro del gobierno ruso: prácticamente todo el “bloque económico” del gobierno de Medvedev.
¿Es realmente sorprendente que estas personas también tengan sus representantes pagados en los medios de comunicación rusos, incluidos los llamados medios “pro-rusos” o “patrióticos”? (He estado advirtiendo sobre esto desde al menos 2015).
Al igual que en Occidente, en Rusia los medios de comunicación dependen, primero y sobre todo, del dinero. Los grandes intereses financieros son muy buenos para usar los medios de comunicación para promover su agenda, negando u ofuscando algunos temas, mientras empujan a otros. Esta es la razón por la que a menudo vemos a los medios rusos respaldando las políticas OMC/BM/FMI/ etc., sin criticar nunca a Israel o, Dios no lo quiera, propagandistas rabiosamente pro-israelíes en la televisión principal (tipos como Vladimir Soloviev, Evgenii Satanovsky, Iakov Kedmi, Avigdor Eskin y muchos otros). Éstos son los mismos medios de comunicación que con gusto criticarán a Irán y Hezbolá, pero nunca se preguntarán por qué los principales canales de televisión rusos están emitiendo propaganda pro-israelí a diario.
Y, por supuesto, todos repetirán mántricamente el mismo canto: “¡no hay una 5ta. columna en Rusia! ¡¡Ninguna!! ¡¡Nunca!!”
Esto no es diferente de los medios corporativos pagados en los Estados Unidos, que niegan la existencia de un “Estado profundo” o del “Lobby Israelí” de los Estados Unidos.
Y, sin embargo, muchas (¿la mayoría?) personas en los Estados Unidos y Rusia se dan cuenta casi a nivel intelectual de que se les está mintiendo y que, en realidad, un poder hostil está gobernando sobre ellos.

Las opciones de Putin y los posibles resultados
Tristemente, en los Estados Unidos, Trump resultó ser un desastre que cedió totalmente ante los neoconservadores y sus demandas. En Rusia, la situación es mucho más compleja. Hasta ahora, Putin ha evitado hábilmente asociarse con los integracionistas atlánticos. Además, las mayores crisis de la última década se asociaron con problemas de política exterior y aún están controladas por los soberanos euroasiáticos. Finalmente, aunque el gobierno ruso claramente cometió algunos errores o promovió algunas políticas impopulares (como la reforma de salud, por ejemplo), también tuvo sus innegables éxitos. En cuanto a Putin, continuó consolidando su poder y gradualmente eliminó a algunas de las personas más notorias de sus posiciones. En teoría, Putin podría haber arrestado a la mayoría de los principales integracionistas atlánticos por cargos de corrupción, pero a menos que participe en una sangrienta y masiva purga, no puede deshacerse de toda una clase social que no sólo es grande sino poderosa.
Algunos de mis contactos en Rusia esperaban una purga de integracionistas atlánticos justo después de las elecciones. La lógica aquí era “ya es suficiente” y, una vez que Putin obtuviera un fuerte mandato del pueblo, finalmente sacaría a Medvedev y su pandilla del Kremlin y los reemplazaría con patriotas populares. Eso obviamente no sucedió. Pero si este programa de reforma de las pensiones sigue provocando protestas o si estalla una gran guerra en el Medio Oriente o en Ucrania, las fuerzas pro-occidentales dentro del Kremlin estarán bajo una gran presión para ceder aún más el control del país a los soberanos euroasiáticos.
Putin es un hombre excesivamente paciente y, al menos hasta ahora, ha ganado la mayoría, si no todas, sus batallas. No creo que nadie pueda predecir con certeza cómo se desarrollarán las cosas, pero lo cierto es que intentar entender a Rusia sin ser consciente de los conflictos internos y los intereses de los grupos que luchan por el poder es inútil. En su historia de 1000 años, los enemigos internos siempre han sido mucho más peligrosos para Rusia que los externos. Es poco probable que esto cambie en el futuro.


ARGENTINA VUELVE AL TREN DE LA DEUDA

por Paul Sliker, entrevistando al economista Michel Hudson, en “el Informe Hudson”. En el blog de Michael Hudson. Traducción de Leonardo Del Grosso. Comunidad Saker Latinoamérica. En Comunidad Saker Latinoamérica



“EL INFORME HUDSON”: Argentina obtiene el mayor préstamo del FMI en la historia. 9 de julio de 2018.

Podcast de “Left Out”: En este episodio, Paul Sliker habla con Michael Hudson sobre las implicaciones económicas y políticas del préstamo del Fondo Monetario Internacional de 50 mil millones de dólares a Argentina, que es la línea de crédito más grande del FMI en la historia. Encuentra el audio aquí.

Paul Sliker: Michael Hudson, bienvenido al “Informe Hudson”.

Michael Hudson: Es bueno estar de vuelta. Mucho ha ocurrido mientras estuve afuera por unas semanas.

Paul Sliker: Miguel, Argentina recientemente acordó un préstamo de 50 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional. Ese es el más grande en la historia del FMI. Se supone que debe funcionar durante 36 meses. Argentina inició conversaciones con el FMI el mes pasado, después de tres alzas de tasas del Banco Central. A pesar de presionar los costos de tomar créditos por sobre el 40% de interés, esto no detuvo la caída del peso, que ahora ha caído un 25% frente al dólar estadounidense este año.
Este acuerdo retrotrae una historia oscura para la mayoría de los argentinos respecto del papel del FMI allí durante su devastadora crisis económica en 2001-2002. El FMI impuso severas medidas de austeridad, como de costumbre. Esa es su básica política anti-trabajadores, por lo que la decisión de Argentina de regresar al FMI ha desencadenado enormes protestas nacionales en las últimas semanas.
A pesar de ser el préstamo más grande en la historia del FMI, en realidad no escuchamos nada al respecto en los medios de comunicación de EEUU, excepto por el típico informe breve en la prensa financiera. No hay un análisis político o económico real de esto, especialmente en la izquierda que, además contradecir la filosofía de austeridad del FMI, uno pensaría que sería más empática con el Sur Global.
Antes de entrar en el análisis del actual masivo acuerdo con el FMI: Usted es uno de los principales expertos mundiales en préstamos del FMI y el Banco Mundial; cuando estaba en el departamento de investigación económica del Chase Manhattan Bank, su función era ser especialista en balanza de pagos, y su tarea era establecer la capacidad de pago de Argentina, Brasil y Chile… Para dar a la gente una comprensión general del contexto histórico que conduce a lo que está sucediendo hoy, ¿puede contarnos un poco de historia sobre la última crisis económica argentina a principios de la década del 2000 y el papel del FMI en ese momento?

Michael Hudson: La razón por la cual hay tan poca discusión sobre los problemas de la deuda argentina o de otros países del Tercer Mundo es que casi nadie estudia la balanza de pagos (BOP, por sus siglas en inglés.). No existe un curso en contabilidad de balanza de pagos o incluso en Cuentas Nacionales de Ingresos y Productos (NIPA, por sus siglas en inglés) en ninguna universidad de EEUU. Los derechistas propagandistas de la Escuela de Chicago siguen afirmando que si la moneda de un país se está depreciando, debe ser porque sus precios están subiendo. Pero eso pone la línea de la causalidad en sentido inverso. Para los países deudores, como Argentina u otros países de América Latina, la balanza de pagos tiene poco que ver con los precios internos, los salarios internos o los costos internos de producción. La balanza de pagos, y por lo tanto, la tasa de cambio, se ve abrumada por el servicio de la deuda.
El servicio de la deuda se paga en lo que se llama Cuenta de Capital (Capital Account). Políticamente, la deuda pública denominada en dólares en estos países crece para cubrir su déficit comercial derivado de factores estructurales, como su acuerdo de no cultivar sus propios alimentos sino de depender de las exportaciones de granos estadounidenses, y de permitir las inversiones estadounidenses en sus países libres de impuestos. Estos son factores estructurales, no factores salariales y de precios.
Argentina es “el niño del afiche” de los países que han arruinado por completo su economía. Su oligarquía depredadora de derecha ha logrado dirigir a su país, de los más prósperos del mundo a fines del siglo XIX, hacia uno de los países más pobres y con mayor deuda. Este es un problema político. Pero la oligarquía culpa a los trabajadores y dice que debe pagarse aún menos salario.
En 1990, ayudé a organizar el primer fondo de bonos del Tercer Mundo. Fue emitido por Scudder, Stevens y Clark. En ese momento, en 1989-1990, Argentina estaba pagando el 45% anual por bonos en dólares. Brasil estaba pagando lo mismo. Ahora sólo imagina: 45% por año. ¡Eso duplica tu dinero en dos años! Ningún país puede pagar eso por mucho tiempo. Pero estaba claro que la dictadura argentina, sostenida por un programa de asesinatos patrocinado por Estados Unidos, contra líderes sindicales, reformistas agrarios y profesores de izquierda, continuaría pagando por lo menos cinco años. Así que ése fue el marco de tiempo del fondo.
A pesar de estas altas tasas de interés, no pudimos vender el fondo de bonos a ningún estadounidense o europeo. Pero Merrill Lynch, que suscribió el fondo de bonos, vendió todas sus acciones en Latinoamérica. El fondo estaba organizado en las Antillas Holandesas, por lo que era un fondo extraterritorial. Los estadounidenses (incluyéndome yo) no tenían permitido comprarlo.
Entonces, ¿quién lo compró? Los compradores de bonos resultaron ser las familias más ricas de Brasil y de Argentina. Creo que ya hablé de esto en tu programa. La deuda externa argentina era propiedad casi en su totalidad de la oligarquía doméstica argentina, la clase más rica. Movieron su dinero de la moneda nacional a dólares, comprando bonos en dólares porque sabían que iban a autorizar el alto interés que se les pagaba, para ellos mismos, interés disfrazado de “dólares yankis”.
Esta es la oligarquía que apoyó al golpe militar de los EEUU y Chile en 1973 que asesinó a Allende e instaló a Pinochet. Estados Unidos montó una campaña de terrorismo y asesinatos en masa en toda América Latina. En Argentina se llamaba “guerra sucia”. Los estadounidenses llegaron y aplicaron el principio económico de la Escuela de Chicago de que sólo puedes tener un mercado libre si estás dispuesto a asesinar a líderes sindicales, reformistas agrarios y profesores universitarios. Decenas de miles de reformistas argentinos fueron torturados y asesinados para poner a la oligarquía en el poder y reducir los impuestos a los altos ingresos. Sus leyes impositivas hacen que Donald Trump parezca un moderado. Y al igual que la mayoría de las élites financieras, ellas tomaron el dinero y corrieron, poniendo sus arrebatos en el extranjero, en bonos argentinos en dólares. Políticamente ellas denunciaron a los tenedores de bonos yankis por forzar enormes pagos de deuda al 45% al ​​año, lo que hizo que la moneda bajara, pero los “yankis” eran las familias más ricas que, en realidad, estaban cobrando. ¡Los verdaderos yankis estadounidenses simplemente no confiaron en los argentinos!
Cuando Scudder se acercó y habló con inversores estadounidenses en 1990, dijo que los políticos argentinos son unos delincuentes y que no iban a invertir en una cleptocracia cuya intención era engañarnos a nosotros como si engañaran a su propia gente.
Ahora, “fast forward” hasta 2001. El FMI intervino y siguió las instrucciones del Departamento de Defensa de EEUU y del Departamento de Estado para apoyar a la oligarquía y sus terroristas. La CIA temía que, de lo contrario, Argentina podría tener una democracia, ya que la ola de asesinatos del “mercado libre” se había apaciguado.
El personal del FMI vio que era obvio que Argentina no podía endeudarse más. Sin embargo, le prestaron a Argentina suficiente dinero para que los argentinos más ricos pudieran tener un tipo de cambio lo suficientemente apropiado para sacar su dinero del país y pasar a dólares. Fue un gran subsidio para la fuga de capitales de Argentina a través de la deuda argentina, denominada en dólares, con el FMI y otros tenedores de bonos.
Cualquier análisis realista de la balanza de pagos mostraría que Argentina no puede pagar esta deuda externa. El personal del FMI sabía que el dinero estaba siendo robado hacia afuera. Es como si prestaran a Ucrania. Eso no era un error, esa era una característica. El personal del FMI se molestó tanto, francamente disgustado con su liderazgo corrupto anti-trabajadores, pro-tenedores de bonos, que durante la próxima década el lema del FMI fue “no más Argentinas”.
Ya en 1965, en el Chase Manhattan yo había hecho un análisis de la balanza de pagos de Argentina y, por lo tanto, su capacidad para pagar el servicio de la deuda. Mi trabajo consistió en calcular la cantidad de divisas que la Argentina podía permitirse tomar prestada. Primero, calculé sus capacidades de exportación y sus necesidades de importación. Acordaron comprarle a Estados Unidos y volverse dependientes. Descubrí que Argentina ya estaba pagando todo el servicio de la deuda que podría, por lo que no podía permitirse el lujo endeudarse más. A lo largo de casi medio siglo, el país había estado cojeando.
El personal del FMI debe haber hecho un análisis similar, pero su junta designada por Estados Unidos invalidó a su personal económico interno. Es como si operaran desde un subsótano en el Pentágono e hicieran lo que les dicen. Entonces, el FMI prestó el dinero para apoyar a la oligarquía y su fuga de capitales. Esto fue básicamente lo que también hicieron los Estados Unidos/FMI en Rusia.
Cuando Argentina emitió bonos en dólares extranjeros, firmó un acuerdo cuyo lenguaje era ambiguo, diciendo que debía tratar a todos con paridad. Como saben, mi libro “Killing the Host” (asesinando al anfitrión) tiene un capítulo sobre la deuda externa de Argentina. La gran mayoría de los tenedores de bonos acordaron anotar esta deuda en una cantidad que, de manera realista, podría pagarse. Pero hace unos años un juez estadounidense casi senil falló a favor de los fondos de cobertura, diciendo que “paridad” significaba el pago total, no sujeto a la amortización acordada. El juez Griesa dijo que una deuda es una deuda, a pesar de que la mayoría de los argentinos la habían suscripto. Entonces los fondos buitres se limpiaron.
El resultado hoy es que Argentina está tan atada como Puerto Rico, Grecia o Ucrania. No es posible que pague sus deudas externas, por lo que los tenedores de bonos están abandonando sus bonos y la moneda se está hundiendo. La razón no es porque esté importando más, y ciertamente no porque sus salarios sean altos. Son muy bajos porque, como dije, el estado policial asesinó a los principales líderes sindicales.
El FMI fija los términos de sus préstamos: no se puede dar poder a los sindicatos, y tú tienes que privatizar tu industria (es decir, venderla a los inversores estadounidenses y extranjeros). Tú tienes que poner nuevamente la guerra de clases en los negocios con una venganza. Así es como llegamos a la situación en la que el FMI prestó suficiente dinero para que cualquier familia rica de Argentina pueda convertir sus pesos en dólares. Este vuelo de capital deja a la economía vacía y atada. Esa es la filosofía del “mercado libre” del FMI.
La situación empeorará en los próximos meses, no solo para Argentina, sino también para otros países de América Latina. El principal problema es que en los Estados Unidos la Reserva Federal está subiendo las tasas de interés. Está preocupada de que haya pleno empleo, y su trabajo es mantener bajos los salarios. La Fed piensa que la forma de reducir los salarios en los Estados Unidos es elevar las tasas de interés para disuadir nuevas inversiones y empleos, excepto a salarios mínimos o tarifas “de concierto” (es una forma de decir caras, porque la forma más cara de disfrutar de un espectáculo es pagando para verlo en vivo. Nota del Traductor).
El aumento de las tasas de interés para la economía de los EEUU significa que la tasa de cambio del dólar aumentará frente a monedas extranjeras. Se necesitarán muchos más pesos u otras monedas del Tercer Mundo para pagar su deuda en dólares. Eso significa que los países extranjeros de repente van a deber más por su deuda en moneda extranjera. Esa es otra razón por la cual el capital privado se está trasladando de Europa, América Latina y Asia, al dólar. Los inversionistas pueden ganar más dinero de forma segura comprando bonos del gobierno de EEUU que de otra manera, porque el sistema financiero internacional se ve muy inestable en este momento.
Es por eso que tenemos una curva de rendimiento invertida en los Estados Unidos: las tasas a corto plazo son más altas que a largo plazo, porque los “ahorradores” (alias el uno por ciento aquí y en el extranjero) están estacionando su dinero en pagarés líquidos del Tesoro de EEUU.
Si la Reserva Federal sigue adelante con su política de subir las tasas de interés, esto forzará defaults de parte de los países que adeudan sus deudas externas en dólares, porque la moneda fuerte es cada vez más cara en comparación con la moneda débil de los países deudores.


Paul Sliker: Como mencionaste antes, es sorprendente que para el FMI el término “nunca más otra Argentina” se convirtiera en su lema hace muchos años, y fuera citado en la vida real por los economistas de la Mesa Europea que se retiraron cuando el FMI hizo su horrible préstamo a Grecia. El FMI reconocía que la deuda de Argentina no era pagadera. Entonces, para ser un poco más claro acerca de lo que usted piensa que va a suceder esta vez con este masivo acuerdo de 50 mil millones de dólares… ¿simplemente va a rescatar a los especuladores en bonos argentinos?

Michael Hudson: no sólo los especuladores, sino también a la oligarquía doméstica de bonistas, terratenientes y propietarios corporativos. Los argentinos ricos que tratan con bancos extranjeros quieren mantener su dinero en el exterior, en monedas distintas del peso. Se dan cuenta de que el juego ha terminado y que es hora de tomar el dinero y correr.

Paul Sliker: Justamente, para ser realmente claro aquí en comparación con la situación del 2001-2002 ¿cómo va a impactar esto específicamente para el pueblo argentino en general, esta vez?

Michael Hudson: Lo mismo que como impactó al pueblo griego y al puertorriqueño. Muchos intentarán emigrar. Algunos se suicidarán. La expectativa de vida se acortará.
El escenario estándar es lo que le sucedió a Rusia bajo el neoliberalismo en la década de 1990. Es poco lo que los argentinos pueden hacer porque el presidente esencialmente trabaja para el sistema de banca comercial de Estados Unidos y ha dejado que el FMI meta presión a la Argentina. Ha detenido los subsidios internos para los combustibles y para el precio del petróleo y el gas a los productores nacionales. Básicamente está quitando los subsidios sociales en general. Es un programa de austeridad neoliberal clásico.
Argentina está siguiendo el programa de Donald Trump de equilibrar el presupuesto recortando sus programas sociales. Entonces, la razón por la cual Argentina debería ser interesante para tu audiencia es que parece ser el futuro de los Estados Unidos. Lo que le está sucediendo a Argentina es lo que Donald Trump -y antes que él, el presidente Obama- quiere hacer con la economía de los EEUU.


Paul Sliker: Esa es la pregunta que iba a hacerte. Mientras cerramos esta conversación, Miguel, tal vez puedas ampliar eso. Creo que algunas personas en general saben que el tema central de América Latina durante décadas es que la política económica y exterior de EEUU despliega al FMI y al Banco Mundial para apoyar a los acreedores, la inversión extranjera y la privatización. Pero, ¿por qué exactamente debería interesar a las personas aquí en los EEUU? Sé que comenzaste a explicar eso. Pero ahonda un poco más para nosotros allí.

Michael Hudson: Lo que realmente está en cuestión es si todas las deudas deben pagarse o no. Creo que debería existir una norma internacional según la cual ningún país debería estar obligado a pagar sus deudas con el rico Uno Por Ciento, especialmente a una clase de acreedores que prefiere mantener su riqueza doméstica en offshore, en monedas extranjeras. Ningún país debería estar obligado a pagar a sus tenedores de bonos si el precio de pagar significa austeridad, desempleo, disminución de la población, emigración, aumento de las tasas de suicidio, abolición de las normas de salud pública y venta de lo que es de dominio público a los monopolistas. Para hacer las cosas aún peores, las privatizaciones demandadas por el FMI y el Banco Mundial, por ejemplo, aumentarán drásticamente los precios de servicios públicos, transporte, agua y barrido y limpieza, comunicaciones y teléfonos.
Debería haber un principio de que los nacionales deberían antes que los extranjeros. Pero el principio rector del FMI, el Banco Mundial y los Estados Unidos es lo opuesto: a saber, que ninguna nación debe anteponer sus propios intereses. En su lugar, cada nación es empujada a poner en primer lugar los intereses de los acreedores internacionales, incluso cuando el costo es empobrecimiento, dependencia, pobreza masiva y desindustrialización. Esto es lo que la globalización realmente significa hoy. Esta es una imposición internacional de guerra de clases por parte del acreedor Uno Por Ciento contra los trabajadores y el endeudado 99 % y sus gobiernos.
La locura de esto fue explicada hace más de 2000 años. En el Libro I de la República, de Platón, tú tienes a Sócrates argumentando en contra de la idea de que todas las deudas se paguen. Él pregunta, ¿y si le pides prestado un arma a un loco y él te pide que se la devuelvas? ¿Deberías darle un arma si es probable que lastime a la gente?
Esto se aplica a los acreedores en general: ¿deberían pagar las deudas si los acreedores van a usar vuestro dinero para empobrecer a la sociedad y reducir a las personas a la dependencia de la deuda? De eso se trata la República. Todavía estamos tratanto hoy, veinticuatro siglos después, con el mismo problema.
La cuestión es: ¿qué debería venir primero: el bienestar del pueblo o el de los acreedores?

 
Paul Sliker: Todo el mundo podrá aprender pronto sobre la historia de la deuda y civilizaciones económicas antiguas en el próximo libro de Miguel cuyo lanzamiento está previsto para fines de este verano. El libro se llama “… y perdónales sus deudas: préstamos, ejecuciones hipotecarias y rescates, desde las finanzas de la Edad del Bronce hasta el año jubilar”.
Quiero que todos sepan que lamentamos no haber podido continuar nuestros episodios semanales de “The Hudson Report”. Miguel ha estado muy ocupado preparando todo junto con el libro que acabo de mencionar, y acaba de regresar de un viaje a Europa. Ahora que ha vuelto, podemos volver a nuestro horario semanal habitual. Pero por ahora, como siempre Miguel, gracias por acompañarme en el “Informe Hudson”.

Michael Hudson: Siempre es bueno estar aquí, Paul.

EL GOLPE EN MARCHA PARA DERROCAR AL PRESIDENTE TRUMP: SEDICIÓN EN LOS MÁS ALTOS NIVELES

por Paul Craig Roberts. En Instituto para la Economía Política. En Comunidad Saker Latinoamérica. Traducción de Leonardo Del Grosso, de Comunidad Saker Latinoamérica

 

La histeria antirrusa en la "presstitute" estadounidense

El presupuesto anual del complejo militar/de seguridad es de 1 millón de millones de dólares. Esta gran suma proviene de los contribuyentes estadounidenses que tienen muchas necesidades insatisfechas. Para justificar un presupuesto tan enorme se requiere un gran enemigo. El complejo militar/de seguridad y los medios de comunicación y políticos que posee el complejo han designado a Rusia como ese enemigo. El complejo y sus agentes políticos y mediáticos no le permitirán a Trump normalizar las relaciones con Rusia.
Para evitar que el presidente Trump reduzca las peligrosas tensiones que, entre potencias nucleares, Washington ha creado, el complejo militar/de seguridad orquestó el “Russiagate”, un engaño comprobado, pero que muchos creen debido a su interminable y repetida difusión. El complejo militar/de seguridad orquestó las acusaciones falsas de 12 rusos. El complejo militar/de seguridad orquestó el arresto falso de Maria Butina (https://www.nytimes.com/2018/07/18/us/politics/maria-butina-russia-espionage.html), y así sucesivamente.
El complejo militar/de seguridad, que actúa a través de los políticos y la prensa prostituta, a los que posee y controla, ha convertido la responsabilidad cotidiana normal del presidente para desactivar las tensiones que podrían conducir a una guerra nuclear (responsabilidad reconocida y ejercida por cada presidente anterior), en un alto crimen. ¡El presidente Trump es acusado de traición por tratar de hacer las paces!
Una persona inconsciente podría pensar que esto es una tontería y reírse, pero como Finian Cunningham muestra (http://thesaker.is/coming-coup-against-trump/) , el presidente Trump ha sido establecido como un enemigo traidor a Estados Unidos. Actualmente estamos experimentando sedición en los niveles más altos a medida que el complejo militar/de seguridad despliega su golpe contra el presidente electo de los Estados Unidos.
En 1961, el presidente Dwight Eisenhower advirtió a los estadounidenses, en su último discurso público, que el complejo militar/industrial era una amenaza para la democracia estadounidense. Palabras más verdaderas nunca fueron dichas por un presidente estadounidense. Poco después, el complejo militar/de seguridad asesinó al presidente John F. Kennedy por trabajar por la paz con el líder soviético Khrushchev. Para deshacerse del presidente Nixon, que hizo demasiados acuerdos de control de armas con los soviéticos y se abrió a China, el complejo militar/de seguridad utilizó su activo, el Washington Post, para orquestar la “crisis de Watergate”, que el complejo militar/de seguridad usó para forzar la renuncia de Nixon. Ahora el complejo militar/de seguridad está incitando abiertamente a la sedición contra el Presidente de los Estados Unidos. Si este complot tiene éxito, que es lo más probable, Estados Unidos será una distopía completa y todas las voces independientes se censurarán.


¿En quién puede confiar Trump? No en su propio partido político. No en su propio gobierno. No en la prensa escrita y la TV o NPR (National Public Radio). No en Europa. No en el servicio secreto. No en el Pentágono. No en el inconsciente pueblo estadounidense. Trump solo tiene los “deplorables”, y no están organizados, y experimentarán represalias una vez que Trump sea removido.
Al esforzarse por llegar a un acuerdo con Washington, Putin y Lavrov están golpeando sus cabezas contra un muro de piedra. Tarde o temprano, Putin y Lavrov tendrán que reconocerlo. Una vez que Putin y Lavrov se den cuenta de la verdadera situación, comprenderán que la guerra o la rendición es su única opción.